La capucha: De pilar de la moda a símbolo de la injusticia

Manifestantes usan esta prenda para protestar contra la discriminación tras la muerte de un adolescente que lucía 'sospechoso' al usarla
  • A+A-
Por: Emanuella Grinberg
Autor: Emanuella Grinberg
(CNN) -

Ya seas un estudiante de preparatoria, el 'Unabomber', una mamá que lleva a sus hijos al futbol o un fanático de Rocky, probablemente has adoptado la sudadera con capucha en algún momento de tu vida.

A pesar de su comodidad y sencillez, la sudadera con capucha lleva una doble vida.

Utilitarias y homogéneas en su forma, las prendas con capucha han sido elementos básicos de vestuario de monjes, estrellas de hip-hop y programadores y magnates de Silicon Valley por igual. Sin embargo, aún conlleva un estigma social que la ha convertido en el objeto de prohibiciones legales y discursos políticos.

Ahora, en medio de protestas generalizadas por la muerte del adolescente en Florida, Estados Unidos, Trayvon Martin, la sudadera con capucha se ha convertido en un símbolo de la injusticia social. Su historia fue la más leída en marzo en ese país.

En el mes transcurrido desde que el joven de 17 años de edad fue asesinado a balazos por un patrullero de vigilancia del vecindario, manifestantes en todo Estados Unidos han usado sudaderas como un guiño a la descripción del agente de Trayvon Martin. George Zimmerman dijo a un operador del 911 que vio a una persona “sospechosa” que llevaba una “sudadera con capucha oscura” momentos antes de disparar al adolescente en lo que dijo fue un acto en defensa propia, según la policía. La familia de Martin y sus partidarios dijeron que creen que su raza tuvo un papel crucial en el tiroteo.

Pero los que participaron en las que se han llamado 'marchas de capuchas' en todo el país la semana pasada buscaban no sólo justicia para Martin o un posible tiempo en prisión para Zimmerman. Usaban la sudadera con capucha en solidaridad contra la discriminación racial y contra la ley de armas de 'defender tu terreno' de Florida. Marcharon en el nombre de alguien que usa sudaderas con capucha con el riesgo de ser percibido como “sospechoso”.

Los encapuchados siguen apareciendo en mítines, en los pisos del Senado estadounidense y en las iglesias; y la lista de personas importantes que se unen el movimiento está creciendo.

Pero, incluso antes de esa fatídica noche de febrero, las sudaderas con capucha ya estaban envueltas en negativas connotaciones raciales, dijo Imani Perry, del Centro de Estudios Afroamericanos de la Universidad de Princeton.

“Si bien es claro que las sudaderas con capucha son una forma popular de vestimenta para los estadounidenses de todas las razas y edades, es un estilo que se ha vuelto muy popular entre la juventud afroamericana y latina”, dijo.

Incluso sin el aspecto racial, las sudaderas con capucha tienen un problema de imagen, debido a su asociación con actividades criminales, dijo Cynthia Jasper, profesora de Ciencias del Consumidor de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Los sospechosos en ropa con capucha con frecuencia aparecen en imágenes de cámaras de vigilancia de robos a mano armada y en bocetos policiales de criminales buscados. Entre los más memorables se encuentra Kaczynski, el 'Unabomber', quien participó en una campaña terrorista de envío de cartas bomba que se extendió durante casi 20 años, pero que entró por primera vez en el ámbito público como un boceto criminal de un hombre con capucha y lentes oscuros.

Hollywood tiende a magnificar el estereotipo al reciclarlo en escenas que representan violencia y delincuencia, inculcándolo aún más en la conciencia colectiva del público, dijo Jasper.

“Cuando la gente interpreta tu manera de vestir, sudadera o lo que sea, la gente interpreta esto como algo que tú controlas”, dijo. “No puedes controlar cuán alto serás o tu cabello y ojos, pero puedes controlar lo que pones sobre tu cuerpo y tu ropa se interpreta como la representación de lo que eres”.

Historia de la sudadera con capucha

Las prendas de vestir con capucha no estuvieron siempre envueltas en malas intenciones, aunque su función de ocultar al que las usa se remonta a la Edad Media, cuando los monjes y eruditos usaban capuchas para proteger sus rostros. Las capuchas servían como elementos de protección para los trabajadores agrícolas en el siglo 19, que eran usadas como parte de chamarras o abrigos, dijo Mark-Evan Blackman, profesor asistente de diseño de vestuario del Fashion Institute of Technology de Nueva York .

La sudadera tejida con capucha fue popularizada en la década de 1930 por el fabricante de ropa Champion entre la clase obrera.

Las sudaderas con capucha como los conocemos pasaron a formar parte de la cultura juvenil popular en la década de 1970 en Nueva York cuando los grafiteros las usaban para ocultar sus identidades mientras 'bombardeaban' edificios y paredes, dijo que el estudioso del hip-hop Halifu Osumare, director de Estudios Afroamericanos de la Universidad de California-Davis.

La misma era marcó el debut de la sudadera con capucha en las grandes películas. El lanzamiento de Rocky en 1976 presenta al personaje de clase trabajadora que da título a la cinta usando sudaderas grises muy gastadas mientras entrena en las calles de Filadelfia y realiza su ascenso inolvidable por las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia.

A medida que la cultura hip-hop se extendía en la década de 1980, la sudadera con capucha pasó a formar parte del aspecto asociado con el estilo callejero, con el rapero Eminem retratando el estilo de las sudaderas demasiado grandes en la película de 2002 8 Mile.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, es otro famoso hombre blanco que ha hecho de la sudadera con capucha uno de los pilares de su aspecto. Cuando entró por primera vez en la esfera pública, Zuckerberg raramente era visto sin una sudadera con capucha, a pesar de que ha ido cambiando a blazers y sacos sport más recientemente.

Hoy en día, ningún estudiante suburbano de preparatoria, una mamá que lleva a sus hijos al futbol o un comprador de Walmart parece fuera de lugar vistiendo una sudadera con capucha. Las sudaderas con capucha pueden encontrarse en hipermercados por menos de 10 dólares o estampadas con logotipos de alta moda de Hugo Boss por 100 dólares.

La otra cara de su atractivo general entre las masas radica en su asociación con el crimen y la maldad. En la última década, los políticos en Reino Unido, entre ellos el ex primer ministro británico Tony Blair, apoyaron campañas para prohibir capuchas y gorras de béisbol en lugares públicos.

Cuando el actual primer ministro, David Cameron, estaba haciendo campaña por su partido, abogó por abordar las causas subyacentes de lo que impulsaba a las personas que vestían prendas con capucha a romper la ley.

A pesar de que el hip-hop se alejó de sus raíces urbanas, su 'mercantilización' en el pop masivo nutrió la leyenda del 'malvado hombre mafioso', dijo Osumare.

“La sudadera con capucha se ha convertido en uno de esos marcadores culturales del crimen gángster. Es parte de la construcción que ocurre dentro del capitalismo en términos de cómo las cosas se compran y venden en el mercado”, dijo. “Así que ahora, cuando la gente ve a un hombre con una sudadera con capucha en la calle, se vuelve una imagen de un matón o gángster potencial. Tienes estas imágenes estereotipadas en la mente, no de lo que todos son en realidad, sino lo que el capitalismo ha promovido como parte de esta tendencia de estilo”.

Mientras tanto, la sudadera ha sido adoptada por casi todos los géneros de la moda, desde los skateboarders hasta los roqueros de grunge y los diseñadores de alta categoría, dijo Blackman, el profesor del Fashion Institute of Technology.

Para algunos, no es necesariamente una declaración de estilo, sino simplemente una prenda práctica para ser usada como una capa o abrigo, dijo.

“No creo que haya nada intrínsecamente siniestro en las sudaderas”, dijo. Todo se reduce a quien la lleva puesta, dijo Osumare.

“Todo esto es parte de la satanización del hombre negro y de la creación de esta imagen estereotipada de él caminando por la calle en una sudadera con capucha”, dijo. “Esto sucede todo el tiempo, y esto es lo que hay detrás de las protestas. La gente no lo ve como un incidente aislado; lo ven como una tendencia histórica”.

Ahora ve