'Envejecer con fuerza y estilo': la proclama de blogueras mayores de 50

Algunos blogs muestran a 'fashionistas' de edad avanzada que desafían estereotipos y se visten para sorprender y hacerse notar
  • A+A-
Autor: Emanuella Grinberg
(Reuters) -

Tziporah Salamon comienza, regularmente, con un sombrero para "pintar" la imagen de sí misma que le presenta al mundo.

En esta noche, se viste en específico para asistir a una cena con un amigo que conoció en la exhibición de art deco de la Sociedad Japonesa que se inauguró en Nueva York. Mientras busca de forma meticulosa entre su colección vintage, decide que tiene que vestir con un tema de payaso pierrot. Este es uno de sus favoritos y tiene ese tono inusual que apantalla.

Elige un sombrero —no, uno diferente— y se coloca un suéter esponjoso comme de garcons sobre unos pantalones negros de seda (que compró en los saldos de Saks). Luego, un suéter rojo de lana de mangas anchas, un enorme brazalete y aretes de clip rojos (que toma de entre su amplia variedad de brazaletes y aretes de clip, colocados junto a una imagen enmarcada del rostro de un Warren Beatty muy joven). Ahora se coloca unos puntiagudos zapatos bajos de piel, guantes blancos con rojo, un collar de listón victoriano al que da varias vueltas en el cuello y, como toque final, un labial rojo seguido de su pièce de resistance: un sombrero alto y negro con pliegues en acordeón y dos borlas colgando de él.

"Me encanta disfrazarme. Para mí es un juego y un placer y me siento bendecida por ello", dice. "Llamo mucho la atención y la gente me adora por ello".

A los 62 años de edad, Salamon es parte de un grupo de cierta edad, sí, pero no envejece como sus padres.

En las calles de Nueva York, en blogs de moda de todo el país e incluso en campañas, las mujeres como Salamon encuentran un nuevo público para sus elecciones al vestir y para su idea de que la juventud no siempre es sinónimo de belleza: esto se trata de tener un estilo personal, no de seguir modas o tendencias y no estamos en una época en la que debamos abandonarnos a los pantalones deportivos y las túnicas. Es hora de que nos volteen a ver y no precisamente por vernos jóvenes.

Salamon se viste para ser vista, ya sea como maestra sustituta en la escuela pública para niños, como cazadora de tesoros en las tiendas de ropa o actuando en su propio espectáculo femenino. Va a numerosas citas en bicicleta y presume de que puede entrar a cualquier baño y cualquier hotel sin que le cuestione nada gracias a su apariencia. De forma rutinaria, la gente le toma fotografías por la calle, y ella guarda un álbum con sus apariciones en  los artículos de On the Street del fotógrafo Bill Cunningham que aparecen en el New York Times.

La edad precisa para ser vistas

Gente como Salamon desafía la noción de que, a su avanzada edad, ya no tienen nada más que ofrecer al mundo y, vestir de esa manera les brinda alegría y ocasiona una reacción positiva en los demás. Es una forma de desafiar los estereotipos respecto a envejecer, al tiempo que se reconcilian con su propia mortalidad.

"A cierta edad las mujeres se vuelven invisibles y, al vestirme de esta manera, no lo soy", dice Salamon, cuyo padre trabajó como sastre y costurero. "De hecho, mi estilo se volvió más pronunciado conforme mejor me conocía. Ahora, a esta edad, cometo menos errores pues me conozco mejor y sé qué es lo que se me ve bien y lo que me gusta".

Sí, muy pocos suertudos envejecen con gracia y estilo en una época en la que las revistas muestran jovencitas de piel inmaculada y figura perfecta. Revistas como Vogue y Harper's Bazaar de vez en cuando publican números Ageless style (Estilo sin edad), pero incluso esas excepciones podrían ser muy condescendientes según algunos fashionistas que están envejeciendo.

Es bueno ver actores mayores de 40 años pero siempre son los mismos personajes: Kristin Scott Thomas, Susan Sarandon, Julianne Moore.  Y ¿quién, además de otras celebridades, se siente identificada con ellas?

"Lo que muestran en las revistas no es lógico ni realista", dijo Valerie una de las dos mujeres que dirigen el blog  Idiosyncratic Fashionistas. "Así es como se ven en la alfombra roja pero ¿cómo se ve una mujer de 60 años que va al supermercado?".

En línea, mujeres mayores con conocimientos tecnológicos han creado su propio sitio para compartir sus sombreros favoritos, sus más recientes descubrimientos en tiendas y los zapatos que no tienen en su etiqueta las palabras "fácil" u "ortopédico".

Las dos mujeres detrás de Fashionistas idiosincráticas, dicen haber comenzado el blog debido a la retroalimentación positiva que recibían de amigos, familia y extraños que quedaban atónitos al ver las enaguas con patrones y sombreros multidimensionales.

Valerie y Jean (quienes usan su nombre de pila para mantener separada su vida profesional de la privada) se conocieron a través de Salamon en el mercado vintage de Nueva York de 2008. Hoy en día, terminan las frases que comienza la otra y se visten para complementarse mutuamente en museos, espectáculos de moda y reuniones con amigos, incluyendo a aquellos que han conocido mediante el blog.

"Envejecer con gracia es un concepto pasado de moda", proclama su blog, "preferimos envejecer con brío".

Durante un brunch dominical en la terraza de East Village, se vistieron con un estilo vintage de diseñador, con ropa que encontraron en tiendas de descuento y ventas de prueba y con joyería cortesía de Bakelite y Pylones. Una mujer joven sentada en la mesa de al lado les pidió una fotografía para subirla a su blog. "Ustedes son lo que hace maravilloso a Nueva York", les dijo otro joven admirador.

"Atraemos a las masas cuando vamos las dos juntas, como si fuésemos más fáciles de abordar cuando vamos juntas. La gente nos confiesa cosas y nos dice que no podría vestir como nosotras", dijo Jean entre cada bocado que le daba a su fruta.

"Nosotras les preguntamos ¿por qué no? No le haces daño a nadie", agregó Valerie.

"Nuestro enfoque es positivo. Estamos tratando de hacernos de amigos para animarlos a que salgan al mundo", continuó Jean. "Odiamos la palabra empoderamiento pero es algo parecido. La vida es demasiado corta como para preocuparse de lo que pensará la gente de ti".

El periodista fotográfico Ari Seth Cohen documenta el estilo callejero de la gente mayor de 50 años en su blog Advanced Style. Sus objetivos incluyen a Ruth Kobin de cien años de edad, quien le atribuye su vitalidad a sus clase semanales de pilates, y a la bailarina de 81 años Jacquie Tajah Murdock, quien alguna vez fue mecanógrafa durante el día y corista del Apollo por la noche.

"A muchas mujeres les da miedo envejecer, así que quise presentar imágenes de mujeres que se sienten mejor conforme envejecen", dijo el periodista de 30 años. "Comienza con el estilo pero una vez que empezaste a hablar de estilo, la discusión gira hacia el estilo de vida y cómo vivir al máximo".

El blog fue lanzado en 2008 y ahora derivó en un libro que saldrá a la venta el 22 de mayo con un prólogo de Dita Von Teese y una cinta documental. Esto también ha convertido a Cohen en un casi-experto en "envejecer con estilo", alguien a quien buscan los periodistas, directores de cine y gente común para que ofrezca su perspectiva acerca de la edad y el acceso a las musas de Estilo Avanzado.

Sus apariciones en el blog han provocado que algunas mujeres modelen para varias marcas como K-Mart y OMHU. En los últimos dos años, se han presentado en programas matutinos y han aparecido en artículos con titulares como "glam-mas audaces y a la moda".

Cohen abrió su blog a manera de homenaje a su elegante abuela y mejor amiga. Ha forjado relaciones cercanas con las mujeres que aparecen en Advanced Style y las acompaña a eventos sociales, colabora con ellas en proyectos y, a veces, sólo las visita para tomar el té y para pedir consejos.

No se trata sólo de vestir de manera asombrosa, aunque un look distinto ayuda a cualquiera a sobresalir en las calles de Nueva York, dice Cohen. Se trata más de la forma de conducirse y del aura que proyectan.

"Todas las mujeres con las que me he topado —y algunos hombres— comparten esta confianza y esta paz interior con su persona", dijo. "Muchos de ellos te dirán que jamás se habían sentido tan bien consigo mismos como ahora y, para ellos, el estilo es sólo una de las cosas que los hace seguir adelante".

La industria de la belleza y el estilo comienza a ponerles atención, también. Las baby boomers están alcanzando los 60 años y tienen una reputación que cambia el juego y dinero que gastar. La industria de la belleza y la alta costura ha aplaudido a las mujeres mayores de 50 años que han realizado campañas como Lauren Hutton para la joyería Alexis Bittar y Gitte Lee la marca de ropa francesa Celine. MAC Cosmetics lanzó una colaboración con  el ícono de la moda de 92 años Iris Apfel, quizá la más famosa representante de este movimiento.

"La gente se aburre de ver lo mismo todo el tiempo y las grandes marcas de lujo intentan abordar el tema desde un punto de vista artístico", dice Zan Ludlum, directora de casting quien ha visto grandes posibilidades de modelaje en el blog de Cohen. "Las utilizan para hacer énfasis en el hecho de que estas mujeres son hermosas y vale la pena celebrarlo".

Ese es un riesgo que no asumen todas las marcas", dice Ludlum. Pero cuando llega una mujer mayor para una sesión fotográfica, el bullicio en la sala guarda silencio.

"Todos están callados e interesados en escuchar lo que tienen que decir", dice. "La directora de arte más grande de todos los tiempos deja de estar apresurada, la máquina guarda silencio y todos están en actitud de 'Wow, que suerte tenemos de poder ver a esta maravillosa mujer'".

Esta es una sensación que Brianna Hurley, de 24 años, conoce bien. De alguna manera siente que ha adquirido la sabiduría de toda una vida mediante su trabajo en Off Broadway Boutique con la propietaria Lynn Dell, la "condesa del glamour" de Nueva York."

Es un mensaje que ha empezado a resonar en algunas de sus compañeras, dijo. Mientras su generación acepta la idea del estilo como algo personal y único en lugar de algo que simplemente sigues.

Ahora ve