La hipnosis, una posibilidad de acabar con las enfermedades y adicciones

Los hipnoterapeutas y la ciencia concuerdan en que la técnica tiene la capacidad de reprogramar ciertas funciones cerebrales en el paciente
hipnosis
hipnosis-terapia-salud  hipnosis
| Otra fuente: QUO

La hipnosis es una polémica técnica que en los últimos tiempos ha sido utilizada como complemento en terapias para bajar de peso, dejar de fumar o abandonar otras adicciones, incluso, en procedimientos quirúrgicos como método anestésico y enfermedades mentales.

El trance hipnótico es ese momento entre la vigilia y el sueño, en el que el entorno directo pasa a segundo plano y comienza un momento de introspección. 

La terapia con hipnosis es una de las más populares para tratar trastornos mentales y problemas de aprendizaje como la esquizofrenia o el déficit de atención. En el campo de la medicina tiene éxito en procedimientos quirúrgicos cortos, por ejemplo, en una endodoncia.

Se comprobó científicamente que la hipnosis tiene la facultad de inhibir el dolor al centrar la atención del cerebro en una realidad alterna en la que el dolor no es relevante, según explica Helen Crawford, psicóloga experimental del Instituto Tecnológico de Virginia.

“La hipnosis modifica actitudes y comportamientos como cualquier otra terapia psicológica, con la particularidad de poder modificar el comportamiento del cuerpo; no modifica la anatomía corporal pero sí el funcionamiento físico del cuerpo para hacernos menos sensibles al dolor”, explica Jorge Abia, codirector del Instituto Erickson.

De acuerdo con una investigación realizada por el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) la terapia con hipnosis tiene un 63% de éxito al tratar adicciones como el tabaquismo.

El padre de la hipnoterapia moderna, Milton H. Erickson, afirmaba que la técnica del tratamiento implica establecer nuevas pautas a través de las motivaciones, creencias y marcos de referencia del propio paciente, es decir, provocar una especie de reprogramación.

A pesar de que el método es cada vez más reconocido por la ciencia como una técnica seria y bien fundamentada, aún existen charlatanes y riesgos que sortear al momento de aplicar la hipnoterapia.

Durante la hipnosis, el terapeuta debe comunicar siempre mensajes positivos y cuidar las defensas emocionales del paciente. Una sesión hipnótica mal dirigida puede producir dolores de cabeza, mareo, náusea, ansiedad, pánico o falsas memorias. Los riesgos van de la mano con la mala preparación del terapeuta, detalla la hipnoterapeuta y experta en adicciones Rosalía Rodríguez.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

 “La hipnoterapia no es de creer. Es una disciplina que se estudia y que aún se sigue investigando”, concluye el hipnoterapeuta, Rafael Núñez.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de agosto de 2012 de la revista Quo, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×