Los embarazos prematuros aumentan en las niñas mexicanas

En el país el número de adolescentes que deciden casarse o vivir en un unión libre con sus parejas ha aumentado, un factor es el embarazo
  • A+A-
| Otra fuente: 1

Nota del editor: Este 11 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Niña. La fecha fue decretada por la ONU en 2011, la organización dedica este año a crear conciencia sobre el matrimonio infantil

(CNNMéxico) — ¿Conoces a alguien que se haya casado muy joven? Los motivos pueden ser diversos, sin embargo, se trata de una violación a los derechos de los niños, y este jueves, en la primera celebración del Día Internacional de la Niña, se pretende hacer conciencia sobre el matrimonio infantil a nivel mundial. 

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en México el incremento en el número de embarazos no deseados ha llevado a algunas adolescentes a contraer matrimonio a corta edad.

“En México, muchas niñas adolescentes están quedando embarazadas prematuramente, criando hijos, casándose o en unión de pareja. La mayoría de ellas provienen de zonas rurales pobres y muchas de ellas son víctimas de violencia sexual”, señaló la dependencia perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un comunicado.

La tasa de fecundidad a nivel nacional ha disminuido, pero ha incrementado en el caso de las adolescentes. A inicios de la década de 1990, el 12.1% de las mujeres de 15 a 19 años había tenido al menos un hijo o hija, mientras que para 2009 este porcentaje se elevó al 15.5%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Ese mismo año, la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2009 reveló que el 61.2% de los adolescentes en el país no usaron ningún método anticonceptivo durante su primera relación sexual.

Para la organización internacional, el matrimonio y la concepción de hijos a temprana edad limita a las niñas y adolescentes mexicanas a concluir la escuela y ser independientes económicamente, especialmente a las niñas de los grupos indígenas.

El embarazo en adolescentes representa, además de problemas de salud y personales, un lastre para el desarrollo de Latinoamérica, opinó en septiembre de 2011 el director adjunto del Fondo de Población de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe, Luis Mora.

"Muchas madres adolescentes abandonan la escuela y al hacerlo interrumpen su educación, por lo que muchas de ellas tienen que acceder a empleos precarios... se produce un ciclo intergeneracional de la pobreza porque ocurre con mucha frecuencia que los hijos e hijas de esas madres tempranas a su vez también tienen embarazos tempranos y truncan o limitan su proyecto de vida", explicó.

La violencia hacia las niñas y adolescentes en el país también es un tema que Naciones Unidas ha destacado con motivo del primer Día Internacional de la Niña.

Según un estudio de ONU Mujeres titulado Feminicidio en México. Aproximación, tendencias y cambios, de 2005 a 2009, el 5.8% de las defunciones femeninas con presunción de homicidio corresponde a niñas de menos de 5 años y en el 17.2% de este tipo de defunciones corresponden a mujeres menores de 18 años.

Una lucha a nivel mundial

A partir de este jueves, cada 11 de octubre será una fecha para “celebrar y reconocer que el empoderamiento de las niñas es clave para romper el ciclo de discriminación y violencia, así como para promover y proteger el goce pleno y efectivo de sus derechos humanos”, destacó la UNICEF.

Con motivo de la fecha, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, dio a conocer en un mensaje titulado: “Dejen a las niñas ser niñas y no novias”, que en el mundo alrededor una cada tres mujeres de 20 a 24 años, es decir aproximadamente 70 millones, contrajeron matrimonio antes de cumplir 18 años. 

“Pese a una reducción en la proporción de novias jóvenes en los últimos 30 años, el reto persiste, particularmente en áreas rurales y entre los más pobres. Si la presente tendencia continúa, el número de niñas que se casarán antes de los 18 años se incrementará a 150 millones en la siguiente década”, expuso.

Para Ki-Moon, el matrimonio infantil pone en riesgo la salud, incrementa la posibilidad de las niñas y adolescentes de estar expuestas a violencia y abuso y trae como consecuencia embarazos tempranos y no deseados que ponen la vida de la niña en riesgo.

Según la ONU, el matrimonio infantil es una práctica que ocurre en diferentes países, culturas, religiones y etnias. En el sur de Asia, el 46% de las mujeres que se casan son menores de 18 años; en África subsahariana, el 38%; en América Latina, el 29%; en Medio Oriente y el norte de África, el 18%. El matrimonio infantil también ocurre en Europa y Norteamérica, señaló la organización internacional en un comunicado. 

“El matrimonio infantil es una violación de todos los derechos del niño. Los obliga, sobre todo a las niñas, a asumir responsabilidades para las cuales no están ni física ni psicológicamente preparadas”, agrega la ONU en el documento.

Evitar el matrimonio en la infancia serviría para proteger los derechos de las niñas, ayudar a reducir los riesgos de violencia, el embarazo precoz, contraer VIH, la muerte y discapacidad derivadas de la maternidad, incluyendo la fístula obstétrica.

"Cuando las niñas pueden permanecer en la escuela y evitan casarse a una edad demasiado temprana, pueden sentar las bases para una vida mejor para ellas y sus familias, y participar en el progreso de sus naciones", considera la organización.

Al decretar esta fecha, la ONU busca que los gobiernos promulguen leyes con el fin de aumentar la edad mínima de matrimonio a los 18 años; mejorar el acceso a una educación primaria y secundaria de buena calidad, asegurando que se eliminen las brechas de género en la educación.

Apoyar a las niñas que ya están casadas, proporcionándoles educación, servicios de salud sexual y reproductiva, oportunidades y la posibilidad de recurrir a la justicia en los casos de violencia en el hogar, también son parte de las acciones necesarias para mejorar las condiciones de las mujeres en el mundo, según la ONU.

Ahora ve