Qué nos dice la moda de los candidatos presidenciales de EU

Los candidatos a la presidencia de Estados Unidos eligen cuidadosamente su guardarropa y la imagen que desean transmitir con el
Autor: Sarah LeTrent, CNN
(Reuters) -

Ya sea en la alfombra roja o en la Casa Blanca, las elecciones de moda que hace una figura pública expresan su intención y estado de ánimo.

Durante el debate presidencial de Estados Unidos que se realizará esta noche, es más importante la reforma a los servicios de salud y la política exterior que quién diseñó el traje de Mitt Romney, el candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano. Sin embargo, aunque lo que los candidatos lleven puesto no influirá en el resultado de la elección, ninguna campaña parece querer arriesgarse, incluso con algo tan insignificante como un prendedor de la bandera estadounidense.

“Las cosas más pequeñas pueden arruinar una campaña, así que los candidatos no se arriesgan y dejan que sean las esposas quienes luzcan en las campañas”, dijo Maren Hartman, analista de moda y directora de contenidos de la oficina estadounidense de WGSN, servicio de pronósticos en moda.

A pesar de sus tendencias políticas, Hartman dijo que tanto Romney como el presidente Obama tienen una política de vestimenta conservadora.

“Cuando se trata de algo como crear una imagen de marca en un ámbito en el que todos hacen lo mismo o las personas son consistentes, ayuda a los consumidores y a los electores a recordar a quién están mirando”, dijo Hartman, recordando la camisa de cuello de tortuga de Steve Jobs, sus jeans y sus tenis New Balance; a Mark Zuckerberg y sus camisetas grises; y hasta a los suéteres de Rick Santorum, exaspirante a la candidatura republicana por la presidencia de Estados Unidos.

El uniforme de campaña de Romney, que consiste en una camisa tipo Oxford de botones, con las mangas enrolladas y pantalones de mezclilla azul, ayuda a desligarlo de su inmensa fortuna, que ha sido un punto de discusión, dijo Hartman. Por otro lado, Obama normalmente se presenta con un elegante traje hecho a la medida, y se arremanga la camisa o se quita el saco para obtener un look más informal, dijo.

“Creo que se ve mucho mejor de traje”, dijo acerca de Obama el icónico diseñador estadounidense Tommy Hilfigher, a Piers Morgan de CNN. “Tiene que usar traje; se ve muy profesional y elegante de traje; todo el tiempo le toman fotografías, así que debe estar al punto”.

Mientras tanto, el candidato republicano a la vicepresidencia, Paul Ryan, ha sido criticado en agudas publicaciones de moda como el Women’s Wear Daily, Esquire, y la sección de Estilo del New York Times por sus trajes de manufactura defectuosa.

“Creo que tiene la idea equivocada de que la talla de la ropa de un hombre es directamente proporcional a su masculinidad. En su mente, ser talla 42 es más varonil que 40. De hecho, lo que pasa cuando un hombre usa una prenda que le queda grande es obvio: se ve más pequeño, enanizado por unos hombros demasiado anchos, un cuello demasiado holgado, solapas demasiado anchas”, dijo Bruce Pask, editor de moda masculina de T: The New York Times Style Magazine, a Cathy Horyn, crítica de moda del New York Times.

Hilfigher dijo a Ryan: “Me parece que se ve como un empresario estadounidense en fin de semana, y creo que eso es lo que quiere transmitir; creo que quiere que la gente piense que es como el vecino de al lado, con su atuendo, así que creo que eso es lo que quiere lograr”.

Claro que lo que las esposas de los candidatos usan está sujeto a mayor escrutinio. “Creo que Michelle Obama retomó el enfoque en la moda y en la apariencia de la primera dama, y eso se extiende también hacia los hombres”, dijo Hartman.

Aunque los expertos en estilo tienden a envidiar los trajes de las primeras damas, Michelle Obama fue duramente criticada cuando en 2011 eligió un vestido de Alexander McQueen para una cena de Estado con el presidente de China, Hu Jintao, en vez de optar por una alternativa más diplomática de algún diseñador asiático-estadounidense.

Mucho antes de que Abelardo (conocido como Big Bird en la versión estadounidense de Plaza Sésamo) acaparara los reflectores durante el pasado debate presidencial, otra ave amarilla alborotó al gallinero. Ann Romney recibió duras críticas en mayo, después de haber sido entrevistada en el programa This Morning, de la CBS, donde lució una camiseta de nueva temporada de Reed Krakoff de 990 dólares que tenía un diseño de un prominente pájaro amarillo.

Los críticos dijeron que su elección de una prenda básica tan cara era una “falta de tacto”.

Barnett dijo que desde que Tim Russert, del programa de televisión estadounidense Meet de Press (Conoce a la prensa) popularizó el concepto de estados rojos (republicanos) y azules (demócratas), se han restringido las opciones sobre el color de la corbata. En el debate más reciente, Romney escogió una corbata roja con rayas diagonales, mientras que Obama optó por una corbata azul con un estampado discreto.

Barnett dice que Romney tomó una decisión inteligente al elegir las diagonales, ya que implican “un fuerte dinamismo”. Dice que el discreto estampado de la corbata de Obama coincidió con su actuación más mesurada.

En cuanto a las esposas, Barnett dijo que ambas mujeres hicieron buenas elecciones para el primer debate, incluyendo el traje de un tono de azul más cálido que eligió la primera dama. “Ese color es símbolo de lealtad”, dijo Barnett, muy adecuado para la noche del debate, pero especialmente para el vigésimo aniversario de bodas de la pareja.

Ann, conservando la paleta patriótica de rojo, blanco y azul, eligió un traje color marfil. “En términos científicos, ese color refleja a todos los colores y hace referencia a una postura fresca novedosa y a la paz”, dijo Barnett.

Para el debate de este martes, Barnett predice que los candidatos usarán nuevamente corbatas del mismo color, pero con dejos del color opuesto, para promover el tono bipartidista moderado de una elección reñida.

¿Te fijas en la moda de los políticos?

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×