El estrés y la depresión afectan la supervivencia de pacientes de cáncer

Los pacientes de cáncer con menores niveles de estrés tienen una mejor posibilidad de sobrevivir y recuperarse
La detección temprana del cáncer de seno
Autor: Amanda Enayati, especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: Octubre fue designado por la Organización Mundial de la Salud como el mes de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Te presentamos un texto sobre la importancia del manejo del estrés en pacientes de cáncer.

(CNN) — “Un alma triste puede matarte más rápido, mucho más rápidamente, que un germen”, escribió John Steinbeck. Ahora estamos más cerca de entender  el porqué.

Una enfermedad como el cáncer puede ser una lucha a muerte, a menudo acompañada de un estrés abrumador. Dado que el manejo de estrés puede ser difícil incluso en circunstancias ordinarias, los sentimientos de ansiedad y depresión en pacientes con cáncer son entendibles.

Estudios recientes destacan que para quienes luchan contra las enfermedades, es esencial aprender a combatir el estrés.

Los síntomas de depresión en un grupo de pacientes que se encontraban en la fase final de carcinoma de células renales fueron asociados con un mayor riesgo de muerte en un estudio publicado en la revista PLOS ONE en agosto por un equipo de investigadores dirigido por Lorenzo Cohen, profesor de Oncología y director del Programa de Medicina Integrativa en el Centro de Cáncer MD Anderson, de la Universidad de Texas en Estados Unidos.

Los principales sospechosos en el estudio de Cohen: las vías inflamatorias y el cortisol, también conocido como “hormona del estrés”.

“Este estudio es el siguiente paso en el proceso para entender que los factores emocionales tienen un impacto en la biología, que puede, a su vez, influir en los resultados del cáncer”, dice Cohen.

El cortisol es la hormona producida por las glándulas suprarrenales en respuesta al estrés. Ayuda a regular la respuesta inflamatoria en el cuerpo.

En circunstancias normales, los niveles de cortisol deben ser altos en la mañana y bajar durante el transcurso del día, explica Cohen. Pero entre los pacientes que experimentan estrés crónico o síntomas depresivos, los niveles de cortisol pueden permanecer sostenidos durante todo el día, con menos de una disminución en la tarde.

En el estudio, los pacientes con niveles sostenidos de cortisol durante todo el día tuvieron un mayor riesgo de mortalidad. A través de análisis de perfiles genéticos de los pacientes, los investigadores documentaron que la asociación entre la condición psicológica de los pacientes y el tiempo de supervivencia puede deberse a una desregulación en la biología inflamatoria.

Otros dos estudios sobre cómo el estrés influye a otras enfermedades ayudaron a comprender este proceso.

El estrés crónico psicológico está asociado con la pérdida, por parte del cuerpo, de la capacidad para regular su respuesta inflamatoria, según un estudio de un equipo de investigadores dirigido por Sheldon Cohen (quien no tiene ninguna relación con Lorenzo Cohen), profesor de Psicología y director del Laboratorio para el Estudio del Estrés, Inmunidad y Enfermedad en la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos.

Los investigadores encontraron que durante un periodo prolongado de estrés crónico, el tejido corporal pierde sensibilidad al cortisol y la hormona pierde su efectividad en regular la inflamación.

La inflamación es buena cuando ocurre como parte del esfuerzo del cuerpo para luchar contra la infección, pero la inflamación crónica puede estimular el desarrollo y progreso de muchas enfermedades, incluyendo la depresión, enfermedades cardiacas, artritis reumatoide, diabetes y cáncer, explica Lorenzo Cohen.

Uno de los retos en este tipo de investigación es que la relación de causalidad entre el estrés psicológico y la supervivencia del cáncer es notoriamente difícil de precisar. Después de todo, éticamente no puedes interrumpir a un grupo de pacientes con cáncer sólo para monitorear su respuesta al estrés.

Pero un creciente cuerpo de investigación sobre los cánceres de ovario, mama y otros, está consolidando la certeza del vínculo entre el estrés psicológico y la enfermedad, el crecimiento metastásico y la supervivencia. También sugiere que el manejo del estrés debe ser una parte integral del tratamiento para el cáncer.

El siguiente paso, a decir de Lorenzo Cohen, es conducir pruebas clínicas en una población de pacientes con cáncer que cumplen con los criterios para la depresión y ansiedad, tratar sus trastornos de estado de ánimo y ver si los resultados son mejorados, comparados con un grupo de control que no recibe el mismo tratamiento.

Mientras tanto, Cohen insta a los pacientes con cáncer a intentar reducir el estrés asociado con una vida con cáncer. Para algunos esto implica acudir a terapia de psiquiatría o cognitiva-conductual o quizá un enfoque más farmacológico, dice.

Sin embargo, otros pueden utilizar medicina de la mente y el cuerpo, y considerar prácticas como la meditación, yoga, tai chi, autohipnosis o imaginación guiada, de las cuales todas han demostrado ser muy útiles en ayudar a manejar el estrés.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Manejar el estrés, junto con un tratamiento convencional y un balance del estilo de vida, puede en última instancia mejorar los resultados, dice Cohen.

“Ciertamente sabemos que mejora la calidad de vida del paciente. Ahora necesitamos hacer más investigación para ver si modificar la dieta, aumentar la actividad física y manejar el estrés también puede prolongar la supervivencia”. 

Ahora ve
El factor que más interesa a los millennials al buscar empleo, encima del dinero
No te pierdas
×