Reconoce los síntomas de preocupación en los niños por un tiroteo

Dependiendo de la edad de los niños, hay distintas formas de tratar el tema de una tragedia como la de Sandy Hook
  • A+A-
Autor: Pat Etheridge | Otra fuente: 1

Nota del editor: La excorresponsal de CNN, Pat Etheridge, es periodista especialista en salud infantil y familia. Anteriormente conducía el programa de CNN Parenting Today (La paternidad en la actualidad).

(CNN) —  La angustia es inimaginable. En medio de su propio duelo, los padres en Newtown, Connecticut, intentan consolar a sus hijos. ¿Qué decir? ¿Cómo reaccionar? ¿Qué conductas vigilar en un niño?

“Lo primero que los adultos deben hacer es buscar apoyo para sí mismos, ya que las personas que pueden ayudar más a estos niños son quienes los cuidan diariamente, en especial sus padres”, dice Lewis Leavitt, profesor emérito de Pediatría en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos.

“La analogía es la misma que en un avión: Primero ponte la máscara para que luego puedas atender a tu hijo”, dice el psiquiatra infantil y familiar John B. Lochridge. “Después de eso, hay que ir minuto a minuto, caso por caso. En realidad se trata de escuchar y responder de una manera que se ajuste a la estructura de su entendimiento”.

“Para los niños es vital saber que sus padres están ahí para ellos; que pueden protegerlos y que están seguros”, dice Leavitt, autor del libro When Terrible Things Happen (Cuando ocurre algo terrible), un folleto dirigido a los padres que se publicó poco después del 11 de septiembre de 2001.

Los niños tienen necesidades emocionales distintas a las de los adultos. También reaccionan diferentemente según la edad y la etapa de desarrollo en la que se encuentran. Leavitt y Lochridge ofrecen consejos específicos por edad para los niños que directamente afectados y los que sufren traumas indirectos por exposición a las conversaciones o los medios.

Bebés y niños de hasta 3 años

A esta edad los niños no son capaces de comprender la forma en la que una tragedia puede cambiar su medio. Sin embargo, pueden reconocer y reaccionar a los cambios en el comportamiento de los adultos.

Lo que más necesitan después de una pérdida son los cuidados amorosos de sus padres. Concéntrate en lo familiar y reanuda las actividades normales. “Después de un hecho como este, los juegos que jugabas y las historias que les leías siguen siendo apropiados”, aconseja Levitt.

Niños en edad preescolar (3-5 años)

Los preescolares suelen no hablar de sus sentimientos, incluso cuando se les pregunta. Necesitan que sus padres y sus familiares garanticen sus cuidados y seguridad. Tocar música o hacer alguna actividad artística o manual puede ayudar a que los niños se abran.

Es mejor dar respuestas simples y directas. Por ejemplo, si tu hijo te pregunta: “¿La gente despierta después de morir?”, podrías responder: “La gente no despierta después de morir, pero está bien pensar en la gente que queremos, incluso cuando ya no están con nosotros”.

También es importante evitar la televisión. “Los niños pequeños pueden pensar que un desastre ocurre una y otra vez si ven las imágenes repetidas”, advierte Lochridge.

Niños en edad escolar (5-12 años)

En esta etapa, los niños tienen más interés y entendimiento sobre cómo y por qué ocurren las cosas. Los padres pueden ayudarles hablando, escuchando y respondiendo a sus preguntas.

Las respuestas honestas y directas combinadas con reafirmación son lo mejor. Por ejemplo, si tu hijo pregunta: “Mamá, ¿estás triste?”, podrías contestar: “Estoy triste por lo que ocurrió, pero estoy feliz de que estemos juntos”.

Es mejor limitar el tiempo que ven la televisión, o verla juntos y discutir lo ocurrido. Los niños en edad escolar se benefician de retomar sus actividades normales y sus rutinas.

Conductas ante las que hay que estar atento

Los cambios en el comportamiento de los niños pueden indicar ansiedad. Ponte en contacto con un profesional de la salud si después de algunas semanas persisten problemas como:

Preescolares: mojar la cama, chuparse el dedo o mayor dependencia y rechazo o miedo a la separación.

Niños en edad escolar: perturbaciones del sueño, pesadillas, poca concentración, dolores o dolencias.

Adolescentes: expresiones de ira o tristeza, problemas para comer o dormir, pérdida de interés en las actividades, nuevas dificultades en la escuela.

Terapia

“La tasa de divorcios es increíblemente alta después de la muerte de un hijo, en especial si la muerte fue trágica. Una de las cosas más importantes que puedes hacer es concentrarte en comunicarte con tu cónyuge y conseguir la ayuda que necesitan para mantener la unidad familiar intacta”, dice Lochridge.

Los grupos civiles y religiosos, así como los consejeros individuales y los pediatras pueden ofrecer a los padres un apoyo crucial.

Para los niños que sufren de estrés después de un evento traumático, hay varias formas de terapia que pueden ser útiles, incluido el arte. “Los niños pueden usar cualquier cosa que esté disponible para expresarse: arcilla, crayones, música”, dice Susan Anderson, fundadora de la Fundación ArtReach. Su organización no lucrativa apoyó en el sitio de la masacre de Tuzla, en Bosnia, en 1995, en la que murieron 71 personas.

“Este es un momento en el que nos faltan las palabras. Los padres deberían entender y compartir con sus hijos que a veces, simplemente no hay explicaciones”, dice Lochridge.

“En un evento de esta envergadura, es importante que los padres, la policía y hasta el presidente expresen que se trata de un evento terrible pero inusual, y que nuestras instituciones están para mantenerlos seguros”, dice Leavitt. Sugiere que se creen oportunidades para permitir que los niños vean “más allá de las conmemoraciones en honor a los niños perdidos que son importantes, que se enfoquen en las actividades a largo plazo con el objetivo de buscar soluciones y un futuro seguro”.

¿Qué hay de la magia de la Navidad en Newtown? Leavitt dice que la magia no se ha perdido. “Parte de esa magia es exactamente lo que ayudará a que estos niños sanen: la solidaridad, la unidad y el espíritu del bien en el mundo”.

Ahora ve