Las parejas de distintas religiones celebran mezclando Navidad y Janucá

Estas familias festejan la temporada decembrina al combinar ritos característicos y tradiciones de sus respectivas festividades
  • A+A-
Autor: Emanuella Grinberg y Christina Zdanowicz
(CNN) -

Rebecca y Roni Kopelman han celebrado Navidad y Janucá desde que se unieron en 2006 y sentaron las bases de una familia interreligiosa.

Algunas de las tradiciones de ambas festividades se han combinado, como el árbol de Navidad decorado con adornos en forma de menorá y luces blancas y azules. Otras se apegan más a la fórmula estándar. Durante Janucá, su esposo prepara un festín de latke, encienden la menorá todas las noches e intercambian pequeños regalos. En Navidad, cuelgan medias, hornean galletas, van a la Iglesia durante la víspera de Navidad y abren los regalos a la mañana siguiente.

“Para algunas personas podría parecer desafiante y extraño, pero para nosotros es una maravillosa forma de celebrar y respetar la historia y tradición de cada quién sin quitar nada a las nuestras”, escribió Kopelman en un iReport de CNN.

“Adoro compartir los recuerdos y las tradiciones de Janucá que mi esposo ha heredado de su familia; él decora —¡y come!— felizmente las galletas de Navidad y comparte conmigo sus recuerdos mientras colgamos los adornos en el árbol”.

Algunas familias respetan las estrictas tradiciones religiosas y familiares durante las fiestas, pero cada vez son más las familias que combinan las tradiciones religiosas y culturales.

Fuera de las fiestas, los Kopelman no se consideran extremadamente religiosos “tal como dicen los libros”, dijo ella. Ella fue criada como metodista y él como judío y ambos pasaron por los rituales tradicionales de su religión. Sin embargo, cuando entraron a la universidad, se volvieron menos exigentes con sus actividades religiosas y actualmente siguen así.

“Nuestra historia y antecedentes familiares son importantes para ambos, así que nuestras religiones se han vuelto más una cultura o una tradición que nos gusta seguir”, dijo Rebecca Kopelman. “A ambos nos criaron para ser buenas personas que valoran el amor y la aceptación y esta es la parte que nuestras religiones tienen en común y en las que nos concentramos en casa”.

Las familias a lo largo del país han celebrado más de un día festivo en diciembre desde hace mucho, pero no fue sino hasta hace poco que esas tradiciones recibieron el nombre de Chrismukkah. Jill Erickson y su pareja adoptaron el nombre desde que fue acuñado en el programa de televisión estadounidense The OC, a mediados de la década del 2000.

Para Erickson y su pareja judía, Chrismukkah representa su esfuerzo por incorporar sus respectivas tradiciones en la temporada de fiestas.

“Tratamos de mantener un buen sentido del humor acerca de las mezclas”, dijo Erickson, de 56 años.

Erickson compartió algunas imágenes en un iReport de CNN en las que muestra las decoraciones combinadas de su casa en Massachusetts, Estados Unidos, que van desde una menorá y un calendario de adviento hasta medias con la frase Shalom y platos decorados con dreidels sobre un mantel rojo a cuadros.

“Crecí amando la Navidad. Mi pareja hace su mejor esfuerzo para adherirse a mi entusiasmo. Ha aprendido a amar las albóndigas suecas que preparo para Navidad. Lo único que no hará es ayudar a decorar el árbol, ¡pero se ha vuelto aficionado a poner las luces navideñas en el exterior!”.

Sin embargo, las familias híbridas no necesariamente tienen que adoptar una etiqueta para sentar las bases de sus familias interreligiosas.

Cassie Pham, de Los Ángeles, California, y su novio empezaron a vivir juntos recientemente y este es el primer año en que combinan tradiciones de temporada. Ella es vietnamita-estadounidense y celebra la Navidad; él es judío. Al igual que los Kopelman, tienen un árbol de Navidad decorado con adornos en forma de dreidel y una menorá que encienden cada noche. Pham aprendió a preparar la sopa de bolas de matzá.

“Para mí, Chrismukkah representa lo mejor de nuestra relación”, escribió Pham en un iReport de CNN. “Combinamos nuestras culturas y vidas no solo durante esta temporada, sino a lo largo del año y de los diferentes acontecimientos en nuestras familias. Creo que ambos estamos abiertos y respetamos la cultura del otro”.

Este año es particularmente importante para los Kopelman ya que celebran su primera temporada de fiestas con su hijo, quien nació el 28 de diciembre de 2011. “No podríamos estar más emocionados de mostrarle la diversión, la comida y el espíritu de la época en su primera Chrismukkah, no como una festividad híbrida, sino como la época en la que se nos celebra a ambos en casa”.

Ahora ve