¿Cuál es el secreto para mejorar tu cerebro? Deepak Chopra te lo dice

El cerebro reacciona a los pensamientos positivos o negativos y a la forma en la que te relacionas con él
mind
brain cerebro light neurona sinapsis  mind
Deepak Chopra
Autor: Deepak Chopra | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Deepak Chopra es un experto en mente y cuerpo, fundador de la Fundación Chopra y escritor exitoso.

(CNN)– En el mercado hay muchos libros dedicados a tratar el cerebro como a cualquier otro órgano del cuerpo. Para mejorar el cerebro, recomiendan llevar una dieta balanceada, dormir lo suficiente y evitar las toxinas como el alcohol y la nicotina.

Estos son consejos sabios, pero en mi libro:  Super Brain (Súper cerebro), escrito con el profesor Rudolf Tanzi, de la Escuela de Medicina de Harvard, el énfasis cae sobre la singularidad del cerebro. El secreto para mejorar tu cerebro es entender su singularidad.

El cerebro es el único órgano que cambia al instante de acuerdo con la forma en la que la mente se relaciona con él. Puedes relacionarte con tu cerebro positiva o negativamente, y según la manera que elijas, tus neuronas, las sendas neurales y las zonas de alta y baja actividad se verán alteradas.

En pocas palabras, pensar para que tu cerebro funcione mejor es la forma más eficaz de mejorarlo. (Otros órganos del cuerpo también responden a los pensamientos positivos o negativos, pero su respuesta debe provenir del cerebro; funciona como el comando central para el resto del cuerpo).

La mejor manera de relacionarte con tu cerebro es inspirándolo; la peor es ignorarlo. Ya que el cerebro acoge cada pensamiento, cada palabra y cada acción; la lista de cosas que entra en cada rubro es larga, pero vale la pena ponerle atención. Descubre cuál de los siguientes es tu caso.

Cómo inspirar a tu cerebro

Ten cuidado con el estrés. Evita las rutinas aburridas. Haz algo creativo todos los días. Lee poesía, material espiritual o cualquier otra cosa que te haga sentir animado. Tomate un tiempo para estar en la naturaleza. Relaciónate con otra persona reconfortante. Pon atención en ser feliz. Asegúrate de pasar tiempo a solas cada día para relajarte, meditar y reflexionar. Enfrenta los sentimientos negativos como la ira y la ansiedad. Concéntrate en actividades que te hagan sentir satisfecho. Da algo de ti. Sigue una visión personal. Únete a una causa mayor a ti. Arriésgate a amar y a ser amado.

Cómo ignorar a tu cerebro

Aférrate a tu forma de hacer las cosas. No veas más allá de tus opiniones, de lo que te gusta y lo que no te gusta. Aíslate de los demás. Da por sentadas tus relaciones. Reconcíliate con la decadencia conforme envejeces. Piensa en el pasado como la mejor parte de tu vida. Olvídate de tus ideales. Actúa bajo impulsos egoístas. No analices lo que te molesta. Cede ante la ira y la ansiedad. Deja que la vida se encargue de sí misma. Déjate llevar por la corriente para relacionarte con la gente. Asume automáticamente que estás en lo correcto. Evita las cosas nuevas o los retos. Soporta el estrés. No tomes riesgos emocionales. Distráete con diversiones insignificantes como ver deportes durante horas.

La diferencia entre esas dos listas es bastante clara. En uno de los casos, consideras que tu cerebro tiene un enorme potencial no aprovechado. En el otro, asumes que el cerebro funciona el piloto automático.

Es innegable que el cerebro es infinitamente adaptable. Se transforma en cualquier cosa que esperas que sea. Tu relación con tu cerebro jamás será pasiva; siempre estás indicándole que funcione de cierta forma. Así, todo el paquete de creencias, expectativas, gustos y aversiones que tienes dentro crean un cambio –o lo impiden—a nivel de los circuitos cerebrales.

Sobra decir que es mejor inspirar a tu cerebro que ignorarlo. El potencial es algo que no se debe desperdiciar.

El primer paso para entablar una mejor relación con tu cerebro es darte cuenta de que existe una relación. Cuando te des cuenta, puedes elegir prestar atención a la relación y alimentarla. Ahora sabes un secreto que incontables personas desconocen. Aprovéchalo.

Ahora ve
No te pierdas