La importancia del vestuario y las lecciones de estilo de Michelle Obama

La primera dama estadounidense muestra que la moda no es un asunto frívolo, sino que refleja la personalidad y valores de cada persona
Emanuella Grinberg
Autor: Emanuella Grinberg
(Reuters) -

Es tentador menospreciar el guardarropa de Michelle Obama como un tema frívolo; decir que solo desvía la atención del trabajo de la primera dama en el combate a la obesidad infantil y de sus esfuerzos por hacer de la alimentación un tema nacional. 

Pero si hay algo que podemos aprender de su estilo para mezclar patrones o de su habilidad para combinar vestidos de Talbots de 100 dólares con gafas de sol de diseñador, es que la moda no tiene que ser frívola.

“Ha probado que te puede importar verte bien y tomar riesgos en ese sentido, y también ser una persona increíblemente elocuente e inteligente que toma acciones y se interesa en problemas”, dijo Leah Chernikoff, editora de estilo en el blog Fashionista.com.

Su liderazgo y valores deberían obtener más atención que la facilidad con la que pasa de vestir pantalones y chaquetas a vanguardistas vestidos de diseñador. Pero minimizar la influencia de sus elecciones en la moda nos privaría de la oportunidad de aprender de ellas, dicen los consultores de moda.

En una sociedad consciente de la imagen, Michelle Obama encarna la importancia de perfeccionar un estilo característico y permanecer fiel a éste, dijo Mikki Taylor, editora en jefe de Essence Magazine y autora de Commander-in-Chic: Every Woman’s Guide to Managing Her Style Like a First Lady (La guía de toda mujer para administrar su estilo como una primera dama). Desarrollar un estilo personal que se ajuste a nuestras vidas y a nuestros cuerpos nos libera de preocuparnos sobre qué usar y nos permite enfocarnos en lo que realmente importa.

“Te enseña a llevar las riendas del estilo en tu vida, sin tener que gastar mucho dinero. No se trata de volverse alguien más; se trata de convertirte en tu mejor yo”.

Como un ícono del estilo, Michelle Obama tiene la capacidad de inspirar al público de una forma accesible, algo que la moda de la alfombra roja no puede hacer.

“Cuando observas la alfombra roja observas a las celebridades, pero cuando ves a (Michelle) Obama tomas notas”, dijo Taylor.

Sus atuendos enfatizan la moda y la función; reflejan su estilo de vida saludable y activo, dijo la historiadora de artes decorativas Carmela Spinelli, directora del Departamento de Moda del Colegio Savannah de Arte y Diseño en Estados Unidos. Cuando desnuda sus brazos para una clase de gimnasia con niños de una escuela, encabeza los titulares en la sección de política y en la de estilo, ya que inspira a los estadounidenses a hacer lagartijas y reconsiderar un vestido pegado debajo de una chaqueta.

Su apoyo a diseñadores emergentes con distintos historiales e influencias refleja el diverso entorno cultural del país, dijo Spinelli.

“Cuando pienso en Michelle Obama y cómo adopta a los diseñadores jóvenes y cómo está muy cómoda con el color y la textura, es una metáfora brillante para la diversidad de Estados Unidos del siglo XXI”, dijo.

Lo que Michelle Obama viste también importa porque es historia, dijo Nicole Phelps, editora ejecutiva de Style.com.

“En 50 años, o en 100 años, las personas entenderán esta época a través de sus imágenes, de la misma forma en que los sombreros de Jackie Kennedy representan la década de 1960 para nosotros ahora”, dijo.

La apariencia de Michelle Obama no es difícil de obtener, según los conocedores de la moda. Aquí, ofrecen algunos consejos para cultivar un estilo característico no muy diferente al de la primera dama.

Desarrolla un estilo personal que resalte lo positivo

Tener tu estilo personal hace que comprar sea más fácil porque puedes hacerlo sin sentirte obligado a seguir las tendencias. Quedarte con lo que te favorece también te ayuda a vestirte con confianza cada mañana sin sentir la necesidad de buscar la aprobación de otros.

“Toda mujer en Estados Unidos sabe que la primera dama tiene brazos grandiosos; eso es porque ella lo sabe y los muestra en vestidos sin mangas”, dijo Phelps, de Style.com.

Michelle Obama es alta y escultural pero no tiene la talla típica de una modelo. Aún así se ve grandiosa en cualquier cosa que viste porque averiguó lo que funciona para su cuerpo y estilo de vida y se mantiene fiel a su estilo personal, dijo el estilista de celebridades Phillip Bloch.

“Se arriesga e intenta cosas diferentes, pero siempre se mantiene fiel a ella misma al intentar con un nuevo diseñador o un nuevo color”, dijo.

Puedes verte fabulosa mezclando prendas accesibles y de alta costura

Incluso si no puedes costear ropa de diseñador, las faldas y vestidos fast-fashion (ropa que imita las tendencias de alta costura) que usa Michelle Obama, junto con accesorios como un cinturón o un suéter muestran que no necesitas gastar mucho dinero para verte bien.

También se remonta a mantenerse fiel a un estilo que se ajusta a su cuerpo y estilo de vida, ya sea que aparezca en las fotografías en avión de la fuerza aérea de Estados Unidos en un vestido de Target o haga una gran entrada en un vestido largo en la cena de estado en la Casa Blanca.

“Se ve igual de bien vestida en un vestido de Target, Talbots o de Michael Kors”, dijo Taylor. “No conozco a otra primera dama a la que puedas ver en televisión un día y comprar (lo que vistió) en una tienda el día siguiente”.

Parte de lo que hace que el vestuario de Michelle Obama sea tan accesible es que viste ropa de diseñador pero la mezcla con piezas de J. Crew y otras tiendas de centros comerciales, a menudo en el mismo atuendo, dijo Chernikoff de Fashionista.com.

“Esa es una solución fácil para todos nosotros; compra la falda de Calvin Klein y póntela con un suéter de Gap”, explicó.

Construye un guardarropa atemporal

La primera dama es conocida por emplear el mismo vestido, falda o chaqueta en múltiples ocasiones al mezclar y combinar piezas, dijo Taylor. Logra esto al construir un guardarropa financiable de pantalones acampanados, faldas rectas y chaquetas que funcionan en un apuro, lo que la libera de la necesidad de seguir tendencias.

“Estar cómoda en tu propia piel no se trata de seguir tendencias sino de establecerlas”, dijo Taylor.

“Una mujer que conoce cómo vestir bien muestra sabiduría y moderación y no tiene que entregarse a la inseguridad de pensar que necesitas un vestido nuevo para cada temporada”.

Es verdad. Gran parte del guardarropa de Michelle Obama consiste en ropa costosa, de diseñador y de alta calidad. Pero gastar más en objetos que están hechos para durar mucho tiempo puede costar menos con el tiempo y refuerza la idea de desarrollar un sentido del estilo y mantenerse fiel a él, dijo Spinelli del Colegio Savannah de Arte y Diseño.

“La idea de la moda desechable nos cuesta más de lo que sabemos, así que no es algo malo enseñar a las personas a comprar algo bueno y mantenerlo un rato en lugar de tirarlo a la basura”.

No tengas miedo al color y estampados siempre y cuando tengas un punto de vista establecido

Obama adopta patrones mezclados, texturas y colores fuertes, pero su sentido confiado de la moda le permite mezclarla con autoridad.

Al ponerse vestidos acuarela bajo chaquetas adornadas para hablar con niños en escuelas sobre la importancia de la alimentación saludable, o vestidos florales con textura para reunirse con jefes de estado, muestra que no es frívolo expresarte a través de la moda mientras realizas el trabajo serio, como primera dama de Estados Unidos.

“Nos muestra que puedes divertirte al vestirte y aún así ser tomada en serio", dijo Chernikoff.

¿Estás ansioso por ver qué vestirá la primera dama de Estados Unidos en los eventos de inauguración este fin de semana? Comparte tu punto de vista sobre sus elecciones de estilo en los comentarios.

Ahora ve
No te pierdas