Las siete islas más remotas y peligrosas del mundo

Por: Mike Sowden

Estas porciones de tierra están rodeadas de mortales corrientes, tienen climas gélidos y habitantes poco amigables

Tristan Da Cunha

1
Sin Pie de Foto
Tristan Da Cunha  Sin Pie de Foto  (Foto: Oficina de Turismo de Tristan Da Cunha/Cortesía)

El archipiélago británico de Tristan da Cunha luce incríblemente solo en el Atlántico Sur. La costa más cercana es la de Sudáfrica, a 2,800 kilómetros al este. Hacia el oeste, Sudamérica se encuentra a más de 3,000 kilómetros de distancia.

Es la cadena de islas habitadas más remota del mundo; tiene tan pocos ocupantes que cuando hizo erupción un volcán en 1961, se evacuó a toda la población a Inglaterra.

Cómo llegar 

“No hay paquetes de recorridos para viajeros independientes, hoteles, aeropuerto o representantes de agencias de viajes; no hay clubes nocturnos, restaurantes, motos acuáticas ni zonas seguras para nadar”, según el sitio web oficial.

Cada año hay 10 salidas hacia la isla desde Ciudad del Cabo y Namibia. Cada uno tarda entre cinco y seis días en llegar a las islas. El viaje redondo cuesta entre 800 y 1,500 dólares.

www.tristandc.com.

Isla Bear

2

Bjørnøya, mejor conocida como Isla Bear, es la isla más meridional del archipiélago ártico de Svalbard, a 640 kilómetros de la costa europea. Sin  embargo, solo pertenece al archipiélago en teoría, ya que se encuentra a casi 240 kilómetros al sur de la cadena de islas con las que se le agrupa.

Desde 2002 es reserva natural y tiene una historia de ocupaciones fallidas, algo difícil de creer ya que es un sitio compuesto por acantilados estériles, un índice de precipitación casi nulo y el riesgo que implican las fugas de material radioactivo de los restos de un submarino nuclear que se encuentran cerca.

Cómo llegar 

Llegar al centro de Svalbard es relativamente sencillo: hay vuelos diarios desde Oslo y Tromsø hacia Longyerbyen, la capital de Svalbard, ubicada en la costa occidental de Spitsbergen.

Aquí es donde las cosas se complican. Los buques de investigación atracan con poca frecuencia en Isla Bear (el Instituto Polar de Noruega se presenta ocasionalmente), mientras que los botes de alquiler y el ocasional crucero de aventuras (como este de Polar Quest) llevan al resto de los visitantes.

Bouvet

3
Bouvet
Bouvet  Bouvet  (Foto: NASA/Cortesía)

Los acantilados de esta isla son completamente verticales y está cubierta casi en su totalidad por un glaciar. En invierno, sus mares están repletos de bloques de hielo.

Su vecino más cercano es la Antártida, localizada a 1,600 kilómetros al sur. En pocas palabras, es un lugar idílico.

Cómo llegar

Toda la isla es una reserva natural, así que a menos que tengas una poderosa razón para visitarla, las autoridades noruegas te lo impedirán.

Si obtienes el permiso, solo resta conseguir un navío de investigación, dominar rápidamente una habilidad valiosa como topografía geológica ártica o biología marina y luego hallar a alguien que te lleve a tierra en helicóptero (no hay puertos ni muelles).

Si todo lo demás falla, intenta volverte un entusiasta aficionado a la radio: en 1990, una expedición multinacional de operadores pasó 16 días en la isla.

Bishop Rock

4
Bishop Rock
Bishop Rock  Bishop Rock  (Foto: Richard Knights, Wikimedia Commons/Cortesía)

Considerada por el libro Guinness como la isla más pequeña del mundo con una edificación, Bishop Rock se yergue en el extremo de las islas británicas de Scilly, en donde las aguas costeras dan paso a la furia del Atlántico.

En 1847, un grupo de ingenieros comenzó a construir un faro de acero en el lugar, pero una tormenta arrasó con él. Su extraordinario sucesor, que se encendió por primera vez en 1858, permanece hasta el día de hoy.

Cómo llegar a Bishop Rock

Es sorprendentemente fácil visitar el punto más sudoccidental de Gran Bretaña: La Asociación de Marinos de St. Mary realiza viajes diarios partiendo desde las Islas Scilly.

Sin embargo, como lo señala aquí Martin Hesp, aun en un día “tranquilo” te encontrarás con un mar agitado.

Nota del editor: La imagen de Bishop Rock se usa con una licencia de Creative Commons, cortesía de Richard Knights.

Boreray

5
Boreray
Boreray  Boreray  (Foto: www.rcahms.gov.uk/Cortesía)

¿Amas las islas escocesas, pero quieres algo un poco más emocionante? Dirígete al oeste hacia las Hébridas Exteriores y encontrarás el archipiélago de Santa Kilda, a 60 kilómetros mar adentro, en el Atlántico.

Es uno de los cinco sitios Patrimonio de la Humanidad de Escocia y tiene una isla principal que fue abandonada en la década de 1930, cuando las cosechas se arruinaron. Imagina la sorpresa de los arqueólogos cuando descubrieron que una de las islas más inhóspitas, Boreray, estuvo habitada en la prehistoria.

Cómo llegar a Boreray

Como Boreray está al cuidado del Fideicomisio Nacional de Escocia, necesitas su permiso para visitarla.

¿Y luego? Mucho tiempo y mucha suerte: su costa accidentada y las salvajes marejadas hacen que esta isla no sea apta para atracar.

Son más las personas que han llegado a la cima del Everest que las que han tocado tierra en Boreray desde que el fideicomiso tomó posesión de la isla en 1957, según una guía.

Isla Sentinel del Norte

6
Isla Sentinel del Norte
Isla Sentinel del Norte  Isla Sentinel del Norte  (Foto: NASA/Cortesía)

Sentinel del Norte es una de las 572 islas que componen la cadena de Andamán en la Bahía de Bengala, en el Océano Índico.

Aunque está rodeada por peligrosos arrecifes, lo intimidatorio de Sentinel del Norte son sus habitantes. Estos no quieren tener nada que ver con el mundo moderno y han rechazado repetidamente los intentos pacíficos por hacer contacto, a veces de forma letalmente violenta.

Cómo llegar a la isla Sentinel del Norte

Debes estar bromeando, ¿verdad? Si la descripción anterior no te disuadió, este artículo acerca de un par de pescadores que quedaron varados en la isla seguramente lo hará.

Rockall

7
Rockall
Rockall  Rockall  (Foto: Anilocra, Wikimedia Commons/Cortesía)

Si crees que Boreray suena prohibitiva, trata de navegar 300 kilómetros al oeste. Rockall es la punta de un volcán extinto que sobresale 20 metros sobre el nivel del mar, en aguas en las que se han registrado olas de hasta 29 metros de altura.

En 1955 se volvió la última adquisición del imperio británico, supuestamente por temor a que los rusos construyeran una batería de misiles en ella.

Cómo llegar 

En las palabras del Rockall Club, “visitar Rockall es difícil, depende completamente del clima y no es barato”.

Tu mejor opción es contactar a Kilda Cruises y acordar una excursión a la medida. También podrías navegar hacia allá, amarrarte a la roca y reclamarla como tu propio micropaís, pero no serías el primero que lo hace.

Mike Sowden es columnista de viajes y consultor de narrativa. Publica en el blog Fevered Mutterings y en su cuenta de Twitter como @Mikeachim.

Nota del editor: Visita más historias de Asia y el mundo en CNNTravel.