La hepatitis C: una enfermedad asintomática con complicaciones graves

Los enfermos pueden tardar años en presentar complicaciones como insuficiencia hepática, cirrosis e incluso desarrollar cáncer
La hepatitis C afecta a una generación
Aline Juárez Nieto
Autor: Aline Juárez Nieto | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

La hepatitis C es una enfermedad silenciosa. Al menos ocho de cada 10 enfermos no saben que la tienen, debido a que no presenta síntomas en sus primeras fases.

En México, el 1.4% de la población (aproximadamente 1.5 millones de personas) tiene el virus y al año se presentan 19,300 nuevos casos en promedio, según la Secretaría de Salud (SSa).

La hepatitis C es un padecimiento del hígado causado por el virus del mismo nombre y fue descubierta en 1989. Tiene complicaciones graves porque, en la mayoría de los casos, es asintomática hasta las etapas más avanzadas del padecimiento, según la Guía de Práctica Clínica, Diagnóstico y Tratamiento de Hepatitis C de la Secretaria de Salud.  

La hepatitis C está presente en todo el mundo. Los países con las tasas más altas de infección crónica con este virus son Egipto (15%), Pakistán (4.8%) y China (3.2%). En los tres se considera que la principal vía de transmisión son las inyecciones aplicadas con material contaminado, según la OMS

La palabra 'hepatitis' significa inflamación del hígado, y casi siempre es causada por una infección viral. Se conocen cinco tipos de virus que la provocan: A, B, C, D y E. Los tipos B y C se transmiten, principalmente, por transfusiones sanguíneas, exposición percutánea (a través de la piel) o vía sexual.

En tanto, la hepatitis A y E se contraen por la ingesta de agua o alimentos contaminados. Además, la A es más común durante la niñez, de acuerdo con Eduardo Carrillo, profesor de la Escuela de Ciencias para la Vida del Tecnológico de Monterrey.

Transmisión

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite principalmente por el contacto con sangre infectada, dijo Raúl Romero Cabello, profesor-investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Los principales modos de contagio son:

  • Transfusión sanguínea
  • Trasplante de órganos
  • Inyecciones aplicadas con jeringas contaminadas
  • De madre a hijo en el embarazo, parto o lactancia
  • Vía sexual (menos común, pero posible)

La hepatitis C no se transmite por contacto humano, es decir, al besar, abrazar, dar la mano o inclusive comer del mismo plato de una persona que la tiene.

¿Cómo puedes detectarla?

Con una muestra de sangre se puede realizar la detección de anticuerpos específicos contra antígenos del virus de hepatitis C y la detección de antígenos de la hepatitis C y así descartar o conocer la posible presencia de este virus, explica Romero.

Actualmente existe una prueba de tipo molecular del ácido nucleico del virus para identificar si este padecimiento está presente en la persona, agregó.

Los síntomas

La hepatitis C tiene un periodo de incubación que va de las dos semanas a los seis meses. La mayoría de los pacientes no presenta síntomas. Solo el 2% manifiesta un cuadro clínico. Al no enfermar, el individuo no se da cuenta de que está infectado. Hasta después de varios años, inclusive décadas, se presenta un cuadro crónico, dijo Romero.

Las personas pueden presentar un cuadro clínico agudo con fiebre, fatiga, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolores abdominales, coloración oscura de la orina, heces fecales de color grisáceo, dolores en las articulaciones y malestar general. 

Después de estos síntomas, viene la etapa ictérica —coloración amarilla de la piel y ojos—, característica de los daños en el hígado, explica Carrillo.

Un alto índice de enfermos de hepatitis C desarrolla la enfermedad de manera crónica, al grado de que la función del hígado disminuye hasta llegar a la insuficiencia o cirrosis hepática.

Entre el 45 y 60% de las personas que tienen hepatitis C desarrolla una hepatopatía crónica y de ellos; entre 5 y 20% contrae cirrosis, y entre 1 y un 5% muere por cirrosis o cáncer del hígado. En uno de cada cuatro casos de cáncer del hígado, la causa fundamental es la hepatitis C, según la OMS.

Tratamientos

El tratamiento depende de cada paciente, pero las dos sustancias más comunes son el interferón y la ribavirina, dijo Carrillo.

Se han desarrollado nuevos medicamentos antivíricos, más eficaces y mejor tolerados como el telaprevir y boceprevir, pero hasta que estos no sean accesibles para todo el mundo, no podrán mostrar su eficacia, indicó la OMS.

Prevención

Debido a que no se ha desarrollado una vacuna para prevenir la infección por el virus de la hepatitis C, la OMS y la Secretaría de Salud recomiendan evitar:

  • Las inyecciones innecesarias y aplicadas en condiciones que no son seguras
  • Los productos sanguíneos que no sean seguros
  • Recoger objetos punzocortantes
  • El consumo de drogas ilícitas inyectables y el intercambio de material de inyección
  • Las relaciones sexuales sin protección
  • El intercambio de objetos personales punzocortantes
  • La realización de tatuajes, perforaciones ornamentales (piercing) y la acupuntura realizados con material contaminado
¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Actualmente, cerca de 150 millones de personas padecen la infección crónica y están en riesgo de sufrir cirrosis hepática o cáncer del hígado.

Cada año mueren en todo el mundo más de 350,000 personas por enfermedades hepáticas vinculadas con la hepatitis C y hay entre tres y cuatro millones de nuevos casos de transmisión, según la OMS.

Ahora ve
El abrazo entre estos hermanitos enternece las redes
No te pierdas
×