El estudio de las momias, para recopilar datos del pasado y del presente

Los restos no solo han servido para explicar eventos históricos sino que también desvelan posibles curas a padecimientos actuales
momia
momia  momia
| Otra fuente: QUO

Las momias vivieron hace cientos o miles de años.

Sus restos lograron conservarse y ahora los especialistas buscan en ellos las piezas que permitan armar el rompecabezas de la historia y, por qué no, también combatir padecimientos actuales.

Los cuerpos momificados son una fuente de conocimiento sobre la vida y la biología en otras épocas. Y los avances tecnológicos han permitido descifrar diferentes piezas del pasado y el presente.

El estudio de las momias no solo ayuda a componer el rompecabezas de civilizaciones anteriores, sino que también puede esclarecer asuntos relacionados con la biología. Tal es el caso de Ötzi, el descubrimiento de un hombre de los hielos que llevaba durmiendo 5,300 años en un glaciar. Es el cuerpo momificado más natural y antiguo de Europa.

La observación permitió recopilar información sobre los habitantes de la Europa de la Edad de Cobre y revelar la cura para una importante enfermedad parasitaria: la verminosis.

"La investigación sobre los vestigios de las enfermedades de la antigüedad tiene cada vez más interés a nivel mundial, como lo demuestra el creciente número de artículos científicos y el surgimiento, en 1992, del primer congreso internacional de estudios sobre momias", señaló Josefina Mansilla Lory, especialista en antropología física del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En Quo encontrarás conocimiento que transforma tu vida

El desarrollo de nuevas tecnologías también ha propiciado grandes avances en esta ciencia. La tomografía axial computarizada (TAC), por ejemplo, permite obtener imágenes de alta resolución del interior de la momia sin tocarla.

El método consiste en radiografiar cada milímetro del cuerpo y tomar imágenes capa por capa. Un programa informático recoge esa información y genera una figura en 3D. Luego, se toma una muestra de la momia, se analiza y corroboran los datos del TAC.

La tecnología fue utilizada para desvelar que el Hombre de Tollund, una de las llamadas momias de las ciénegas, es testimonio de los rituales de sacrificio que los pueblos del norte de Europa realizaron durante la Edad de Hierro.

Desde 1998, en México se desarrolla un proyecto encabezado por la especialista del INAH, Josefina Mansilla, con el cual se pretende identificar la procedencia, la temporalidad y recuperar datos arqueológicos de la mayoría de esos restos momificados.

"Las momias de México es una investigación para ampliar el conocimiento del ser humano, además de sus enfermedades, relacionando los hallazgos patológicos de los tejidos preservados con episodios históricos y socioculturales", añadió Mansilla.

El territorio mexicano es una zona con muchas momias halladas de manera natural. La mayoría procede de lugares con climas áridos o semiáridos, como cuevas, criptas o el subsuelo de algunas iglesias, en los que se crean microambientes que evitan que los restos se descompongan y, a la vez, provocan que se desequen de manera rápida. 

OPINIÓN: ¿Clonar un Neandertal? La genética podría 'revivirlos'

Actualmente, los investigadores están a la espera de que la tecnología avance para poder recuperar moléculas del tejido celular.

Quizá en unos años, gracias a la biología molecular, se puedan obtener muestras de ADN de la médula o de algún diente, y así saber cuál era su tipo de sangre o recuperar sus genes. Eso sería útil para trazar, mediante relaciones de parentesco, flujos migratorios.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

No cabe duda de que cada momia tiene su propia historia, lo que abre una ventana al pasado. Nuevos descubrimientos e investigaciones harán posible que el estudio de los cuerpos momificados despejen incógnitas del pasado y entender así mejor el presente.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de febrero de 2013 de la revista Quo, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×