El caso de una modelo de trajes de baño que practica el Islam

A Maryam Basir le enseñaron que solo puede mostrar su cara, sus manos y sus pies, pero se convirtió en modelo de bikinis
modelo_musulmana
modelo_musulmana  modelo_musulmana
(Reuters) -

Posar para fotografías en vestido de baño puede ser normal para cualquier modelo, pero no para Maryam Basir.

Basir creció en una familia musulmana con reglas muy estrictas.

“Fui criada para creer que solo puedes mostrar tu cara, tus manos y tus pies. Todo lo demás debería estar cubierto”, dice.

Esa es la razón por la que su paso a modelo de bikinis es tan impactante para algunos y parecería ser una contradicción.

“Nunca tuve anhelos de ser una modelo de bikinis. Lo que sucedió es que había un guardia de seguridad en un banco que me dijo ‘¿Eres modelo?’ Y yo le dijo que no, y luego él me dijo: ‘Bueno, deberías intentarlo’’. Los trabajos me empezaron a llegar”, cuenta Basir.

Ha trabajado como modelo y también como actriz, incluso participó en la popular serie 30 Rock.

“Nunca busqué ser modelo de vestidos de baño”.

Pero reconoce que tiene conflictos internos todos los días por su trabajo. “Lo que no quiero hacer es decir que ya no soy musulmana”.

Maryam no solo es una musulmana practicante que reza cinco veces al día, sino que su padre es un imán, un líder religioso.

Y él, por supuesto, no aprueba el trabajo de su hija. El padre le dijo a New York Observer que ella “simplemente no puede inventar sus propias reglas”. No es islámico que una mujer muestre su cuerpo. Eso no es debatible.

El sociólogo Mucahit Bilici, autor de Finding Mecca in America, cree que la fe y la práctica “no están relacionadas”.

“Si dices que eres musulmán y crees en todo los que el Islam dice y no practicas nada, de todas maneras eres musulmán. Si practicas todo y rechazas un principio del Islam, no puedes ser musulmán”.

Para Basir su trabajo no la hace menos creyente.

“No me hace tener menos fe. Me hace quien soy. Creo que Alá es el único que camina junto a ti en cada momento de tu vida y el que ve las decisiones que tomas. Y nadie puede juzgarme. Eso no lo acepto”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Por ahora, eso significa que se cubre cuando ora y muestra su cuerpo cuando trabaja.

Con información de Alina Cho desde Nueva York

Ahora ve
“El pueblo venezolano no cumple órdenes del imperialismo”, dice Maduro
No te pierdas
×