¿Placer para el cerebro? Escucha música, desde rock and roll a clásica

Las melodías influyen directamente en las áreas de emociones en el cerebro
La música como instrumento para combatir el estres
| Otra fuente: EFE

Escuchar música nueva gratifica al cerebro y no importa si es un tango en la mañana, una sinfonía al atardecer o una noche de rock and roll estridente, según un artículo publicado este jueves en la revista Science.

El estudio, realizado por científicos del Instituto neurológico de Montreal (Canadá), y la Universitad de Utrecht (Holanda), empleó una imagen funcional por resonancia magnética que capta figuras del cerebro durante la actividad.

La música, explicaron los investigadores, ha sido un fenómeno muy poderoso que existe en todas las culturas desde la prehistoria pero en gran medida sigue sin saberse cómo los sonidos pueden convertirse en algo tan placentero.

Leer: La música es un estímulo sexual más intenso que las caricias

Otros estudios ya han demostrado que el escuchar música afecta e involucra no sólo la corteza auditoria del cerebro sino también las regiones de las emociones y los circuitos mesolímbicos vinculados con la gratificación. Hay estudios que han demostrado que la dopamina interviene en esta respuesta en las áreas estriadas del cerebro.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Estos circuitos de gratificación refuerzan comportamientos biológicamente adaptativos que incluyen el comer y el sexo y los comparte la mayoría de los vertebrados", explicó el estudio.

Pero la apreciación de la música es compleja y, aparentemente, una característica distintiva de los humanos, y depende de factores socioculturales, las experiencias y las memorias. 

Ahora ve
“Hay culpa de ambas partes”, dice Trump y se va contra directivos y medios
No te pierdas
×