Los restaurantes ubicados en antiguos baños son la nueva moda en Londres

Los empresarios londinenses encuentran en estos históricos espacios una solución a los altos costos y a la poca disponibilidad de espacios
Autor: Qin Xie | Otra fuente: 1

Cuando se inauguró en Taipei el Modern Toilet, el primer restaurante temático de baños en 2004, las reacciones del público fueron encontradas. ¿Era extraño, gracioso o simplemente desagradable?

Sin importar la respuesta, la popularidad del concepto pronto se hizo evidente: la cadena ya tiene exitosas franquicias por toda Asia.

Sin embargo, Londres ha dado un nuevo giro al negocio.

No son restaurantes temáticos, son restaurantes en antiguos baños

Una de las inauguraciones más esperadas de Londres en 2013 fue la del Story, el nuevo restaurante de Tom Sellers, que abrió la primera semana de abril.

La oferta abundante y creativa del Story incluye un menú en 10 tiempos que incluye platillos como cebolla asada, manzana, ginebra y tomillo; cangrejo con poro ahumado, canola, pera y perejil silvestre; pan de cordero con yogurt de leche de oveja y ajo salvaje, y cachete de res con levadura de cerveza negra y coliflor.

Durante su carrera, Sellers, de 26 años, ha trabajado en los restaurantes French Laundry y Per Se en Estados Unidos (restaurantes de Thomas Keller galardonados con estrellas Michelin) y pasó una temporada en el que para algunos es el mejor restaurante del mundo: el Noma, en Copenhague. El nuevo proyecto de Sellers no solo llama la atención por el pedigrí culinario del chef, sino porque su nuevo restaurante está ubicado en una antigua sección de baños.

Sellers no es el único que ha elegido una locación extraña. La historia del Story sigue los pasos de otra inauguración reciente, la de The Attendant, una cafetería subterránea en Londres que ocupa un antiguo baño victoriano que se construyó alrededor de la década de 1890.

A diferencia del Story, The Attendant conservó muchas de sus características restauradas de la época.

“Conservamos todo, hasta la puerta de teca original de la oficina, que convertimos en nuestra pequeña cocina (...) En la pared todavía hay un secador de manos de la década de 1950. Los pisos, los muros y los urinales fabricados por Doulton & Paisley en 1890 en su fábrica en Lambeth a las orillas del río Támesis, todo es original”, dice el dueño del Attendant, Peter Tomlinson.

Al agregarles dos paneles de madera, cada urinal fue transformado en un cubículo para sentarse.

En lo que concierne a Tomlinson, “no es diferente a un bar de espresso o a un restaurante a la mitad de una tienda departamental que no tiene luz natural”.

Pueden estar tranquilos, el sitio se limpió y desinfectó minuciosamente.

Recientemente se vendió en una subasta un tercer baño público londinense; este cuenta con permisos para transformarlo en un restaurante con una terraza en la azotea. Los baños Walham Green en Fulham se derribarán y reconstruirán, lo que dejará pocas huellas de su antigua vida.

No solo están en Londres

Londres no es el único sitio en el que se están usando los baños para poner restaurantes de moda.

En la costa este de Inglaterra, el restaurante Toulouse en Westcliff-on-Sea está localizado en unos antiguos baños públicos con vista al mar.

En la campiña occidental, la Iniciativa Comunitaria Sea Mills en Bristol construyó una cafetería a cargo de la comunidad en unos baños fuera de uso.

Hasta los futbolistas están participando en la acción. La exestrella de los Rangers, Jorg Albertz, está respaldando un proyecto en el que se planea construir un restaurante en el que fue el sitio de unos baños en Glasgow.

Los restaurantes no son el único uso que se puede dar a unos baños remodelados. De hecho, la remodelación de los baños fuera de uso empezó con los bares.

En el este de Londres, en la moderna zona de Shoreditch, el centro nocturno Public Life estaba situado en un antiguo baño hasta que cerró a principios del año pasado. El Cellar Door en el centro de Londres es un popular lounge y cabaret subterráneo. El Ginglik, en el oeste de Londres, se construyó dentro de un baño que originalmente fue creado para los Juegos Olímpicos de 1908.

El negocio detrás del negocio

Entonces, ¿qué hay detrás del auge de los baños transformados en restaurantes? El precio es un factor esencial.

Muchos baños públicos quedaron fuera de servicio o se deterioraron y fueron olvidados. Con el alto costo de las propiedades y la poca disponibilidad de espacios, los baños públicos fuera de uso se han vuelto un bien raíz de primer nivel.

Peter Frankum, director de diseño urbano para la casa de desarrollo de propiedades Savills, ve en la regeneración la solución perfecta.

“Las autoridades locales han estado intentando lidiar con las exigencias de la reducción del presupuesto y la regeneración de las zonas urbanas”, dice Frankum. “El volver a usar y transformar los edificios que requieren de mucho mantenimiento y que están mal aprovechados para que cumplan con funciones más redituables y beneficiosas es una forma de reducir costos y mejorar las zonas locales”.

Frankum también hace notar que los cambios en las regulaciones locales han facilitado la implementación de la regeneración urbana en los antiguos espacios públicos.

Eso son buenas noticias para los restauranteros jóvenes como Tom Sellers y para los comensales a quienes no les afecta que sus visitas a los restaurantes tengan un poco de historia.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Story, calle Tooley 201, Londres SE1; www.restaurantstory.co.uk

Nota del editor: Lee más historias de viaje en CNNTravel

Ahora ve
Así es Oled TV W, la pantalla con la que LG quiere seducir a los mexicanos
No te pierdas
×