¡Súper hombre a la vista!, el siglo XXI trae consigo la revolución biónica

Piernas y brazos biónicos controlados por el pensamiento son algunos de los desarrollos que podrían cambiar la vida de la humanidad
brazo bionico operado cerebro
Autor: Ramez Naam | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ramez Naam es el autor de More Than Human:  Embracing the Promise of Biological Enhancement (Más que humano: Abrazando la promesa de mejora biológica) y Nexus, un thriller en un futuro cercano de una tecnología que puede aumentar y vincular las mentes humanas, y la lucha por controlarlo.

 

(CNN) - Estamos en medio de una revolución biónica, pero la mayoría de nosotros no lo sabemos. Alrededor de 220,000 personas en el mundo ya caminan con implantes cocleares – dispositivos que se ponen alrededor de la oreja que convierten las ondas sonoras en impulsos eléctricos desviados directamente al nervio auditivo.

Decenas de miles de personas han sido implantados con estimuladores cerebrales profundos, dispositivos que envían un electrodo por un túnel de varios centímetros en el cerebro. Estimuladores cerebrales profundos se utilizan para controlar la enfermedad de Parkinson, aunque últimamente han sido también probados – con resultados alentadores – contra la depresión grave y el trastorno obsesivo compulsivo.
Los biónicos más obvios son los que reemplazan las extremidades. El campeón olímpico Oscar Pistorius, ahora en espera de juicio por el presunto asesinato de su novia, causó sensación con sus prótesis de fibra de carbono. Sin embargo, esos son una tecnología relativamente simple – una pieza curvada ligeramente elástica de un material súper fuerte. En la era digital, estamos viendo las extremidades más sofisticadas.

Considere la pierna biónica controlada por el pensamiento que Zac Vawter utiliza para subir los 103 pisos de la Torre Willis de Chicago. O la mano biónica controlada por los nervios a la que la guerra de Irak unió para siempre al veterano Glen Lehman después de la pérdida de su mano original.

O la más sofisticada i-extremidad Ultra, una mano artificial con cinco dedos articulados de forma independiente. Los miembros no solo reaccionan mecánicamente a presión. En realidad responden a los pensamientos y las intenciones de sus propietarios, flexionando, ampliando, agarrando y soltando según la orden mental.

La época en las que las prótesis eran piezas inertes de madera, metal y plástico está pasando. Los avances en microprocesadores, en las técnicas de la tecnología digital a la interfaz con el sistema nervioso humano, y en la tecnología de las baterías para permitir que las prótesis tengan potencia con menos peso están convirtiendo a las prótesis de extremidades en partes activas del cuerpo humano.

En algunos casos, ni siquiera son parte del cuerpo en absoluto. Como el caso de Cathy Hutchinson. En 1997, Cathy tuvo un derrame cerebral, que le dejó sin el control de sus brazos.

Hutchinson se ofreció como voluntaria para un experimento que, si salía bien, podría algún día ayudar a millones de personas con parálisis parcial o completa. Dejó que los investigadores implantaran un dispositivo pequeño en la parte del cerebro responsable del control motor. Con ese dispositivo, es capaz de controlar un brazo robótico externo sólo con pensar en ello.

Eso, a su vez, nos lleva a una pregunta interesante: Si el brazo no está conectado físicamente a su cuerpo, ¿a qué distancia pueda estar una persona y seguir controlándolo? La respuesta es por lo menos miles de kilómetros. En estudios con animales, los científicos han demostrado que un mono con un implante en el cerebro puede controlar un brazo de robot a 7,000 km de distancia. Señales mentales del mono se enviaron a través de Internet, en la Universidad de Duke en Carolina del Norte, con el brazo robot en Japón.

La prótesis de brazo a 7,000 kilómetros de distancia es un punto importante: Estas nuevas prótesis no solo sirven para restaurar las habilidades humanas. Van a aumentar nuestras capacidades, nos dan poderes que nunca tuvimos antes, y aumentan otras capacidades que tenemos. Mientras que la actual generación de prótesis es todavía primitiva, ya podemos ver que está tomando forma cuando vemos a un mono moviendo un brazo robótico en el otro lado del planeta con solo pensar en ello.

Otra investigación apunta a mejoras en la memoria y la toma de decisiones. El hipocampo es una parte pequeña, con forma de caballito de mar del cerebro que es esencial en la formación de nuevos recuerdos. Si está dañado – por una lesión en la cabeza, por ejemplo – las personas empiezan a tener dificultades para formar nuevos recuerdos a largo plazo. En los casos más extremos, esto puede llevar a la incapacidad para formar nuevos recuerdos a largo plazo, como en la película Memento.

Trabajando para encontrar una forma de reparar este tipo de daños cerebrales, los investigadores en 2011 crearon un "chip hipocampo" que puede reemplazar el tejido cerebral dañado. Cuando se implantaron en ratas con el hipocampo dañado, se encontraron con que no solo podría repararse el daño con un chip de memoria, además podría mejorar la habilidad de las ratas para aprender cosas nuevas.

Otro estudio, en 2012, demostró que se puede mejorar la inteligencia – al menos un tipo – en monos. Científicos de la Universidad de Wake Forest implantan chips en el cerebro especializadas en un conjunto de monos y esos monos entrenados para llevar a cabo un juego de coincidencia de imágenes. Cuando se activa el implante, se elevó su puntuación en un promedio de 10 puntos en una escala de 100. El implante hace que los monos sean más inteligentes.

Un humano con súper-capacidad

Ambas tecnologías para estimular la memoria y la inteligencia se encuentran en etapas muy tempranas, en estudios con animales pequeños solamente, y a años (o posiblemente décadas) de distancia del uso generalizado en seres humanos. Aún así, nos preguntamos – ¿qué sucede cuando es posible mejorar en el cuerpo humano y la mente?

El debate se ha iniciado ya, por supuesto. Oscar Pistorius tuvo que luchar duro para su inclusión en los Juegos Olímpicos. Muchos se opusieron asegurando que su prótesis de fibra de carbono le daba una ventaja competitiva. Él fue capaz – con la ayuda de médicos e ingenieros biomédicos – de hacer un caso convincente de que no le daban ninguna ventaja en la pista.

Pero ¿cuánto tiempo será eso cierto? ¿Cuánto tiempo hasta que tengamos prótesis (por no hablar de los medicamentos y las terapias genéticas) que hacen a los atletas mejor en su deporte?

Pero la cuestión es mucho más amplia que el deporte profesional. En otras áreas de la vida – de la mano de obra, en particular – la tecnología de mejora puede afectarnos a todos.

Cuándo es posible hacer que los seres humanos más inteligentes, más agudos, y más rápidos, ¿cómo nos afectan? ¿El efecto es mayoritariamente positivo, aumentando la productividad y la velocidad de la innovación humana? ¿O será simplemente otra presión para competir en el trabajo? ¿Quién será capaz de pagar estas tecnologías? ¿Habrá alguien que pueda tener su cuerpo, y lo más importante, su cerebro mejorado? ¿O solo los ricos tendrán acceso a estas mejoras?

Tenemos tiempo para considerar estas preguntas, pero debemos empezar. La tecnología se va colando en la vida, empezando por las personas con discapacidad. Y entonces, un día, nos despertaremos y nos daremos cuenta de que estamos haciendo algo más que restaurar la función perdida. Estamos mejorándola.

La tecnología sobrehumana está en el horizonte. Es hora de empezar a pensar en lo que esto significa para nosotros.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×