Tu hijo te sorprendió en un momento íntimo; ¿cuál es el siguiente paso?

Probablemente verte en la intimidad con tu pareja no traume a un niño para siempre, pero debes ser asertivo al explicar la situación
¿Cómo volver a tener sexo después de un bebé?
Autor: Ian Kerner | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ian Kerner es consejero sobre sexualidad y escribe acerca de sexo y relaciones para CNN Health. Lee más de él en su sitio web, GoodInBed.

(CNN) Es un momento que no todos los padres han experimentado, pero que muchos tememos: estás absorto en un encuentro apasionado con tu pareja, totalmente ajeno al sonido de los pasitos... hasta que es demasiado tarde.

¿Traumaste a tu hijo de por vida? No realmente pero, dependiendo de la edad del niño, podrías tener que explicar algunas cosas.

“Es común que alguien entre mientras tienes sexo. Es un buen ejemplo del por qué es importante tocar a la puerta antes de entrar y respetar siempre la privacidad de una persona”, dice el sexólogo Logan Levkoff.

“Pero antes de que le digas algo a tu niño, tienes que determinar qué fue lo que escuchó y vio, y si le interesa saber qué estaba ocurriendo”.

La forma de abordar estas preguntas o inquietudes dependerá de la edad de tu hijo. Por ejemplo, la mayoría de los expertos coincide en que los padres no deberían preocuparse por tener un encuentro íntimo cerca de su bebé.

“Muchas familias deciden dormir con sus bebés o tener a los bebés en su habitación”, explica la psicoterapeuta Jennifer Naparstek Klein. “Parece que no es dañino tener sexo mientras el bebé duerme o está cerca, en algún estado de conciencia. Los bebés no pueden procesar lo que los padres están haciendo, así que no tiene importancia para ellos”.

Y estas son las consideraciones para otras edades:

Niños de entre 1 y 3 años

Algunos pueden ser ajenos al sexo y otros podrían necesitar que los tranquilicen. “Los niños a veces piensan que algo violento o aterrador está ocurriendo y eso debe abordarse”, dice la terapeuta sexual Margie Nichols.

“Cuando mi hijo era pequeño, pensó que su padrastro me estaba 'lastimando' porque hacíamos ruido y aunque era muy tarde, podía escucharnos”.

Explícale que tú y tu pareja estaban teniendo un momento privado y que no se estaban haciendo daño y déjalo así a menos que tu niño tenga más preguntas.

Niños que van a la primaria

Los niños de esta edad tienen cierta curiosidad acerca del sexo, pero al mismo tiempo quieren evadir el tema.

“Sigue las indicaciones de tu hijo sobre qué tanto puede manejar”, sugiere Klein. “Si se sienten incómodos con la charla sobre sexo, déjala para después”.

Niños de entre 8 y 12 años

A esta edad, muchos saben lo que ocurre y hasta pueden proferir ruidosas expresiones de desagrado cuando estás teniendo sexo.

No obstante, es un momento excelente para inculcar en tu hijo la noción de que el sexo es una actividad privada y disfrutable que se lleva a cabo en las relaciones entre adultos, dice Nichols.

Adolescentes

“A los niños mayores a veces les parece gracioso saber que sus padres han tenido sexo, pero si es evidente gran parte del tiempo, puede provocarles incomodidad y ansiedad”, dice Klein.

“Los adolescentes pueden manejar mejor la idea de que sus padres son seres sexuales, pero en realidad no necesitan verlo. Pregúntale a cualquier adolescente: ellos mismos te dirán si desean siquiera pensar en sus padres en acción. Te prometo que la respuesta será no”.

Tranquilidad y prevención

Sin importar cómo elijas hablar de sexo, “debes permanecer tranquilo, no te alteres. Trata de evaluar lo que tu hijo está pensando y cuáles son las preguntas que no se ha atrevido a hacer, proporciona información adecuada y sé positivo ante el sexo”, dice Nichols.

Toma algunas precauciones para evitar que el hecho se repita: instala un cerrojo en la puerta de tu habitación, insta a los niños a tocar a la puerta, pon música suave o enciende la televisión para que haya ruido de fondo durante la noche y programa un “tiempo de privacidad para los padres” para que tu hijo sepa que no debe molestarte.

Pero no mantengas toda la intimidad tras puertas cerradas. “Ser cariñoso —no sexual— frente a tus hijos puede ser algo maravilloso”, dice Levkoff. “Los niños deben saber que hay amor físico e intimidad y somos el ejemplo de cómo expresarlos de forma saludable”. Así que bésense, abrácense, acurrúquense y tómense de la mano.

Otros temas sexuales

En la actualidad no sólo tienes que preocuparte por que tu hijo entre durante un momento privado, también podrías tener que explicar otras cosas encontradas dentro o fuera de la casa, como los juguetes sexuales, la masturbación o hasta la pornografía.

“En promedio, los niños ven pornografía a los 10 años. Está por todas partes y es un ingenuidad de tu parte pensar que tu niño no la verá”, dice la educadora en salud sexual, Amy Lang, del sitio web Birds + Bees + Kids.

Háblales acerca de la pornografía antes de que se topen con ella: "A veces la gente mira fotografías o videos de personas teniendo sexo. Esto se llama pornografía o porno. No es para niños y tu corazón y tu mente no están listos para ver cosas como esa. No estarás en problemas si lo haces, pero necesito asegurarme de que estés bien".

Ahora ve
Charlie Rose, señalado de acoso sexual
No te pierdas
×