Una médico salva a pacientes de un hospital durante el tornado en Oklahoma

Stephanie Barnhart logró poner a salvo a los pacientes del Centro Médico Moore antes de que el poderoso meteoro se aproximara
¿Cómo fue el paso del tornado en Oklahoma?
Autor: Jacque Wilson
(Reuters) -

Dentro de la sala de emergencias del Centro Médico Moore, en Estados Unidos, la médico Stephanie Barnhart monitoreó el clima toda la tarde. Una alerta de tornado estaba en vigor, pero eso era algo casi común durante esta época del año en Oklahoma.

La primera alerta de emergencia “código negro” se presentó poco antes de las 15:00 horas (local) de este lunes. La segunda notificó al equipo que un tornado había tocado tierra en la ciudad cercana de Newcastle, fue cuando Barnhart y su equipo entraron en acción.

Los médicos rápidamente llevaron a los 30 pacientes del hospital a una clínica en el centro del hospital. Utilizaron colchones y cobijas de camillas en el pasillo para cubrirse con la esperanza de prevenir lesiones en la cabeza.

Durante 15 a 20 minutos, esperaron ansiosamente, mientras veían en la televisión como el tornado se movía dentro de 3.2 kilómetros de su ubicación.

Luego se fue la luz.

“Lo escuchábamos, y sabíamos que venía por nosotros”, recuerda Barnhart.

El tornado arrasó 27 kilómetros del centro de Oklahoma. Al menos 24 personas murieron, incluidos nueve niños, según la oficina del forense del estado.

El segundo piso del hospital fue reducido a escombros. Postes de luz y otros objetos de las calles fueron arrojados a través de las paredes de la planta baja. Automóviles, incluido el de Barnhart, ahora están apilados de cabeza y hacia los lados en el estacionamiento. Parece un depósito de chatarra.

“Es bastante sorprendente que salimos vivos”, dijo Barnhart al médico Sanjay Gupta, de CNN.

Una de las mayores preocupaciones en un tornado es la metralla, dice Gupta. Un objeto suelto o cualquier cosa que se rompa por la fuerza de los vientos de una tormenta puede causar una lesión penetrante y potencialmente mortal.

Al ver la destrucción, es difícil creer que algunos pacientes salieran del centro médico sin un rasguño. Los colchones y cobijas ayudaron a protegerlos de lo peor de la tormenta.

Acurrucada dentro del hospital, Barnhart dice que no se percató de cuánto daño había causado el tornado hasta que salió y vio el boliche del otro lado de la calle; o vio dónde solía estar el boliche.

Barnhart, de 34 años, era un pequeño manojo rubio de esperanza. Llamó a su esposo tan pronto como pudo tener recepción de celular después de que el tornado pasó para decirle que lo amaba. Dice que realmente no estaba preocupada por su seguridad durante la tormenta, sino que estaba preocupada por sus amigos y familiares; quienes afortunadamente están bien.

“Hemos sido bendecidos por eso. Sé que hay muchas familias que han sido devastadas por esto, y definitivamente oramos por ellos”, dice.

Barnhart regresó a trabajar la noche de este lunes en otro hospital del área, donde los pacientes del Centro Médico Moore fueron evacuados después de que el tornado pasó.

Recibió muchos agradecimientos por su rápido pensamiento, pero dice que es difícil llevarse el crédito.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Solo hacía mi trabajo, y sabía lo que tenía que hacer”, dice. “Jesús fue el que nos ayudó y nos salvó, y sé que estaba con nosotros”.

Danielle Dellorto de CNN contribuyó con esta historia.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×