Cómo sobrevivir a una relación si tu pareja no quiere 'salir del clóset'

El proceso de revelar la sexualidad públicamente es distinto para cada persona y se desarrolla en grados variables
gay couple pareja homosexual
gay couple pareja homosexual  gay couple pareja homosexual
Autor: Ian Kerner | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ian Kerner, un consejero sexual y autor de bestsellers del New York Times, escribe sobre sexo y relaciones para CNNHealth. Lee más sobre estos temas en su sitio en inglés Good in Bed

(CNN)— Entre los desfiles de celebración del Mes del Orgullo y el incremento en los llamados a la igualdad en el matrimonio, parecería que para la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero las cosas están mejorando efectivamente.

Pero, ¿qué pasa si estás en una relación con una persona que no se siente cómoda con revelar su identidad sexual? ¿Acaso el deseo de mantener tu sexualidad en privado genera tensión o puede una pareja LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) tener éxito aún cuando uno de los miembros no está listo para revelar su sexualidad? Recientemente pedí a algunos de mis colegas su opinión sobre el asunto.

“En la mayoría de las parejas LGBT que conozco, ambos salieron del clóset, aunque en grados variables”, dijo el psicoterapeuta Israel Martínez, quien se especializa en terapia para personas LGBT. “Uno de los miembros podría haber revelado sus preferencias a sus familiares, pero no a sus compañeros de trabajo; el otro salió en ambos casos, pero le avergüenza tomar de la mano a su pareja en público, por ejemplo”.

Eso tal vez no siempre sea un problema para las parejas, pero el que uno de los miembros de la pareja no reconozca ser homosexual ciertamente puede ser un problema.

“En mi experiencia, el miembro de la pareja que es más abierto tiende a pensar que su pareja que sigue en el clóset es menos sana emocionalmente”, explicó Gordon Powell, psicoterapeuta de Nueva York. “Mientras tanto, la persona que sigue en el clóset puede sentirse juzgada y criticada”.

Esos sentimientos pueden persistir y crear tensión hasta para las parejas más felices. “Si la pareja está en el clóset a causa de uno de los miembros, esa persona a menudo sentirá culpa, ansiedad y miedo al abandono”, agregó la terapeuta sexual, Margie Nichols. “La persona más abierta puede sentir ira y finalmente distanciarse y desconectarse de la relación”.

Existen varias razones por las que uno de los miembros de una pareja puede no sentirse cómodo al revelar su sexualidad: “He visto que la mayoría de las parejas usualmente piensan de forma parecida (...) En las parejas en las que no es así, usualmente uno de los compañeros proviene de una familia sumamente religiosa o presenta un nivel inusualmente alto de homofobia interiorizada o una identidad gay insegura”, dijo el terapeuta Dennis Holly.

El pasado de una persona puede revelar la clave de la necesidad de permanecer en el clóset.

“Cuando trato a parejas, siempre tomo en consideración sus antiguas relaciones, sus sentimientos y su niñez”, dijo la psicoterapeuta, Lois Horowitz. “Las personas LGBT que fueron víctimas de agresión en la escuela o en su familia, por ejemplo, tienden a interiorizar una identidad estigmatizada en una etapa temprana del desarrollo y pueden llegar a la adultez en conflicto con sentimientos de vergüenza y ansiedad”.

Esto puede provocar una homofobia interiorizada que puede tener efectos duraderos cuando esa persona se involucra en una relación.

“En general, cuando la pareja no ha salido, ambos miembros se sienten invisibles, anulados como personas y como pareja”, dijo Nichols. “Hace que la relación se parezca menos a una relación del sexo opuesto. De alguna forma parece que la invisibilidad es un acuerdo tácito de que hay algo por qué estar avergonzados, que la sociedad tiene razón: que nuestras relaciones son defectuosas, igual que nosotros’”.

No sorprende que las relaciones sean difíciles para alguien que no se siente cómodo al enfrentar su identidad sexual.

“Es más difícil seguir en el clóset cuando eres parte de una pareja porque es más difícil ocultarte”, explicó la psicoterapeuta Sheila Bloom Josephson. “Si eres una mujer soltera, vas con tu familia para pasar las fiestas y cuando tus padres te preguntan si has conocido a algún hombre agradable, puedes simplemente decir: 'No'. Pero si llevas a una compañera contigo, le estás dando a entender más claramente a tu familia que eres lesbiana”.

Entonces, ¿qué deberías hacer si estás en una relación con una persona que sigue en el clóset? El primer paso es recordar que salir es un proceso continuo y no un evento único, dijo la psicoterapeuta Kathleen Del Mar Miller. Reconoce que el proceso de tu pareja puede ser muy distinto al tuyo, y eso está bien.

Para la persona que no quiere reconocer su orientación sexual en público puede ser de ayuda expresar sus preocupaciones. “Puede haber razones muy convincentes por las que alguien no sale y es responsabilidad de su pareja darse cuenta de eso y entenderlo, no simplemente culparlo”, dijo Josephson.

El psicoterapeuta Joe Kort coincide. “Reto a las parejas a que enfrenten sus temores a salir”, dijo.  “¿Su familia o amigos realmente les dan a entender que no los aceptarán o es la homofobia interior la que habla? ¿En realidad están en riesgo de que los demás los juzguen y los rechacen? Si es así, pueden trabajar juntos como pareja para proteger y aislar su relación de las amenazas externas”.

Martínez agregó: “Una vez que identifiquen los problemas potenciales que causa el que uno de los miembros de la pareja siga en el clóset, pueden determinar si para la relación es necesario que salga o si hay alguna forma alterna de pensar, actuar o sentir que pueda ayudar a cubrir esas necesidades. Por ejemplo, recientemente trabajé con una pareja en la que uno de los miembros nunca le diría a su familia que es gay porque culturalmente no toleran a los homosexuales”, dijo. “El otro compañero tenía problemas con eso porque se sentía excluido de la familia y su pareja solo lo presentó como un ‘amigo’”.

Sin embargo, Martínez dijo que “él finalmente pudo satisfacer su necesidad de sentirse incluido en la familia al prestar más atención a las cariñosas cartas que recibía de los hijos de su pareja, a las palabras de afecto de la madre de su pareja y a las invitaciones que le enviaban para que asistiera a eventos exclusivamente familiares del hermano de su pareja”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Al visualizar que tú y tu pareja son un equipo, pueden trabajar juntos para enfrentar las complejidades que implica salir del clóset —o no— y dar prioridad a su relación.

En este artículo solo se expresa la opinión de Ian Kerner.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×