Florida emite una advertencia sobre la amiba que 'come' el cerebro

El Departamento de Salud del estado lanzó la advertencia después de que dos niños contrajeran el parásito en el sur de Estados Unidos
zachary
zachary reyna, florida, niño que contrajo la amiba comecereb  zachary
Autor: Jen Christensen y Jaque Wilson
(Reuters) -

Mientras que Zachary Reyna, de 12 años, lucha por su vida contra un parásito que come el cerebro, el Departamento de Salud de Florida en Estados Unidos emitió una advertencia para los nadadores.

Las temperaturas altas del agua y los niveles bajos de agua ofrecen el lugar de reproducción perfecto para esta amiba rara, llamada Naegleria fowleri, dijeron los funcionarios. Advirtieron al público “…tener cuidado al nadar, saltar o echarse un clavado en agua dulce” con estas condiciones.

La familia de Zachary dijo al filial de CNN, WBBH-TV, que el niño hacía kneeboarding (esquiar en el agua sobre una tabla en la que pones las rodillas) con sus amigos en una zanja llena de agua por su casa el 3 de agosto. Durmió todo el día siguiente.

Zachary es un estudiante activo de primero de secundaria, dijo su familia, así que dormir tanto era inusual. Su madre lo llevó al hospital inmediatamente. Tuvo una cirugía en el cerebro, y los médicos le diagnosticaron meningoencefalitis amebiana primaria, según la WWBH. La familia dijo que actualmente está en la unidad de cuidados intensivos en el Hospital Infantil Miami en Estados Unidos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron que han estado en contacto con los médicos de Zachary y le dieron el mismo medicamento experimental antiamiba que se utilizó recientemente para tratar a Karli Hardig, también de 12 años, en Arkansas, Estados Unidos.

La niña de Arkansas es solo la tercera persona en los últimos 50 años en sobrevivir a este parásito mortal. La familia de Zachary espera que él se convierta en el número cuatro.

“Es fuerte”, dijo a WWBH su hermano Brandon Villareal. “Es realmente, realmente fuerte”.

Contraer la Naegleria fowleri es extremadamente raro; entre 2001 y 2010, solo hubo 32 casos reportados en Estados Unidos, según los CDC. La mayoría de los casos se presentó en el sureste del país.

Los casos casi siempre son mortales, pero la condición de Kali le da a la familia Reyna algo de esperanza.

La niña de Arkansas contrajo el mismo parásito hace un par de semanas y estaba en la unidad de cuidados intensivos en el Hospital Infantil Arkansas en Little Rock.

Está en rehabilitación, lo que “realmente es una gran señal para ella”, dijo el vocero del hospital, Tom Bonner, este martes. Está catalogada como una persona en buenas condiciones.

Kali mostró tanto progreso que ahora puede firmar su nombre, dijo a Bonner su madre, Traci Hardig. Kali aún no puede hablar debido a un dolor en la garganta que tiene por el respirador y el aturdimiento en general que siente por los medicamentos, dijo Bonner.

La amiba Naegleria fowleri se encuentra en las aguas termales y en el agua dulce, más a menudo en el sureste de Estados Unidos. La amiba entra al cuerpo a través de la nariz y viaja al cerebro. No hay peligro de infección al beber agua contaminada, informaron los CDC.

“Esta infección es una de las más graves que conocemos”, dijo el médico Dirk Haselow, del Departamento de Salud de Arkansas, al filial de CNN, WMC-TV, sobre el caso de Kali. “El 90% de las personas que la contraen mueren”.

El médico Sanjiv Pasala, uno de los que atienden a Kali, dijo que los especialistas inmediatamente comenzaron a tratar a la niña con Impavido, un medicamento experimental antiamibas que recibieron directamente de los CDC.

También redujeron la temperatura de la chica a 33.8 grados centígrados. Los médicos utilizaron esa técnica en algunos casos de lesiones cerebrales como una forma de preservar el tejido cerebral sin daños.

Hace varias semanas, los médicos revisaron el líquido cefalorraquídeo de la niña y no pudieron encontrar ninguna presencia de la amiba.

El Parque Acuático Willow Springs en Little Rock es la fuente más probable de la infección de Kali, dijo el Departamento de Salud de Arkansas. Otro caso del mismo parásito se reportó en 2010 y posiblemente estuvo vinculado con Willow Springs, un lago de fondo de arena de tres acres, alimentado por un manantial.

“Con base en la aparición de dos casos de esta infección rara en asociación con el mismo cuerpo de agua y las características únicas del parque, el Departamento de Salud de Arkansas pidió al propietario de Willow Springs que cerrara voluntariamente el parque acuático para asegurar la salud y seguridad del público”, dijo el Departamento de Salud.

El sitio web de Willow Springs dice que su agua tiene un pH balanceado, está químicamente tratada, clorada y es monitoreada rutinariamente por el Departamento de Salud.

Los primeros síntomas aparecen entre uno y siete días después de la transmisión de la amiba, incluidos dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez en el cuello, de acuerdo con los CDC.

“Los síntomas posteriores incluyen confusión, falta de atención a las personas y al entorno, pérdida de equilibrio, convulsiones y alucinaciones”, se dice en el sitio web de la agencia. “Después del comienzo de los síntomas, la enfermedad progresa rápidamente y usualmente causa la muerte dentro de uno a 12 días”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Aquí están algunos consejos de los CDC para ayudar a reducir el riesgo de transmisión:

  • Evita nadar en agua dulce cuando la temperatura del agua es alta y el nivel del agua es bajo.
  • Mantén tapada la nariz o utiliza pinzas para la nariz.
  • Evita remover el sedimento mientras caminas por áreas con agua dulce templada y poco profundas.
  • Si irrigas, lavas o enjuagas tus senos nasales (por ejemplo, con un rinocornio), utiliza agua que fue destilada o esterilizada.

John Bonifield y Caleb Hellerman de CNN contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Una camioneta atropella a varios peatones en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×