Una familia de Ohio demanda a hospital por tirar a la basura riñón donado

Una enfermera que limpiaba una habitación tiró por error el órgano a la basura, lo que demoró el trasplante por tres meses
WNWO
Hospital-Toledo-WNWO  WNWO
Autor: John Bonifield
(Reuters) -

Un hombre de Ohio buscaba salvar la vida de su hermana mayor donándole uno de sus riñones, un sacrificio de su parte que terminó en vano hace un año cuando una enfermera por error tiró el riñón a la basura.

Paul Fudacz Jr. y su hermana Sarah afirman que el Centro Médico de la Universidad de Toledo, en Ohio, "arruinó totalmente" su cirugía de trasplante de riñón.

El centro médico afirmó la semana pasada que "ha trabajado duro para aprender de este incidente" y se disculpó con la familia.

Pero el martes de la semana pasada el hospital pidió que una demanda en su contra fuera desechada y negó los cargos de negligencia grave e incumplimiento de los estándares aceptables de atención médica.

La demanda civil sostiene que el riñón de Paul Fudacz fue considerado totalmente compatible para su hermana de 24 años, que sufría de insuficiencia renal en etapa terminal.

Durante la cirugía del hermano el 10 de agosto de 2012, el riñón fue puesto dentro de una máquina hasta que pudiera ser movido al cuarto de su hermana, donde tendría su cirugía.

Sin embargo, una enfermera acababa de regresar de comer, se puso a limpiar el lugar y creyó que el riñón ya se encontraba en el cuarto de Sarah, por lo que tiró lo que tenía dentro la máquina, de acuerdo con la demanda.

Aunque el riñón fue luego recuperado, ya no pudo ser usado debido a que había estado en contacto con otro material infectado y con equipo médico no esterilizado, alega la familia Fudacz.

Sarah requirió de más diálisis y otras cuatro cirugías antes de que recibiera otro riñón tres meses después, según la demanda.

"Al compararse con el riñón de Paul Jr., el nuevo riñón de Sarah es menos compatible, de calidad más baja", y tiene un más alto riesgo de rechazarlo con el tiempo, se afirma en la demanda.

Los padres de ambos también afirman que sufrieron de angustia emocional, así como daños a su relación familiar o pérdida de su relación familiar.

Pero el fiscal general de Ohio afirma que los padres de hijos adultos no pueden hacer tal afirmación de que han perdido su relación familiar.

Cada uno de los ocho miembros de la familia Fudacz, incluyendo otros cuatro hermanos, buscan una compensación de 25,000 dólares.

El doctor Jeffrey Gold, vicepresidente ejecutivo de asuntos de salud del Centro Médico de la Universidad de Toledo, dijo que la universidad "continúa expresando el pesar que sentimos por haberse producido este desafortunado incidente. Nos disculpamos sinceramente".

"Mientras que las realidades legales de esta situación son complejas y están en curso, hemos trabajado duro para aprender de este incidente y hemos extendido las lecciones ampliamente para intentar que los hospitales y los programas de trasplante sean más seguros en todo el país".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Luego del incidente, el hospital suspendió temporalmente su programa de donación de riñones, pero ya se han reanudado las cirugías.

La enfermera involucrada en el incidente se retiró del hospital. El cirujano a cargo del trasplante ya no dirige el programa de trasplantes de riñón, pero sigue realizándolos y sigue siendo un profesor, según el Centro Médico de la Universidad de Toledo.

Ahora ve
Algunas empresas 'hicieron su agosto' por el eclipse, pero también hay pérdidas
No te pierdas
×