Helene Gayle, la CEO que intenta eliminar la pobreza del mundo

Es la primera mujer afroamericana en dirigir CARE USA, una organización altruista que combate la pobreza
Una ‘hada madrina’ para madres en pobreza
Autor: Sheena McKenzie e Isha Sesay | Otra fuente: 1

Nota del editor: La serie especial, Leading Women, te conecta con mujeres extraordinarias de nuestro tiempo. Cada mes, conocemos a dos mujeres en la cima de su campo, al explorar sus carreras, vidas e ideas.

(CNN)—Helene Gayle debe ser una de las pocas directoras ejecutivas que sueña con un mundo en el que su trabajo no exista.

De hecho, la presidenta de una de las mayores organizaciones altruistas contra la pobreza en el planeta (CARE USA) probablemente preferiría que no existiera la necesidad de su organización en lo absoluto.

Sin embargo, en cualquier día habrá un desastre humanitario que se despliegue en todo el mundo; desde la violencia en Somalia, hasta las inundaciones en Pakistán y las armas químicas en Siria. Y todas ellas necesitan de CARE.

“Siempre decimos en CARE que nos encantaría ver si podemos sacarnos del negocio”, dijo Gayle de 58 años.

“Si CARE no necesita existir como tal dentro de 20 años, que así sea. Pero creo que es seguro decir que todavía habrá una necesidad de alivio en este mundo; todavía habrá un país inestable o un ambiente frágil”.

El negocio del altruismo

Desde que comenzó hace más de 60 años con organizaciones altruistas estadounidenses que enviaban paquetes de comida a los sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, CARE International (del cual CARE USA es un miembro) se convirtió en una de las mayores organizaciones de ayuda en el mundo, con 10,000 personas que trabajan en aproximadamente 80 países.

El año pasado la organización altruista ayudó a más de 83 millones de personas en todo el mundo; y fue clasificado como la séptima mejor ONG en el planeta en 2013.

Es una operación enorme, y una que Gayle (una de las “100 mujeres más poderosas”, según la revista Forbes) ha dirigido desde 2006.

“Mientras más analizas la salud y las desigualdades de salud, te percatas que mucho de esto no se debe a una enfermedad en particular; en realidad, se vincula a cuestiones sociales subyacentes como pobreza, desigualdad, falta de acceso al agua potable y viviendas”, dijo.

“Y todas estas son cosas en las que nos enfocamos en CARE”.

Mujeres del mundo

Cuando la expediatra Gayle se unió a CARE hace siete años, se convirtió no solo en la primera mujer en dirigir la organización, sino en la primera persona de origen afroamericano en hacerlo.

Aunque ser una mujer afroamericana en un ambiente de negocios usualmente dominado por hombres blancos no ha obstaculizado su carrera, todavía es algo de lo que está muy consciente.

“Cuando entro a una sala que está llena de hombres blancos, estoy afuera de ese club. Eso a veces es una experiencia intimidante”, dijo.

“Pero creo que en todas partes a las que he llegado es porque he trabajado duro. Tengo la experiencia, tengo las credenciales; continúo sin tomar nada de eso por sentado”.

Quizá no es sorprendente que Gayle ahora haya hecho a los derechos de las mujeres parte de un gran enfoque en CARE.

“Sabemos que si educas a una niña, como dice el dicho, educas a una nación”, dijo Gayle.

“Esa niña se casará después, tendrá menos niños, es más propensa a ganar un ingreso y es más probable que ese ingreso sea reinvertido en la familia para que la familia se beneficie”.

Espíritu de la década de 1960

Al crecer en Nueva York, Estados Unidos, la madre de Gayle, quien era una trabajadora social fue una gran influencia en su carrera.

“Crecí en un tiempo en la década de 1960 en la que ocurrían muchos cambios sociales; el movimiento de los derechos civiles, el movimiento de las mujeres, el antiapartheid”, dijo.

“Mi madre realmente nos dio ese sentido de retribuir a la comunidad. Decía ‘tienes un buen cerebro, y una boca grande, utilízala’”.

Gayle no decepcionó: trabajó durante más de tres décadas en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), y la Fundación Bill y Melinda Gates, donde se enfocó en la investigación en contra del VIH/sida.

“Solo hace algunos años, menos del 1% de las personas que necesitaban tratamiento (para el VIH) tenían acceso a este y ahora subió a un 55% y continúa en aumento”, dijo.

“Ahora estamos en camino de eliminar completamente la transmisión de VIH globalmente”.

Donde hay voluntad...

La oficina de Gayle está llena de títulos universitarios honorarios y premios de Desmond Tutu y Barack Obama.

Señala una fotografía de sí misma con Nelson Mandela en un viaje con el exsecretario de salud de Estados Unidos a Sudáfrica; una experiencia que describe como “eléctrica”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Pero entre los elogios intelectuales, Gayle permanece enfocada en logros sencillos como la educación, el acceso a agua potable y vivienda.

“Creemos que es posible eliminar la pobreza extrema en el próximo par de décadas. Sabemos qué se necesita hacer y tenemos las herramientas”, dijo, y añadió: “¿Pero tenemos la voluntad como comunidad mundial para hacerlo?”.

Ahora ve
¿Por qué estos gatos se han vuelto guardianes de una tumba en Colombia?
No te pierdas
×