Los hispanos tienen acceso limitado a atención médica mental en EU

La comunidad hispana no busca ayuda profesional en este sector frecuentemente y no siguen un tratamiento profesional
psychiatrist psiquiatria psicologia hispanic  .
Autor: Cindy Y. Rodriguez
(Reuters) -

Gracias al régimen de salud impulsado por el presidente Barack Obama, conocido como Obamacare, aproximadamente 6 millones de latinos en Estados Unidos que actualmente no tienen seguro, tendrán acceso a cuidados de la salud costeables a partir del 1 de enero de 2014, incluidos los tratamientos de salud mental y abuso de sustancias.

Pero algunos expertos dicen que no será suficiente para alentar a los hispanos con enfermedades mentales a buscar ayuda.

En 2011, el 15.9% de los adultos hispanos reportaron tener una enfermedad mental el año anterior, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas y Salud de Estados Unidos. Pero miles en esta población a menudo siguen sin un tratamiento profesional de salud mental, según estudios del gobierno de ese país.

Latinos, entre los más infelices en EU

La cuestión más problemática para la comunidad latina es el temor a ser estigmatizados por enfermedades mentales, dicen los expertos. Menos de uno de cada 11 hispanos con trastorno mental contacta a un especialista en salud mental, y menos de uno de cada cinco recurre a un profesional de la salud en general, según la Oficina de Minorías y Relaciones Nacionales de la Asociación Americana de Psiquiatría en Estados Unidos (APA, por sus siglas en inglés).

Al reconocer un problema de salud mental, los latinos tienden a recurrir a su comunidad, familia, curadores tradicionales y/o iglesia para buscar ayuda, según la APA. Como resultado, los hispanos a menudo confunden la depresión con nervios, el cansancio o una dolencia física, y ven el problema como temporal.

También faltan servicios que atiendan a esta población.

“Lo que empeora todo es tener muy pocos líderes latinos en la fuerza laboral de la salud mental”, dijo Henry Acosta, exdirector ejecutivo del Centro Nacional de Recursos para la Salud Mental Hispana de Estados Unidos. Menos del 25% de los profesionales de salud mental es parte de una minoría, según la APA.

“La mayoría no es bilingüe y la administración no aplica estrategias culturalmente relevantes”.

Acosta lo sabe por experiencia. Después de atestiguar el asesinato de un amigo suyo en Nueva Jersey, vivió una grave depresión y lo peor es que sus compañeros de preparatoria lo calificaban de “loco”.

“Cuando tenía 16 años, intenté suicidarme”, dijo Acosta, quien ahora tiene 44 años. “Los latinos siempre escuchan que tienen que ser independientes cuando tienen problemas, o incluso rezar. Pero si tienes un desequilibrio químico, la oración no te ayudará”.

Uno de sus peores recuerdos es traducir para sus padres en la sala de psiquiatría, porque solo sabían español. “Deseaba que el hospital tuviera traductores o incluso alguien que nos entendiera culturalmente”, dijo Acosta.

Eventualmente, Acosta superó su enfermedad mental, entró a la universidad, se graduó en Psicología y se volvió trabajador social. Desde entonces trabaja para cambiar la perspectiva de los latinos sobre temas de salud mental y mejorar el sistema de salud, con la esperanza de que otros no tengan que pasar por lo que él vivió.

“La situación para los hispanos en este país solo empeorará, a menos que el sistema cambie”, dijo Acosta.

Según el Centro Nacional de Recursos para la Salud Mental Hispana, los hispanos son un grupo con alto riesgo de depresión, abuso de sustancias y ansiedad. Aproximadamente uno de cada siete latinos ha intentado suicidarse. Los adultos y jóvenes hispanos también lidian con factores únicos de estrés, como la inmigración y la aculturación, según la Asociación Médica Americana de Estados Unidos (AMA, por sus siglas en inglés).

“Los latinos están sobrerrepresentados en la industria de los servicios y estos recibieron un duro golpe en la recesión”, dijo Acosta. “'No llegar a fin de mes' definitivamente es un factor de estrés”.

Para muchos latinos mayores, la aculturación es abrumadora. Sus valores tradicionales y creencias a menudo están en conflicto con la nueva cultura, o pueden carecer de apoyo familiar y enfrentar barreras de idioma. Además, la juventud hispana tiene mayor riesgo de estrés emocional debido a la presión de adoptar rápidamente los valores de su nueva cultura, mientras experimentan desigualdad, pobreza y discriminación.

Según la AMA, la juventud hispana tiene muchos de los mismos problemas emocionales creados por la marginalización y discriminación, pero sin la fuerza de identidad y valores tradicionales de sus padres. 

“Cuando trabajaba en una clínica en Nueva York, veía a una familia puertorriqueña que se preocupaba cada vez más por su hijo de 21 años (...) Dijeron que tenía problemas de los nervios”, dijo Luis H. Zayas, decano de la escuela de trabajo social en la Universidad de Texas, en Estados Unidos.

El joven eventualmente fue diagnosticado con esquizofrenia.

“Pudimos explicarle a la familia la gravedad de la situación. Era una cuestión de ayudarles a entender que la esquizofrenia de su hijo era una enfermedad mental del cerebro. Teníamos que evitar criticar, evitar juicios peyorativos y asegurarles que no fallaron como padres”.

Zayas dijo que parte del problema es que la salud mental y los principales sistemas de salud están separados, y cómo se presentan a los latinos.

“He trabajado con migrantes indocumentados que me pedían 'consejo', sabiendo que lo que estaban solicitando eran servicios de salud mental”, dijo Zayas. “Podríamos reducir el estigma significativamente (...) Se trata de cómo se los presentamos”.

En la última década, la población latina en Estados Unidos (ahora 53 millones de personas) ha aumentado casi un 40%, y se espera que conforme cerca de un tercio de los habitantes de ese país para el año 2050.

Obamacare ayudará a financiar nuevas clínicas y centros comunitarios en ciudades con gran población hispana en todo el país, lo que les permitiría buscar cuidado de salud mental a un bajo costo o gratuitamente.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“El cambio no ocurrirá de la noche a la mañana, pero creo que la clave es educar a la población actual e, incluso más, motivar a la juventud latina interesada en el sector de la salud”, dijo Acosta.

“La mayoría de las veces tenemos nuestras propias respuestas, pero si hubiera tenido a alguien que entendiera de dónde vengo, eso hubiera hecho una diferencia incluso mayor”, agregó.

Ahora ve
Zimbabwe vive horas de júbilo tras la histórica renuncia de Robert Mugabe
No te pierdas
×