La bebé con la cura funcional del VIH sigue libre del virus

A sus dos años y medio, la niña lleva media vida sin tomar antirretrovirales, luego de recibir altas dosis de medicamento justo al nacer
virus sida vih
hiv virus  virus sida vih
Saundra Young
Autor: Saundra Young
(Reuters) -

Solo unas horas después de su alumbramiento, una bebé que nació con VIH en Mississippi, Estados Unidos, recibió altas dosis de tres medicamentos antirretrovirales. Dos años y medio después, los médicos constatan que la pequeña todavía no tiene evidencia del virus en su sangre, a pesar de que ya no recibe medicamentos.

El caso de la niña, cuyo nombre no se ha dado a conocer para proteger su privacidad, podría cambiar todo en la respuesta al virus que causa el sida, y ocurrió casi por accidente.

La madre de la niña no recibió cuidado prenatal y no había sido diagnosticada con VIH hasta poco antes del parto, según un reporte del caso publicado esta semana en la revista New England Journal of Medicine.

“No tuvimos la oportunidad de tratar a la madre en el embarazo como nos hubiera gustado hacerlo para prevenir la transmisión al bebé”, dijo la médico Hannah Gay, una pediatra especialista en VIH en el Centro Médico de la Universidad de Mississippi.

Los médicos le administraron los medicamentos antirretrovirales 30 horas después del nacimiento, con la esperanza de controlar el virus. Después de un par de días, Gay confirmó que la niña tenía VIH. Dijo que la bebé probablemente lo contrajo en el útero.

La bebé recibió medicamentos antirretrovirales durante los primeros 15 meses de su vida. A los 15 meses, su madre dejó de administrarle el medicamento (por una razón no especificada), dijo Gay. La niña no ha recibido ningún medicamento antirretroviral desde ese momento, según el reporte.

En marzo, los investigadores anunciaron que la niña era la primera en estar “curada funcionalmente” de VIH. Una cura funcional es cuando la presencia del virus es tan pequeña, que no es necesario recibir tratamiento de por vida y las pruebas clínicas estándar no pueden detectar el virus en la sangre.

Gay dijo a CNN que el momento de la intervención (que fue antes del diagnóstico de VIH en la bebé) puede merecer “más énfasis que los medicamentos en particular o la cantidad de medicamentos utilizados”.

“Esperamos que en los estudios futuros se muestre que la institución muy temprana de terapia efectiva tendrá este mismo resultado consistentemente”, dijo.

Exposición de alto riesgo

En marzo, la inmunóloga Katherine Luzuriaga, quien trabajó de cerca con Gay, dijo a CNN: “Pudimos documentar concluyentemente que la bebé tenía VIH y después de un periodo de tratamiento pudo seguir sin tratamiento y sin tener un repunte viral”.

Los investigadores han sabido durante mucho tiempo que tratar tempranamente a las madres con VIH es importante.

El 100% de las madres con VIH transmiten los anticuerpos contra el VIH a sus bebés en el embarazo o parto. Sin tratamiento, solo el 30% de las madres transmiten el virus, pero con tratamiento, el virus se transmite al bebé en menos del 2% de los casos, explicó Luzuriaga a CNN.

Los recién nacidos son considerados como de alto riesgo si el nivel viral de las madres no está bajo control o si se les diagnostica VIH cuando están cerca de dar a luz, ya que la carga viral es mayor.

Actuar rápidamente para suprimir el virus

Normalmente, estos bebés recibirían medicamentos antivirales en dosis preventivas durante seis semanas para prevenir la transmisión, y después comenzarían la terapia si se diagnostica el VIH.

Los investigadores dijeron que el caso de Mississippi puede cambiar esa práctica, porque destaca el potencial para una cura con el tratamiento antirretrovírico temprano, o TAR.

El TAR es una combinación de al menos tres medicamentos utilizados para suprimir el virus y detener la progresión de la enfermedad. Pero no mata al virus. Las pruebas mostraron que el virus en la sangre de la bebé de Mississippi disminuyó gradualmente y alcanzó niveles indetectables después de 29 días del tratamiento inicial.

La viróloga Deborah Persaud, en el Centro Infantil Johns Hopkins, en Estados Unidos, fue la autora principal de un primer reporte sobre este caso que fue presentado en una conferencia. El tratamiento temprano probablemente llevó a la cura de la bebé, dijo.

“La terapia antiviral temprana en los recién nacidos que comienza pocos días después de la exposición puede ayudar a los bebés a eliminar el virus y lograr la remisión a largo plazo sin tratamiento de por vida, al prevenir desde el inicio que se formen depósitos virales”, dijo Persaud.

Persaud y Luzuriaga son parte de un grupo de investigadores que trabaja para explorar y documentar los posibles casos pediátricos de cura del VIH. El grupo fue financiado por una beca de amfAR, la Fundación para la Investigación del Sida en Estados Unidos, y los Institutos Nacionales de Salud de ese país.

La médico Rowena Johnston, vicepresidenta y directora de investigación de amfAR, dijo que es “imperativo que conozcamos más sobre el sistema inmunitario de un recién nacido, cómo se diferencia del de un adulto y qué factores hicieron posible que la bebé se curara”.

El médico Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en los Institutos Nacionales de Salud, dijo en marzo que estaba entusiasmado por los resultados. “La mejor forma de eliminar el virus o permitir que el sistema inmunitario suprima el virus residual es tratar a alguien tan pronto como sea posible después de la transmisión, para impedir que las reservas sustanciales del virus se afiancen”.

“Al mismo tiempo, previenes que el sistema inmunitario se dañe gravemente por la réplica continua del virus durante un periodo extenso”, dijo. 

El paciente de Berlín

Los investigadores dicen que el único otro caso documentado de una cura funcional de VIH es el de Timothy Brown, conocido como el “paciente de Berlín”. En 2007, Brown, un estadounidense con VIH que vivía en Alemania, luchaba contra la leucemia y el VIH cuando se sometió a un trasplante de médula ósea que no solo curó su cáncer sino también el VIH.

En una entrevista en 2012, Brown le dijo al médico Sanjay Gupta, el corresponsal médico de CNN, que seguía libre de VIH. “Me han examinado en todos los lugares posibles (...) Mi sangre ha sido analizada por muchas, muchas agencias. Tuve dos colonoscopias para ver si podían encontrar VIH en mi colon, y no han podido encontrar nada”, dijo Brown, quien ahora vive en San Francisco, Estados Unidos.

Pero el caso de Brown es raro.

Y el procedimiento, que es extremadamente peligroso, no funcionaría en la mayoría de los pacientes porque la médula ósea que recibió tenía una mutación genética especial que hizo que las células madre fueran naturalmente resistentes al virus.

Los investigadores dijeron a CNN que solo el 1% de los caucásicos (en su mayoría europeos del norte) y ningún afroamericano o asiático tiene esta mutación particular.

En junio, cinco años después de que fuera “curado”, surgieron reportes de que se habían encontrado “rastros” del virus en la sangre de Brown. Algunos expertos en VIH dijeron que eso no importaba, que estaba curado. Otros especialistas creen que Brown experimentó lo que se llama una cura “esterilizante”, lo que significa que el virus fue eliminado completamente del cuerpo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Las pruebas clínicas rutinarias en la bebé de Mississippi continúan.

“Formamos una hipótesis (que) impulsa el diseño de nuevos estudios y pruebas clínicas que nos ayudarán a responder la pregunta de que si al intervenir muy temprano podremos tratar a los niños durante un tiempo y después quitarles la terapia”, dijo Luzuriaga.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×