La ciencia detrás de tu adicción y obsesión con las series de televisión

Algunos investigadores intentan explicar por qué no puedes despegarte de esa serie y siempre quieres más
adicto tv television adiction  .
| Otra fuente: CNNMéxico

Confiesa. Encontraste un 'maratón' de Hannibal el sábado y te quedaste en el sofá toda la tarde. Contrataste Netflix y presionaste "ver siguiente" hasta terminar la primera temporada de House of Cards. Descargas la siguiente temporada de Walking Dead y la ves en bloques de tres capítulos por sesión.

Eres un teleadicto. Y no eres el único.

Recientemente se dio a conocer que solo uno de cada cuatro televidentes se siente culpable por la costumbre de ver dos o hasta seis capítulos seguidos de sus series favoritas. 

Pero, ¿qué nos mantiene como encadenados a la TV? Las escenas con movimientos rápidos, el control absoluto por parte del director, el sexo y la violencia gráficos son solo algunos de los recursos utilizados por las series de televisión más populares actualmente para capturar tu —a veces incondicional— atención. 

El sitio Healthland analizó las bases científicas de estas características, y esto fue lo que encontraron:

Ráfagas visuales

Estamos diseñados biológicamente para poner atención a los movimientos rápidos, lo que se conoce como reflejo orientado. Este fenómeno se activa cuando en una escena cambian velozmente de un cuadro a otro (por ejemplo en una pelea) y nos involucramos más con lo que pasa, al punto de que es físicamente difícil ver hacia otro lado, explicó Robert Kubey, un psicólogo y profesor de medios periodísticos de la Universidad Rutgers, a Healthland.

“Estamos hablando del rápido corte de escenas o el montaje rápido”, dijo Kubey, y explicó que que esta reacción involucra nuestra habilidad para reaccionar a los movimientos alrededor de nosotros.

Lee: Demasiada TV puede dañar tu esperma

Algunos anuncios comerciales y videos musicales utilizan esta técnica para manterte cautivo, como este:

 

El control de tus ojos

Cuanto más control obtiene un director sobre una escena, esta se vuelve más adictiva y potencialmente difícil de evitar ver, según una investigación publicada en Projections.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Princeton compararon imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés) de los cerebros de espectadores que vieron escenas de la película El bueno, el malo y el feo (1966), la comedia de televisión El show de Larry (2000) y el episodio Bang, bang; estás muerto (1961), del programa de Alfred Hitchcock.

Cuanto más controla un director la atención del observador en una escena, más involucrada se vuelve la audiencia. En este caso, Hitchcock obtuvo más inmersión del público, ya que la actividad del "65% de las cortezas cerebrales de todos los participantes" estuvo sincronizada durante las escenas de Bang, bang; estás muerto, según el estudio.

House of Cards usa una técnica similar. Cuando Kevin Spacey se dirige al espectador, asegura su atención absoluta.

Violencia

Mucha tinta ha corrido para intentar explicar si la violencia en los medios, como series de televisión, dibujos animados, películas y videojuegos provoca que las personas se vuelvan más violentas. La respuesta es: tal vez.

Recientemente el Consejo de Padres de Familia sobre la Televisión, de Estados Unidos, señaló que “algunos de los programas más violentos para mayores de 14 años en la televisión tienen niveles y tipos de violencia similares a los de los programas de televisión de cable para mayores de 18 años”.

Sin embargo, las personas tienden a ver más películas con escenas sangrientas y violencia si piensan que esta tiene un propósito o significado más profundo, como la venganza o la justicia, según un estudio reciente de investigadores de las universidades de Augsburg, Alemania, y la de Wisconsin-Madison, en EU.

Piensa en Breaking Bad, donde un pusilánime profesor de química se convierte en un temerario traficante de metanfetaminas después de ser diagnosticado con cáncer, cuando se da cuenta de que pagar por el tratamiento de la enfermedad arruinaría a su familia. 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Quizás las descripciones de violencia que son percibidas como significativas, conmovedoras y provocadoras de pensamientos, pueden fomentar empatía con las víctimas, admiración por actos de valor y belleza moral a la luz de la violencia, o de autorreconocimiento con respecto a los impulsos violentos”, dijo la autora del estudio, Anne Bartsch, citada por el sitio de divulgación científica Science Daily.

Dinos en los comentarios cuáles son tus series favoritas y a qué le atribuyes tu adicción a ellas.

Ahora ve
Trump causa nueva polémica por supuestas condolencias a la viuda de un soldado
No te pierdas
×