Los pequeños placeres del día, ¿realmente aumentan la felicidad?

Comer un chocolate, superar tu mejor marca en una carrera y otras pequeños placeres pueden mejorar tu bienestar día a día
felicidad niños  felicidad niños
Autor: Megan Kaplan | Otra fuente: 1

Nota del editor: upwave es la nueva marca de estilo de vida de Turner Broadcasting, ¡diseñada para entretenerte y hacerte más saludable! Visita upwave.com para encontrar más información y sigue a upwave en TwitterFacebookYouTubePinterest Instagram

(upwave.com) — El escritor-productor de televisión, Normal Lear, alguna vez dijo, “la vida está compuesta de pequeños placeres. La felicidad está compuesta de esos diminutos éxitos”. Veamos si tenía razón.

El rumor: Los placeres pequeños y simples nos hacen más felices y saludables

Es la sensación que obtienes cuando estás en una cafetería y quien te atiende te dice que alguien delante de ti ya pagó tu café. O cuando tu hijo llega de la escuela con un 10 en su primer examen de español. O cuando ves una carta de un amigo que se asoma de la pila de correo basura cuando llegas a casa del trabajo. La felicidad está en las cosas pequeñas, ¿verdad?

El veredicto: Sí, los placeres pequeños crean una ‘espiral ascendente’ de bienestar

El sello distintivo de la felicidad es una emoción positiva, ya sea curiosidad, afecto, alegría, serenidad o placer; y las personas más felices experimentan estas emociones positivas más frecuentemente. “Los ‘pequeños placeres’ básicamente son otra forma de etiquetar a las emociones positivas”, dijo la profesora de psciología, Sonja Lyubomirsky, doctora y autora de The How of Happiness (El cómo de la felicidad).

Y explosiones de emociones positivas mejoran nuestro bienestar. Barbara Frederickson, doctora y una profesora distinguida de psicología en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos, desarrolló una llamada teoría “amplia y construye” para explicar la mecánica detrás de las emociones positivas y cómo sus beneficios se acumulan con el paso del tiempo. Encontró que no solo llevan a una mejor salud física, sino que también mejoran las habilidades intelectuales y los vínculos sociales.

De acuerdo con Lyubomirsky, estas tres cosas; salud física, habilidades intelectuales y vínculos sociales, “son cosas que pueden llevarte a ser más exitoso… lo que, a cambio, te lleva a volverte más feliz, a través de una ‘espiral ascendente’”.

¿Qué tipos de placeres pequeños nos ponen en este camino optimista? Resulta que, puede ser cualquier cosa. Hay miles de formas de obtener placer, y varían de persona en persona. Quizá es un pedazo de chocolate o un café latte para ti. Para mí, es sentarme a tocar el piano durante 20 minutos.

"Cualquier explosión puede tener beneficios”, dice Lyuobomirsky. “Por otro lado, ciertas fuentes de placeres son más autoreforzantes y perdurables. Por ejemplo, el chocolate… pierde su potencia de dar placer después de un rato, a través de un proceso llamado adaptación hedónica. Pero el placer de conectarte con tus amigos o familiares, o escribir una gran oración, o superar tu mejor tiempo al correr puede beneficiarte en más de una forma; y no pierde su potencia tan rápidamente”.

¿La conclusión? El viejo cliché es verdad: son las pequeñas cosas las que significan tanto. 

Este artículo fue publicado originalmente en upwave.com.

Ahora ve
Así lucen las gemelas de ‘El Resplandor’, de Stanley Kubrick, 37 años después
No te pierdas
×