Si tienes más de 50 años es recomendable abandonar tu lado carnívoro

Según investigadores, comer una dieta alta en proteína podría ser riesgoso para adultos de entre 50 y 65 años
carne estudio
carne estudio  carne estudio
Autor: Jacque Wilson
(Reuters) -

Comer una dieta alta en proteínas en la mediana edad podría aumentar tu riesgo de diabetes y cáncer, según un estudio publicado en la revista Cell Metabolism. Pero no te alejes demasiado de la carne; en el mismo estudio se mostró que aquellos con más de 65 años necesitan más proteína para reducir su riesgo de mortalidad.

Antecedentes

El factor de crecimiento insulínico tipo 1, o IGF-1, es una proteína en tu cuerpo relacionada con el crecimiento y desarrollo. Los estudios pasados vinculan al IGF-1 con enfermedades relacionadas con la edad, incluido el cáncer. Los ratones y humanos con mayores niveles de IGF-1 a menudo tienen un mayor riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Los científicos creen que la ingesta de proteína juega un papel en la actividad del IGF-1.Comer menos proteína, según estudios, puede llevar a niveles menores de IGF-1 en tu cuerpo. Así que teóricamente, el consumo de proteína podría estar directamente vinculado con la incidencia de enfermedades y muerte.

El estudio

Los investigadores analizaron datos de encuesta de 6,381 hombres y mujeres estadounidenses de 50 o más años para entender el vínculo entre la proteína, ciertas enfermedades y mortalidad.

Los participantes del estudio fueron divididos en tres grupos; un grupo de alta proteína que comía 20% o más de sus calorías diarias de proteínas; un grupo moderado de proteína que comía entre 10 y 19% de sus calorías de proteína; y un grupo de poca proteína.

Los investigadores también analizaron las diferencias en riesgo entre aquellos que tenían entre 50 y 65 años y aquellos que tenían más de 65 años.

Los resultados

Las personas de entre 50 y 65 años que comían una dieta alta en proteína tenían un aumento del 74% en mortalidad en general comparadas con aquellos en el grupo de poca proteína. Los amantes de la carne también tuvieron un riesgo cuatro veces mayor de morir de cáncer durante el seguimiento de 18 años del estudio.

Sin embargo, el riesgo sólo era visto en aquellos que obtenían su proteína de fuentes animales como carne, huevos y queso; el vínculo desaparecía si la proteína venía de plantas, como nueces, semillas y frijoles.

Las personas que tenían 65 años y comían una dieta de alta proteína vieron el efecto contrario. Los investigadores vieron una reducción del 28% en la muerte de todas las causas en este grupo. Las muertes de cáncer en este grupo mayor de alta proteína, también fueron reducidas.

Los participantes del estudio de cualquier edad que comían una dieta de alta proteína tenían un riesgo cinco veces mayor de morir de diabetes.

Los científicos tenían datos IGF-1 de más de 2,200 personas en el estudio. Al analizar esta información, determinaron que por cada aumento de IGF-1 de 10 nanogramos/mililitros, aquellos en una dieta alta en proteína eran 9% más propensos a morir de cáncer que aquellos en una dieta baja en proteína.

Los autores del estudio concluyeron que los altos niveles de proteínas animales causan niveles mayores de IGF-1 y posiblemente insulina en el cuerpo, que lleva a una mayor mortalidad par las personas de entre 50 y 65 años.

Tumores en ratones

Los investigadores también reportaron en un experimento separado, donde los ratones de laboratorios estaban en una dieta alta en proteína o una baja en proteína. Los ratones en la dieta baja en proteína tenían una tasa menor de cáncer que aquellos que estaban en una dieta alta en proteína, incluso después de implementarse con 20,000 células de melanoma. Los ratos que tenían una dieta baja en proteína tenían tumores más pequeños en promedio que aquellos en una dieta alta en proteína para el final del experimento de seis semanas.

Cuando los ratones fueron cambiados de una dieta alta en proteína a una dieta baja en proteína, los investigadores vieron una reducción del 30% en sus niveles de IGF-1.

 “Casi todos van a tener células cancerígenas o células precancerígenas en ellos en algún punto. La pregunta es ¿progresan?”, dijo el autor del estudio, Valter Longo, en un comunicado de prensa. “Resulta que uno de los grandes factores en determinarlo es la ingesta de proteínas”.

Conclusión

Comer más del 10% de tus calorías de proteínas animales en la mediana edad podría aumentar tu riesgo de morir de enfermedades como cáncer y diabetes. Pero después de los 65 años, podrías necesitar esa proteína extra para proteger que tu cuerpo se vuelva frágil.

“La mayoría de los estadounidenses come aproximadamente el doble de proteínas que debería comer”, dijo Longo. “Parece que el mejor cambio sería reducir tu ingesta diaria de todas las proteínas, pero especialmente las proteínas derivadas de animales”.

Walter Willett, un epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Harvard, dice que no se debe tomar demasiado de los resultados de este estudio. No es razonable tratar a la “proteína animal” como una clase, dice, ya que el pescado, pollo y carne roja son muy diferentes.

Willett también señaló que el titular en el comunicado de prensa asociado con este estudio, La carne y el queso pueden ser tan malos para ti como fumar; es bastante exagerada. Los investigadores no incluyen datos sobre fumar en su estudio.

La Junta de Comida y Nutrición del Instituto de Medicina en Estados Unidos recomienda comer aproximadamente 0.8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal cada día en la mediana edad. Así que una persona de 72.5 kilogramos debe comer entre 55 y 60 gramos de proteína al día.

Ahora ve
Donald Trump dice en discurso en Phoenix que el TLCAN podría terminarse
No te pierdas
×