La experiencia de sudar el 'odio' en un Temazcal en México

El baño de vapor se realiza con diversas hierbas mientras un chamán de la comunidad maya canta
temazcal mexico  temazcal mexico
Autor: Savita Iyer Ahrestani
(Reuters) -

La experiencia de estar dentro de un temazcal puede ser dura. Estás dentro de una casa de concreto, sudando en un calor insoportable mientras un chamán canta sin cesar durante dos horas. Mientras tanto, los vapores se arremolinan a tu alrededor. 

Éste es el mundo del Temazcal, una práctica que data de siglos cuando la Riviera Maya de México estaba desierta y la civilización maya estaba en la cúspide de su poder.

El Temazcal implica entrar en pequeños grupos a un tipo de iglú de piedra con poca o nada de ropa y sudar al sonido de cantos y la fragancia de hierbas.

Cualquiera con diabetes o enfermedades del corazón debe olvidarla, mientras que aquellos susceptibles a la claustrofobia o escepticismo, deberían de pensarlo dos veces.

Sin embargo, incluso los escépticos, pueden descansar seguros de que saldrán de su sesión de dos horas refrescados, revitalizados y probablemente con algunos kilos menos.

Durante la sesión, el romero, albahaca, pimienta y otras esencias flotan sobre un vapor creado por un chamán mientras gentilmente arroja agua sobre una pila de piedras calientes en un hoyo en medio del piso.

Los visitantes se mantienen hidratados con té herbal y se les permite recostarse, caminar o sentarse; lo que sea necesario para limpiar el cuerpo y la mente.

Pero una vez que entran, no pueden salir.

"Me asusté un poco cuando el chamán cubrió la puerta del lugar con una sábana gruesa”, dice Aarti Aziz, una mujer que junto a su esposo Moosa experimentó un Temazcal en Tulum, en la península de Yucatán en el sureste de México.

Niño interior

Sus ojos pronto se ajustaron a la oscuridad y disfrutó de dos horas cómodas.

“La única luz que vi fueron las chispas de las piedras cuando el agua fue vertida en ellas”, añade.

Su esposo dice que encontró al constante canto del chamán; que lo instaba a dirigir sus penas y dolores hacia las piedras humeantes para deshacer a su cuerpo del odio e iluminar su carga mental, como un poco cursi, pero el ambiente eventualmente hizo que se emparejara con él.

Cuando el chamán le dijo que “dejara salir a su niño interior”, se rió fuertemente en las instrucciones, dejándose llevar por el estado de ánimo.

La pareja salió de su sesión sintiéndose refrescados y más ligeros; física y mentalmente.

“Los antiguos mayas respetaban la eficacia y poder del baño de vapor para tratar enfermedades físicas y espirituales”, dice Rosita Arvigo, autora de Spiritual Bathing: Healing Rituals and Traditions from Around the World (Baños espirituales: rituales de sanación y tradiciones de todo el mundo).

Arvigo, una médico de naprapatía; una ciencia similar a la manipulación quiropráctica, que fue entrenada en medicina tradicional centroamericana, dice que los edificios de baños de vapor hechos de piedra eran parte de cualquier gran centro ceremonial maya.

Algunos todavía están intactos en varias partes de México.

Drogas alucinógenas

Aunque técnicamente la palabra Temazcal no es maya, sino azteca, los mayas antiguos; atletas, sacerdotes, reyes, regularmente se metían a estas sesiones sudorosas de desintoxicación y tomaban drogas alucinógenas como el peyote para aumentar la experiencia.

Es improbable que a los visitantes se les ofrezca peyote hoy en día, pero casi cada hotel en las ciudades turísticas de Cancún, Playa del Carmen y Tulum ofrecen una versión de un Temazcal.

Incluso muchos tienen un refugio de piedra, o cabaña para sudar.

Son la principal atracción para la mayoría de los turistas, dice Barbara Varicchio, directora de ventas y promoción para Dos Palmas Eco Tours, una organización que arregla Temazcales y trabaja de cerca con las comunidades mayas en la región alrededor de Playa del Carmen.

Varicchio da fe de que hay muchos beneficios físicos.

Dice que el vapor creado por la mezcla de hierbas esenciales limpia el tracto digestivo, mejora la circulación de la sangre, da energía a los músculos cansados y limpia la piel.

Y finalmente, formar parte de la experiencia ayuda a desarrollar el turismo, en la mejor forma.

"Al mantener viva la antigua práctica de baños de vapor, alentamos el turismo sustentable y permitimos que las comunidades tradicionales se ganen la vida haciendo lo que hacían sus ancestros”, dice.

A dónde ir para recibir un baño Temazcal:

Cenote Encantado, Cenote Encantado, 1320 Tulum, Quintana Roo, México; +52 55 1991 4266; 4,200 pesos en total, la empresa prefiere un mínimo de 10 personas por Temazcal (el costo puede dividirse)

Dos Palmas EcoTours, Playa del Carmen, México; +52 984 1116 3403; 848 pesos por persona, que incluye el Temazcal así como una visita y una comida con una comunidad maya

Temazcal Cancún, Carretera Cancún-Mérida, Km. 302, Calle Flamboyan 8, El Ramonal, Quintana Roo, México, +52 998 168 8252 o +52 998 147 5723; llama para pedir la información de costos

Savita Iyer Ahrestani es una escritora ‘freelance’ de Estados Unidos. Su trabajo apareció en ‘Business Week’, ‘Wall Street Journal India’, ‘Vogue India’ y otras publicaciones.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×