Sobrecargos se unen para honrar a compañeros que murieron en accidentes

Tras una semana del derribo del vuelo MH17, varios sobrecargos han portado listones negros para conmemorar a sus compañeros
Autor: "Dan Air", especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: El autor es un sobrecargo con una aerolínea británica, quien tiene un blog, Confessions of a Trolley Dolly, bajo el pseudónimo Dan Air. El autor desea permanecer anónimo; todas las opiniones expresadas aquí son solo suyas.

(CNN) — Ver las imágenes de los restos de un avión después de un accidente es difícil para cualquier sobrecargo.

Es difícil comprehender que esta masa de metal carbonizado, asientos rotos, pedazos de cocinas y cabinas, y las pilas de pertenencias personales, alguna vez fue nuestra oficina en el cielo.

Este fue nuestro espacio de trabajo; y nuestro hogar, durante algunas horas. Fue un lugar donde nos sentíamos seguros mientras servíamos comida y bebidas, realizábamos deberes relacionados con la seguridad, y nos poníamos al tanto con nuestros colegas y amigos, riendo y bromeando sobre los chismes más recientes en Galley FM.

Para una aerolínea que tuvo dos tragedias inexpresables en solo cuatro meses está más allá de lo comprensible.

Veintiún sobrecargos de Malaysia Airlines y seis miembros de la tripulación se perdieron, después de la desaparición inexplicable del vuelo MH370 y el derribamiento del MH17.

Es un testimonio del personal del avión que la aerolínea todavía opera un programa completo de vuelos. Es difícil imaginar cómo los miembros que quedaron atrás todavía logran ponerse sus uniformes, mostrar una sonrisa y seguir con sus deberes normalmente, después de perder a tantos de sus amigos y colegas.

Para mostrar nuestra solidaridad, una semana después de la pérdida del MH17, los sobrecargos en todos lados portaron un pequeño listón negro en su uniforme; para recordar a nuestros ángeles más nuevos del cielo.

¿Podemos seguir adelante?

Recientemente, fui contactado por muchos miembros de tripulaciones que no están seguros de poder continuar sus carreras en la aviación. Desafortunadamente, no hay palabras de sabiduría para ellos, ninguna forma de quitarles el dolor o el temor que muchos sienten por un desastre como este.

Muchas tripulaciones sienten que es su deber seguir volando; un tributo a nuestros colegas caídos que nunca llegaron a casa; para seguir con el trabajo que amaron y hacerlo a la medida de sus posibilidades.

Conozco a varios sobrecargos y pilotos que estuvieron involucrados en accidentes. Algunos lograron regresar a los cielos, otros colgaron sus “alas” para siempre. Algunos utilizaron sus experiencias para mejorar la seguridad en la industria, ayudando a asegurar que los accidentes trágicos sean lo más raro posible.

El pensamiento cruza nuestra mente cada día cuando abordamos nuestro avión: “¿Qué haríamos si pasa lo peor?”. Es parte de nuestro trabajo pensar así.

A pesar de la creencia de muchas de que solo estamos allí para servir té o café, o actuar como un saco de boxeo verbal cuando algo sale mal, la razón principal por la que estamos a bordo es la seguridad. Cada despegue, cada aterrizaje, cada sesión de información previa al vuelo, analizamos los procedimientos en nuestras mentes. ¿Cómo lidiaríamos con una descompresión? ¿Una evacuación? ¿Un aterrizaje forzoso? ¿Una emergencia médica?

Afortunadamente, la mayoría de nosotros nunca tendrá que lidiar con estos eventos o utilizar las semanas, a veces meses, de entrenamiento que tuvimos para salvar vidas. Tristemente, la tripulación del vuelo MH17 ni siquiera tuvo la oportunidad de ayudar a sus pasajeros o colegas. Vidas inocentes de personas inocentes desperdiciadas en un parpadeo.

El momento en que la noticia del MH17 llegó a casa

El jueves pasado, cuando salieron las noticias del accidente, operaba un vuelo en Amsterdam, el lugar del que el vuelo MH17 acababa de despegar unas horas antes. Había una sensación extraña sobre el lugar y el ruido normal de un aeropuerto desapareció.

Mientras abordábamos el vuelo, un caballero en particular parecía muy alterado. Cuando fui a ver si estaba bien me dijo que cuatro de sus amigos estaban en el vuelo. Después comenzó a llorar.

No tenía palabras, el impacto de esta tragedia me golpeó y todo lo que quería hacer, como muchos otros sobrecargos ese día, era llegar a casa, ver a mi familia y amigos y decirles que los amaba.

Mucho se ha dicho recientemente de los sobrecargos que son una gran familia. Ha sido muy conmovedor ver, a través de mi blog y de redes sociales, el amor y apoyo a nuestros hermanos caídos en Malaysia Airlines, y más recientemente TransAsia Airwats después del accidente de este miércoles en Taiwán. Y después, casi increíblemente, el accidente de este jueves de un vuelo de Air Algerie en Mali.

Lazos fuertes en el aire

No importa qué uniforme portes, en qué avión trabajas, si vuelas para una aerolínea de bajo costo o trabajas para primera clase, estamos unidos y nos volvemos una fuente de apoyo constante en momentos de necesidad.

Los lazos fuertes se forman con tus colegas de aerolínea, mientras estás encerrado en un tubo de metal con personas durante horas; lazos que nunca he conocido fuera de la industria.

Espero extender la idea del listón negro a que sea un día cada año, donde los sobrecargos en todo el mundo puedan recordar a nuestros colegas caídos. 

Ahora ve
Atentado contra una mezquita en Egipto deja más de 230 personas muertas
No te pierdas
×