Hiperémesis gravídica, la enfermedad que 'quita' la alegría del embarazo

Una madre experimentó este padecimiento durante todo su embarazo, sin embargo, dice que sus hijos hicieron que valiera la pena
Una historia de embarazo y muerte cerebral
Autor: Jessica Jackson, especial para CNN
(Reuters) -

"¿Qué, estás loca?”, esa parece ser la respuesta que obtengo de la mayoría de mis amigos y familiares cuando les digo que me gustaría tener otro hijo algún día.

Normalmente están impresionados no porque esté embarazada de mi segundo hijo sino porque me vieron sufrir con la hiperémesis gravídica durante ambos embarazos. Saben que el embarazo para mí nunca es un viaje brillante y mágico.

En su lugar, son recorridos semanales a la sala de emergencias, inyecciones intravenosas en la casa y cuidados de enfermería, hasta 13 medicamentos con sus efectos secundarios variados y, por supuesto, vómitos frecuentes; a veces hasta 20 veces al día.

Lee: Qué ocasiona las náuseas matutinas y el vómito durante el embarazo

Aunque normalmente escojo contestar a la sorpresa de mis conocidos con una sonrisa y un “veremos cómo me siento después”, decidí hablar de esto después de enterarme de que el duque y la duquesa de Cambridge de Gran Bretaña esperan a su segundo hijo.

El palacio dice que Catalina de nuevo tiene hiperémesis gravídica, como la tuvo en su primer embarazo.

A algunos podría parecerles algo loco que quisiera más hijos después de mi primera batalla con la hiperémesis gravídica, pero simplemente me niego a dejar que defina mi planeación familiar.

La hiperémesis gravídica logra quitarle a sus víctimas muchas de las alegrías del embarazo.

Debido a que no puedes mantenerte al día de tus obligaciones normales, a menudo tienes que compartir con tu comunidad que estás embarazada antes de que salgas de la “zona de peligro” del primer trimestre, lo que te hace vulnerable a decirle a las personas después que tuviste un aborto.

Debido a que estás tan enferma, lo que debería ser un momento feliz para ti y para tu familia se convierte en una pesadilla, ya que no puedes ayudar en la casa o pasar tiempo con otros niños o con tu pareja y a menudo no puedes trabajar y contribuir financieramente.

La hiperémesis gravídica incluso logró quitar la felicidad de sentir patear a mi hija Hannah una vez que me percaté de que sus movimientos desencadenaban náuseas.

Pero lo que la hiperémesis gravídica no puede quitarme son los últimos 10 años de alegría que recibí por ser la mamá de Hannah. En el momento en el que Hannah nació, vi su diminuto rostro y supe que cada segundo de enfermedad, cada honorario costoso del médico, cada vez que me sentí desesperada y deprimida y dudé de mí misma como madre, valió la pena.

Y tan pronto como Hannah nació, sentí esta punzada de hambre que no había sentido en meses. Fui con la enfermera y le pregunté qué podía comer. Aproximadamente 30 minutos después, me trajo un plato de lasaña que devoré y; más importantemente, no vomité.

La hiperémesis gravídica finalmente se había terminado, y lo único que quedaba era mi adorable bebé, quien crecía en una de las personas más fuertes que conozco y una de mis amigas más cercanas. 

Nunca pensé en la hiperémesis gravídica cuando vi que dio sus primeros pasos, que se presentó en la obra del preescolar, cuando dijo su primera palabra, presentó su primer proyecto en la feria de ciencias, compitió en su primer concurso de gimnasia o cualquier otro recuerdo increíble que hemos compartido.

Los nueve meses de enfermedad que tuve mientras ella estaba en mi útero no fueron nada comparados con los 10 años que he disfrutado como su madre.

Así que incluso en mis días más oscuros durante este embarazo, en los que me convierto en un bulto oloroso, que llora y tiene náuseas en el sillón, pienso en esos momentos en la vida de Hannah y sonrió, al saber que voy a poder experimentar todo eso de nuevo cuando esta hija nazca el 1 de febrero.

Pertenezco a una comunidad en línea de mujeres que sobrevivieron o que actualmente tienen hiperémesis gravídica, una especie de grupo de apoyo y recurso comunitario en uno.

De vez en cuando, alguien escribirá una publicación diciendo que están al borde, listas para darse por vencido o sintiendo que pierden la cabeza. Después de algunos minutos, lloverán respuestas: fotografías de bebés recién nacidos de sobrevivientes a la hiperémesis gravídica, descripciones de nuevos logros que el pequeño de alguien logró e incluso relatos de mujeres que todavía tienen hiperémesis gravídica y cuentan cómo se sienten mejor esa semana en particular.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Me encanta cuando unas semanas después, la publicadora original comenta en la publicación de alguien más para decirles cómo sobrevivieron a esos momentos desesperantes y encontraron la fuerza para seguir adelante.

Aunque hubo momentos en los que quería darme por vencida, la hiperémesis gravídica me hizo apreciar mi vida y a mi familia mucho más de lo que podría si nunca hubiera estado enferma. Quizá, la próxima vez que alguien me pregunte si estoy loca, simplemente sacaré una fotografía de mi hija y les diré “por supuesto que no”.

Ahora ve
Autoridades de España confirman 13 muertos por ataque en La Rambla
No te pierdas
×