El ébola también 'mata' a quienes no están infectados con el virus

Algunos ciudadanos mueren por otras enfermedades al no ser admitidos en los hospitales de la región
ebola hospital
ebola hospital  ebola hospital
Autor: Elizabeth Cohen
(Reuters) -

Hace aproximadamente 10 días, Lusa Khanneh se enfermó, pero no de ébola.

Su hijo, Saymon Kamara, dice que su madre tenía convulsiones violentas. Eso no es un síntoma típico del ébola sino una complicación de la presión sanguínea alta, que Kanneh tuvo durante años.

Kamara llevó a su madre al Hospital Redemption, cerca de su casa en los suburbios de West Point de Monrovia. Los médicos le habían dado tratamiento allí antes, y esperó recibirlo de nuevo.

Lee: Así se vive en la 'zona cero' del ébola en Liberia 

Pero Redemption, al igual que muchos hospitales en Liberia, está cerrado o parcialmente cerrado debido al miedo de que los pacientes con ébola infecten a los trabajadores de salud. Es un temor basado en la realidad: en Liberia, más de 170 trabajadores de salud contrajeron la enfermedad y 83 murieron por esta.

Después, Kamara fue al Hospital ELWA, pero se enteró de que solo recibía pacientes con ébola. Después llevó a su madre al Hospital JFK, pero estaba demasiado lleno y solo aceptaba a mujeres embarazadas, niños y pacientes con ébola.

El Hospital Cooper era su última esperanza.

Kamara y su madre esperaron afuera. En esos momentos se convulsionaba cada 15 minutos, “como si alguien la hubiera hechizado”, dice. Su respiración era rápida y poco profunda.

Un médico salió; un hombre alto, recuerda Kamara. Señaló una mancha pequeña de sangre en la playera de su madre. Quería saber de qué era.

Kamara explicó que durante una de sus convulsiones su madre se mordió un poco la lengua y sangró un poco. Pero podía ver que el médico estaba preocupado de que tuviera ébola, porque el sangrado es uno de los síntomas. Rechazó a Kanneh.

A Lusa Khanneh se le acabaron las opciones. El único lugar al que su hijo podía llevarla era a casa. Cuatro días después, el 19 de septiembre, murió.

Saymon Kamara está enojado.

"Si los hospitales estuvieran abiertos, no hubiera muerto”, dice. “Este no era su momento”.

No hay duda de que muchos habitantes de Liberia mueren de ébola incluso cuando no lo tienen. Hay pocos hospitales o consultorios en funcionamiento. Los servicios de salud, pobres antes del ébola, apenas si existen; las tasas de vacunación, por ejemplo, disminuyeron.

Opinión: ¿Cómo pueden los gobiernos internacionales ayudar a África? 

"El principal sistema de cuidad aquí básicamente está hecho pedazos”, dice Sarah Crowe, una vocera de Unicef que trabaja en Liberia. “Es un escándalo que niños mueran de enfermedades, como el sarampión, que son prevenibles y tratables”.

Incluso después de su muerte, el ébola, una enfermedad que su hijo dice que nunca tuvo, persiguió a Kanneh.

Su familia escuchó en la radio que nadie debía tocar un cadáver, sin importar cuál fuera la causa de muerte, era necesario llamar a un equipo de Manejo de Cadáveres para recoger el cuerpo. 

Simplemente es impráctico analizar cada cadáver para ver si tenía ébola y averiguar de qué murió antes de ser enterrado. Retrasaría peligrosamente el entierro, y se necesitarían demasiados recursos.

Así que la familia Kanneh hizo lo que se les instruyó. El pasado sábado, el día después de su muerte, un equipo de cinco hombres con trajes blancos, cubiertos de pies a cabeza, roció cloro en el cuerpo de Lusa Khanneh y la enterró.

Kanneh no recibió el entierro que hubiera querido como musulmana devota. Su familia no lavó su cuerpo. No la llevaron a la mezquita y oraron por ella. No la enterraron ellos mismos.

"Estos hombres que la enterraron; no los conozco”, dice Kamara, refiriéndose a los hombres con los trajes blancos y el spray de cloro. “Esperaba que mi familia la enterrara, pero ahora extraños la enterraron”.

Pero dice que entiende.

“Tengo que aceptar esto porque es el tipo de país en el que vivo y el tipo de país en el que mi madre murió”, dice. “Tengo que aceptarlo con un corazón fuerte”.

John Bonifield, Orlando Ruiz y Orlind Cooper de CNN contribuyeron con esta historia.

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×