Las escaleras de sitios turísticos más aterradoras del mundo

Estos escalones son tan empinados y peligrosos que lo pensarás dos veces antes de subir para llegar a sus sitios turísticos
El mejor lugar para vivir en el planeta
Autor: Matt Bell
(Reuters) -

Fíjate por donde caminas mientras subes estas escaleras, ya sea que rodean montañas, estén en pasadizos estrechos o atracciones de rascacielos.

Todo está bien con el mundo cuando observas hacia abajo desde el techo en el Duomo de Milán. Eso, hasta que recuerdas las escaleras empinadas de mármol que te llevaron allá, y son tu única forma de bajar.

Las escaleras pueden dejar un gran impacto en tu memoria al igual que los lugares a los que te llevan. Algunas son tan atractivas que se ven como si pertenecieran a una pintura de M.C. Escher, mientras que otras son intimidantes, especialmente cuando están entre tú y un sitio al que volaste por todo el mundo para experimentar.

En Perú, por ejemplo, los turistas necesitan subir aproximadamente 182.8 metros de rocas de granito resbalosas excavadas en la montaña para llegar al Templo de la Luna en Machu Picchu. Y en el Parque Nacional Yosemite de Estados Unidos no puedes tomarte una selfie en la cima de Half Dome sin subir una escalera de cable por la pared de la roca durante más de 121.9 metros.

Todo lo que se necesita es un paso en falso para que cualquier escalera vieja se vuelva traicionera (solo pregúntale a Jennifer Lawrence), sin embargo, es algo destacable por ser especialmente aterradora.

Un conjunto de escaleras en Hawai está tan precariamente encaramado que subir ahora es ilegal. En China, hay una escalera con un requisito de edad.

Lee: 5 destinos para enfrentar tus miedos

Otras escaleras son intimidantes por razones más psicológicas, como los crujidos que salen de la escalera de madera más larga del mundo en Noruega o la atmósfera misteriosa en La Escalera hacia el Infierno, parte de un complejo industrial abandonado en Japón.

Los turistas con nervios de acero, y dispuestos a presumir, siguen estas escaleras por lo que encuentran al final, ya sea un templo hindú o la cima de una cascada espectacular.

No hay nada como la emoción de satisfacción que se produce una vez que diste el último paso. Seguramente, eso es.

Escaleras del Templo Angkor Wat, Camboya

En este lugar superhúmedo de historia budista, no hay vergüenza en arrodillarte y subir con tus manos y rodillas o arrastrarte con las cuerdas para escalar el casi 70% de escaleras inclinadas de los templos superiores de Angkor Wat.

Los guías afirman que las escaleras fueron hechas tan empinadas para recordarle a las personas que el cielo era difícil de alcanzar, aunque podrías hacer el mismo argumento sobre la Tierra mientas intentas no tropezarte hacia abajo.

Verrückt, Kansas City, Kansas, Estados Unidos

Se necesitan agallas para alcanzar el punto de inicio de la resbaladilla de agua más alta y rápida del mundo, que abrió en julio de 2014. Para llegar a la cima, tienes que subir 264 pasos que suben hacia la torre de la resbaladilla en 25 vueltas.

Cuando llegas al punto más alto a 51.2 metros; eso es un metro más alto que las Cascadas del Niágara, felicítate y tómate una selfie. Después sumérgete en la caída lineal inicial de 15.2 metros, que puede llegar a 104.6 kilómetros por hora. La única alternativa es voltearte y sufrir la caminata de 17 pisos de regreso por esos escalones nauseabundos.

Cascada Pailón del Diablo, Ecuador

Al principio es adorable percatarte de que la escalera adyacente a estas cascadas fue diseñada para mezclarse con el ambiente tropical. Pero considera el nombre, y los trucos malvados que los escalones empinados pueden jugar.

Están hechos de gravillas suaves y grandes que ofrecen poca tracción, y cuando ves hacia abajo, se mezclan, lo que crea la ilusión óptica de una resbaladilla de piedra. También son resbaladizas desde la niebla constante de las cascadas y aunque hay una barandilla de metal para salvarte de cualquier caída; pero no cuentes mucho en eso, también está llena de gotas de agua.

Half Dome, Cable Route, California, Estados Unidos

¿Qué hay entre tú y la cima más icónica en Yosemite Valley? Una caminata inclinada de 11.2 kilómetros (de una dirección solamente) a través de la naturaleza que culmina con subir la pared de roca en una escalera de cable durante más de 121.9 metros verticales.

Si aceptas el reto, toma uno de los 300 permisos diarios difíciles de conseguir que están disponibles para Half Dome entre septiembre y mediados de octubre. (Revisa tus zapatos y el clima; las condiciones lluviosas han probado ser fatales). Desde el punto más alto, tendrás vistas panorámicas de Yosemite Valley y la Sierra High.

Escaleras Inca, Perú

En Machu Picchu, 182.8 metros más o menos de rocas granito resbalosas, empinadas y cubiertas de nubes que los Inca tallaron hace más de 500 años en un lado de Huayna Picchu (la cima en las fotos de todos) llevan al raramente visitado Templo de la Luna, y una vista espectacular de las ruinas.

El parque limita la subida a los primeros 400 visitantes cada mañana y añadió algunas cadenas metálicas en las peores partes, así que agárrate bien porque un lado es una gran pared húmeda y en el otro lado, una caída recta en el río Urubamba.

Estatua de la Libertad, Nueva York, Estados Unidos

Si quieres ver desde la corona de la Libertad, revisa tu claustrofobia en sus pies. El único acceso a la plataforma es a través de una escalera espiral de doble hélice y estrecha, de 146 escalones, con solo 1.8 metros de despeje, y está llena de turistas. Sin embargo, los verdaderos soldados subirán los 377 escalones desde el lobby, el equivalente a subir un edificio de 20 pisos.

Lee: Los 5 mejores hoteles-faro del mundo

Estos retos físicos se presentan después de que logras otra hazaña: tomar uno de los pases difíciles de obtener que permiten la entrada a la corona. Tienen que ser reservados al menos con tres meses de anticipación, ya que tienen nombre y fecha específica y son limitados a cuatro por orden.

Escaleras Florli, Noruega

La Estación de Energía Flørli de Noruega es el punto de partida para las mejores caminatas alrededor de la ciudad de Lysefjord, y sus escaleras te dejarán boquiabierto por dos razones. Primero, hay 4,444 escalones que suben a unos sorprendentes 739.7 metros desde la parte inferior. Segundo, es la escalera más larga en el mundo que está hecha enteramente de madera, lo que significa que debes prestar atención a cada crujido misterioso que escuchas.

Escaleras Monte Huashan Heavenly, China

No existe un conteo oficial de escaleras en esta prueba cardíaca de estrés tallada en la sagrada montaña taoísta. Quizá porque cualquiera que intente conquistar esta pared vertiginosa perdió la cuenta, distraído por la caída mareante y su amenaza de muerte.

Eventualmente, las “escaleras celestiales” empinadas se terminan, y esto se convierte en la caminata horizontal más infernal del mundo; una caminata de tres tablas de ancho con solo una cadena de la que te puedes sostener, a ras de la pared de roca plana. Cuando eso se termina, hay otro conjunto de escaleras serpenteantes. Si llegas a la cima de la montaña Huashan, descubrirás que el “cielo” es una casa del té remota con una vista espectacular.

Observatorio Janssen, Mont Blanc, Francia

Los escalones son cortos y dulces. No son estrellas, tienen barandales, y no se llenan mucho. Lo que puede hacer a estas escaleras aprensivas es la colocación en la parte superior de la montaña más alta en los Alpes, cuando están abiertas a los elementos, vientos huracanados y temperaturas congelantes.

Cuevas Batu, Malasia

Uno de los sitos hindúes más importantes fuera de India es esta serie de santuarios en cuevas que se encuentran en el costado de una montaña a aproximadamente 12.8 kilómetros de Kuala Lumpur. Lo más destacado: lograr subir los 272 escalones que suben 100.5 metros a la roca del Templo Cueva principal.

No solo son las escaleras de piedra las que prueban tu temeridad, son los monos macacos. No tienen miedo de las personas y son responsables de robar cosas de tu bolso. Así que, aunque es una buena idea subir sin comida, tampoco hará daño decir una oración antes de subir. Podrías hacerlo también en el templo de Hanuman; el “mono noble”, hasta el extremo izquierdo de la entrada, cerca de la Cueva Ramayana.

Sagrada Familia, Barcelona

Gaudí imaginó un dosel de bosque cuando diseñó el techo de esta iglesia católica romana, pero subir la escalera de espiral hacia sus torres se siente más como subir un resorte. No solo se enrosca alto en las paredes herméticamente cerradas, sino que tampoco hay pasamanos para prevenir que salgas disparado del borde mientras subes y bajas con otros muchos turistas.

Escaleras Haiku, Oahu, Hawai

¿Las escaleras pueden ser seriamente aterradoras que necesitan prohibirse? Respuesta: Sí. Los 3,922 escalones que suben medio kilómetro hasta la Montaña Koolau de Oahu plantean tal riesgo, que en realidad es ilegal subirlas. Incluso hay un guardia en la parte de abajo para impedir que subas.

Apodada la Carretera al Cielo, fueron construidas en 1942 por la Marina de Estados Unidos como un medio para instalar los cables de comunicación. Después de la Segunda Guerra Mundial se volvieron populares con escaladores temerarios. Pero para 1987, cerraron al público por preocupaciones de seguridad, y permanecen así, a pesar de un proyecto de renovación en 2003.

Duomo di Milano, Milán, Italia

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ninguna visita a Milán está completa sin maravillarse con la vista de la ciudad norteña de Italia desde el techo de su famosa catedral llena con aproximadamente 2,000 estatuas. Pero para poder tacharla de tu lista, necesitas subir y bajar por una escalera empinada y delgada en una forma de eje llena de turistas.

Consejo: dirígete a La Rinascente, una tienda departamental del otro lado de la calle con una cafetería en el techo que ofrece vistas perfectas de la catedral y el cielo, sin necesidad de escaleras.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×