Safari+Spa: África se abre paso entre los santuarios contra el estrés

El auge del sector del turismo del bienestar está provocando que los empresarios africanos pongan atención a la nueva tendencia
Daisy Carrington
Autor: Daisy Carrington | Otra fuente: CNNTravel
(CNNTravel) -

¿Buscas un escape a un spa? Antes, los buscadores de aventuras de todo el mundo se habrían aventurado a Tailandia o a India para obtener su dosis de masajes. En un futuro, lo más probable es que se dirijan a África.

Un nuevo reporte del Global Spa and Wellness Monitor coloca al África subsahariana como la región de más rápido crecimiento en el sector del turismo del bienestar. La cantidad de spas se ha triplicado desde 2007 y los ingresos de los spas han crecido un 184%.

La cantidad de personas atraídas al continente para descansar y relajarse un poco también se ha disparado. En 2013 hubo 4 millones 200,000 turistas del bienestar, un incremento del 90% respecto a 2012. Como prueba de su crecimiento, la Cumbre Global Spa and Wellness se celebró en Marruecos este año; es la primera vez que se celebra en suelo africano.

"Se considera que África es la última frontera. Es territorio virgen", dice Magatte Wade, senegalesa fundadora y directora de la marca de productos de belleza Tiosan y una de las principales oradoras de la cumbre. Ella atribuye el incremento en los spas en el continente no solo al incremento de la cantidad de viajeros internacionales, sino al crecimiento de la clase consumidora en el interior de África.

"La clase media está creciendo; ahora hay más multimillonarios africanos y también hay gente como yo, que ha tenido la oportunidad de vivir en todas partes del mundo, de tener dinero y de gastar, que quieren regresar a casa y tener el mismo servicio de primera que hay en Tokio o Nueva York", explica.

La tendencia del bienestar también empezó a filtrarse en el sector de los safaris en África, de acuerdo con Henry Hallward, fundador de Good Safari Guide, de los premios Safari y ex director de la Asociación Africana de Turismo y Viajes. Hallward estima que actualmente hay 9,000 operadores de cabañas para safaris en comparación con los aproximadamente 400 que había en 1995. Reconoce que el consentirse se ha vuelto un sólido objetivo.

"Casi todas las cabañas para safari de las que tengo conocimiento han agregado a sus servicios masajes o un spa completo abastecido por distribuidores de productos", dice.

Un cambio geográfico

Incluso los países que alguna vez se pasaron por alto a causa de los problemas políticos tienen la oportunidad de surgir como mecas del bienestar.

Hallward dice que ha visto crecimiento en mercados como Etiopía e incluso Sudán "ahora que la política se ha calmado".

También nota un cambio en la clase de safaris que se ofrecen. La vieja fórmula de buscar a los "cinco grandes" en el Masai Mara desde la comodidad de un Jeep es anacrónica. Los safaris se están volviendo más activos y los diferentes países están empezando a especializarse en versiones para los distintos nichos.

"Botswana se ha vuelto el centro de los safaris a caballo, mientras que Malawi y Zambia surgen como centros de la experiencia de la vida silvestre subacuática", señala.

Wade también ha notado crecimiento en regiones que alguna vez se consideraron prohibidas.

"Angola está creciendo y Ruanda está empezando a poner atención. Siguen estando en pañales, pero crecerán rápido", dice.

Una probada del continente

Wade dice que hay oportunidades increíbles para que las nuevas propiedades adopten las numerosas tradiciones e ingredientes naturales sanadores endémicos del continente. Su línea de productos, cuyo ingrediente estrella es el aceite de semilla negra senegalesa, es una de los pocos que lo hacen, pero Wade espera que la tendencia se difunda.

"Hay 54 países en África y cada uno tiene docenas y docenas de rituales sanadores diferentes. Hay una riqueza y una diversidad que necesitamos aprovechar", dice.

Hasta ahora, solo un puñado de marcas ha seguido un camino similar, como ocurre con los spas sudafricanos Healing Earth, que incorporan ingredientes locales como el melón del Kalahari o la nuez de mongongo. A Wade le preocupan las consecuencias de que los demás no sigan el ejemplo.

"Si no tenemos cuidado, el sector del bienestar vendrá y cubrirá todo lo que ya tenemos. Traerán las tradiciones de origen asiático y europeo que ya conocemos y se perderá lo que hemos tenido por miles de años", advierte.

Nota del editor: Visita CNNTravel para conocer más historias sobre África y el mundo.

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×