Entre crisis en Rusia, ¿es buen momento para viajar a este destino?

Aunque será un año difícil para el turismo en Rusia por la crisis política que vive, el momento económico es propicio para visitar este país
Autor: Laura Powell
(Reuters) -

Rusia rara vez deja de ser noticia en estos días (usualmente por razones controversiales), pero ¿eso significa que los turistas deberían evitar ir?

Desde la caída de la Unión Soviética, la fama del país como destino turístico ha crecido constantemente; los visitantes se sienten atraídos tanto por la arquitectura espectacular como por la historia de Moscú y San Petersburgo, así como por su gente y su rica cultura.

Sin embargo, los acontecimientos recientes en Ucrania y la región de Crimea han dado un fuerte golpe a su popularidad y podrían traducirse en más problemas para el sector turístico de Rusia en 2015.

Es irónico que a pesar de que el rublo se haya visto gravemente afectado luego de que Occidente aplicara sanciones a Rusia por la anexión de Crimea y las tensiones en el este de Ucrania, pocas veces ha sido un momento tan propicio económicamente para los visitantes de varios países.

Pero ¿irán? Y, lo más importante: ¿deberían?

Hasta ahora, todo indica que 2015 será otro año difícil para el sector turístico de Rusia.

Leer: Los 10 mejores destinos para visitar en 2015 

En años anteriores, la mayor fuente de visitantes para Rusia habían sido los antiguos Estados soviéticos, principalmente Ucrania.

"Ucrania es por mucho el principal mercado extranjero de Rusia. El año pasado, el turismo de ese país hacia Rusia cayó al 43%", señala Gillian Kennedy, analista del Centro de Inteligencia sobre Viajes y Turismo de Londres (TTIC, por sus siglas en inglés).

Es una situación que se repite en otros antiguos Estados del Bloque Oriental.

"Tradicionalmente, estos visitantes viajaban a Rusia por tierra, que es más barato que volar. Pero muchos de los caminos que llevan a Rusia desde Europa del Este pasan por Ucrania y se cierran por el conflicto".

Más allá de la región, los turistas de Alemania, Reino Unido y Estados Unidos fueron los que más dejaron de viajar a Rusia, tendencia que, de acuerdo con Kennedy, continuará en los próximos años.

Represalias políticas y viscerales

La situación política entre Rusia y la Unión Europea sigue siendo difícil, lo que afecta negativamente a la economía de Rusia", dice Helen Isaeva, directora gerente de Travel Rusia, una empresa de gestión de destinos establecida en Moscú.

"Sobra decir que Rusia actualmente no es un destino popular en muchos países de esa zona".

Ha decaído el interés por los viajes por tren y río en Rusia para 2015, viajes que usualmente son un gran atractivo para los turistas.

De acuerdo con Dmitry Esakov, director de ventas y comercialización de Volga Dream Cruises, una empresa con sede en Moscú, las reservaciones cayeron en un 40% en parte a causa de las represalias por los actos recientes de Rusia.

"Los negocios de todos los países occidentales se han visto afectados de una forma o de otra", señala. "Mientras que hace seis meses esa caída habría tenido su origen principalmente en la seguridad, ahora es mayormente de naturaleza política o visceral".

Leer: La relación entre EU y Rusia, de fría a helada

En Occidente no hay alguna advertencia de importancia sobre los viajes a Rusia más allá de sus regiones fronterizas con Ucrania y de las regiones que estuvieron sumidas en dificultades en otras ocasiones, tales como Osetia del Norte y Chechenia.

El sitio web del Departamento del Exterior y la Commonwealth de Reino Unido señala sobre Rusia: "La mayoría de las visitas están libres de problemas".

El Departamento de Estado de Estados Unidos emite un mensaje más cauteloso en el que expresa la inquietud por los incidentes terroristas esporádicos, la delincuencia, el acoso y las manifestaciones… aunque no hay una advertencia explícita que indique que hay que mantenerse lejos.

Felix Willeke es gerente de comercialización de Lernidee Erlebnisreisen, una agencia de viajes alemana que administra el tren transiberiano Zares Oro que va de Moscú a Beijing. Dice que la crisis en Crimea no afectó al negocio cuando se desató en marzo de 2014.

Como no ha habido advertencias respecto a los viajes, pocas personas cancelaron.

"No obstante, solo se recibieron unas cuantas reservaciones después de abril y el resto de la temporada… 2014 no fue el mejor año, pero de todas formas fue mejor que nuestros pronósticos para 2015".

Willeke dice que su empresa sigue contemplando hacer el itinerario completo de los trenes transiberianos aunque las reservaciones ya se han reducido en un 30%.

La montaña rusa del rublo

Las agencias de viajes estadounidenses han observado tendencias similares en las reservaciones.

Annie Lucas es copropietaria de la MIR Corporation, una empresa estadounidense con profundas raíces en Rusia. En esta misma época, el año pasado, Lucas pensaba que 2014 sería un buen año para el turismo en Rusia. Aunque los acontecimientos en Crimea no provocaron cancelaciones de viajes ya reservados, cayó la demanda a futuro. Lucas dice que quienes cancelaron lo hicieron porque "no les encantaba la idea de lo que estaba ocurriendo y tomaron su decisión con base en eso y no en razones de seguridad personal".

Otro de los indicadores de la caída en la demanda es la reducción de las salidas de tours para 2015 por parte de los operadores internacionales.

Las empresas de cruceros fluviales Viking Cruises y Uniworld redujeron su capacidad, mientras que AmaWaterways canceló todos sus recorridos en Rusia.

Para Rudi Schreiner, presidente de AmaWaterways, es en parte una cuestión de economía y en parte de emoción. "Soy el primero en reconocer que esta es una decisión tanto personal como de negocios", explica. "Una de mis inquietudes es el futuro de la situación económica".

"No queremos dar apoyo al régimen si hay otro conflicto o si se imponen sanciones comerciales".

También intervienen factores económicos, agrega Schreiner.

"Con la rápida caída del rublo es extremadamente costoso llevar mercancías a Rusia", dice. "Por eso no podemos garantizar que podremos importar las mercancías de calidad y emplear a la gente correcta para dar a nuestros pasajeros el nivel de lujo al que están acostumbrados".

Los viajes de negocios también se han visto afectados, aunque la noticia no es del todo mala.

A pesar de que la situación ha empeorado recientemente, Asia está surgiendo como un mercado de crecimiento potencial para Rusia en términos de viajes de negocios y de placer.

"Los países asiáticos tienden a ser menos sensibles a las políticas", dice Helen Isaeva, de Travel Russia. "Es lo mismo que nos dicen los hoteleros: conforme se reduce la cantidad de europeos, la cantidad de asiáticos aumenta. En consecuencia, nos concentraremos en Oriente en vez de en Occidente".

Rusia mira hacia Oriente

Fuera de los antiguos Estados soviéticos, China es el mercado más grande y de mayor crecimiento para Rusia.

De acuerdo con Kennedy, del TTIC, "de los principales mercados, China fue el único que creció el año pasado. En consecuencia, la agencia nacional de turismo de Rusia ha cambiado su enfoque estratégico de Occidente a Oriente en los meses recientes".

Eso lo están haciendo en parte al facilitar la obtención de visas, especialmente para los grupos chinos que se dirigen a Crimea. Esos grupos son necesarios para llenar las habitaciones que quedaron vacías por la reducción en la cantidad de viajeros ucranianos, quienes anteriormente representaban el 70% del mercado turístico de Crimea, de acuerdo con Kennedy.

Gracias a los esfuerzos de comercialización, a las disminuciones a las restricciones para las visas y al creciente poder adquisitivo del yuan frente al rublo, se espera que las operaciones con China crezcan en al menos 10% en 2015.

Si los occidentales se aventuran a ir a Rusia este año, tal vez descubran que en realidad es un buen momento para ir.

Richard Marnell, vicepresidente ejecutivo de comercialización de Viking Cruises, explica que aunque una parte de la flota rusa de la empresa no está en operación, "2015 podría ser el mejor momento para visitar Rusia. Ciertamente no habrá tanta gente y los precios han bajado por la demanda decreciente y los tipos de cambio favorables respecto al rublo".

Willeke, de Lernidee, coincide.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Lo que muchos no notan en este contexto es que no podría haber un mejor momento para ir. La gente es más amistosa que nunca, el costo de los restaurantes, las entradas a los teatros, los recuerdos, sí, incluso las estancias en hoteles son considerablemente más baratos… además de que no hay filas en el Hermitage de San Petersburgo".

Laura Powell es periodista de viajes en Washington, D.C. Twitter:@dailysuitcase.com | www.dailysuitcase.com

Ahora ve
El de Cristiano Ronaldo y otros empujones famosos en la cancha de futbol
No te pierdas
×