Unas vacaciones 'ligeras' tendrás si dominas el arte de empacar

Empacar adecuadamente, con solo el contenido correcto, es un arte. Si lo haces bien, tus vacaciones serán una delicia de equipaje ligero
¿Cuánto costará viajar el espacio en 2015?
Tara Donaldson
Autor: Tara Donaldson
(Reuters) -

Elegir una maleta puede ser en sí una aventura.

Empacar adecuadamente, con solo el contenido correcto, es un arte.

Si lo haces bien, tus vacaciones serán una delicia de equipaje ligero con solo los atuendos adecuados.

Si te equivocas, vivirás las miserias de los cargos por exceso de equipaje, te lastimarás los músculos de la espalda y maldecirás la lógica desconcertante que te llevó a empacar 17 pares de zapatos para un viaje a la playa.

Hay una serie de lecciones básicas para empacar como los profesionales.

Esta es una útil guía de 10 pasos.

Empaca en la maleta correcta

Primero que nada, pongamos fin a cualquier debate sobre documentar maleta o llevarla a bordo.

A menos que realmente no puedas viajar sin llevar todo lo que posees (además de unos cuantos suéteres de más, por si acaso), en estos días lo que se debe hacer es llevar solo lo que cabe en las sombrereras.

Hay dos corrientes de pensamiento en lo que se refiere al equipaje.

Algunas personas apuestan a la durabilidad de las maletas rígidas y algunas insisten en que la maleabilidad adicional de las maletas suaves puede ser beneficiosa.

De cualquier forma, la clave es un diseño ligero y cuidado.

Una maleta debería ser lo suficientemente ligera cuando está vacía como para que sea fácil subirla a los compartimientos de equipaje cuando está llena sin tambalearte innecesariamente sobre el tipo tenebroso del asiento 17D.

Las maletas que pesan menos de 2.7 kilos, tales como la Softside Spinner de Hey, son ideales y tienen bastante espacio, además de compartimientos útiles, tales como una sección para laptops accesible desde el exterior para meterlas y sacarlas fácilmente; práctica y amigable a la hora de pasar la revisión de seguridad.

Lo más importante es que es mejor pecar de cautos con las maletas tamaño estándar para llevar a bordo: eso quiere decir unos 56 x 36 x 23 centímetros (altura x largo x ancho), que es la medida que permiten más comúnmente en las aerolíneas.

Muchos fabricantes afirman que sus maletas tienen las medidas permitidas para llevarlas a bordo y no es cierto, así que cerciórate del tamaño antes de comprarlas para evitar que te obliguen a documentarlas.

La compresión es clave

Una bolsa de compresión es un artículo de viaje que no sobra.

Estas útiles bolsas ahorradoras de espacio pueden ser la diferencia entre meter la ropa de una semana en una maleta o en dos.

Las bolsas para ropa Spacepak de Flight 001 pueden almacenar hasta ocho pares de jeans para caballero, cinco camisas y un suéter; una vez que extraes todo el aire, cabe justo en una maleta de mano.

Una de las ventajas de esta bolsa es que en lado metes la ropa limpia y en el otro la sucia, así que puedes mantener tu maleta limpia y ordenada sin atiborrar la ropa sucia en las esquinas.

Haz que los trapos rindan el doble

Es posible meter ropa para dos semanas en una maleta de mano, solo hay que seleccionar cuidadosamente las prendas.

Primero, elige una base de elementos neutros, tales como una blusa de cambray, unos jeans, una camisa blanca y un vestido negro en el caso de las mujeres.

En el caso de los hombres, una camisa polo azul marino, unos jeans, una camisa blanca y unos pantalones negros.

Agrega toques de color con suéteres, blusas, faldas (sacos y camisas de vestir en el caso de los hombres) para que tengas una buena variedad para combinar.

Sí, sabemos que no precisamente vas a innovar en el mundo de la moda, pero en serio, ese traje de cuero de moda que llevas no solo puede meterte en problemas en el país tradicional al que viajas, sino que también te causará un horrible sarpullido.

Diez prendas pueden hacer 14 atuendos si los planeas adecuadamente.

Las mujeres pueden lograrlo si empacan cuatro pantalones o faldas, cuatro blusas, un suéter o saco y un vestido.

Los hombres pueden hacer lo mismo si llevan camisas de vestir y camisetas y unos shorts, si el clima lo permite.

Cada prenda debería combinar con cualquiera otra de la colección para cumplir la misión, así que no te excedas con la mezclilla.

Sin arrugas

Si planchar en casa es molesto, ¿por qué hacerlo en tu viaje?

Reduce la necesidad de hacerlo metiendo los trajes y prendas parecidas en bolsas de plástico para tintorería.

Cuando se agitan las maletas, las prendas se deslizarán en la bolsa en vez de asentarse en un lugar y arrugarse, así que cuando llegues, la ropa estará tan lisa como cuando la empacaste.

Los viajeros de negocios pueden agregar a su guardarropa algo como el traje de viaje de lana italiana pura de Charles Tyrwhitt, ya que el tejido es más cerrado y es más resistente a las arrugas.

Empaca un respaldo

Si debes empacar artículos de contingencia, asegúrate de que no ocupen espacio esencial.

Una bolsa de lona ligera pero resistente puede doblarse hasta quedar del tamaño de la palma de tu mano y luego la puedes llenar con los guantes para nieve, las botellas de licores y los inadecuados trajes de cuero que uno compra inevitablemente en el extranjero.

Si surge un frenesí de compras, puedes documentar la bolsa cuando regreses.

Cuando huyas hacia climas más cálidos en invierno, reemplaza la ropa estorbosa para exteriores con alternativas más prácticas, tales como la chamarra con capucha CompressLite de Craghoppers.

Limita el calzado

Tres pares de zapatos deberían ser suficientes para satisfacer las necesidades de cualquier viaje que no involucre al Festival Internacional del Zapato en Malasia.

Empaca un par de vestir, un par informal y uno cómodo o deportivo; lleva puestos los más voluminosos.

Los zapatos deberían acomodarse con las suelas pegadas a los bordes de la maleta, con lo que queda espacio al centro para poner ropa o una Spacepak.

Los calcetines, la ropa interior y otros artículos pequeños necesarios deben meterse en los zapatos para aprovechar al máximo el espacio. El calzado conserva su forma y no hay rincón que no se aproveche.

Las bolsas mantienen los zapatos protegidos y la ropa limpia, pero ignora el atractivo de las bolsas para pares de zapatos: las individuales permiten que los acomodes según tus necesidades.

Aprovecha al máximo ese "artículo personal"

La mayoría de las aerolíneas permiten que los pasajeros aborden con una maleta de mano y un artículo personal, siempre y cuando quepa debajo del asiento. Aprovecha la oportunidad de guardar esa prenda adicional que no cupo en la maleta. Puede ser un cambio de ropa en caso de que te obliguen a documentar tu maleta y esta se pierda.

Procura que el artículo sea ligero para evitar el dolor de hombros cuando corras a una puerta para alcanzar tu vuelo o para tomar un ágil tuk-tuk o coche personalizado.

Los aparatos electrónicos y los cargadores, los artículos de valor (joyas y documentos de viaje) deben ir aquí para tenerlos a la mano y bien seguros.

Puedes evitar la desilusión de que la aerolínea no dé cacahuates si llevas un bocadillo para sobrevivir a al menos la primera parte de tu viaje.

Evita el exceso de "gadgets"

Llevar gadgets variados puede ser engorroso e innecesario, especialmente porque ahora puedes sincronizar varios.

En vez de llevar tu iEsto y tu iAquello, carga música, películas y recordatorios en un smartphone con gran capacidad de memoria, lleva unos audífonos y deja el resto en casa.

Para asegurarte de que la tecnología no te domine, usa un cargador multipropósito como el adaptador universal con USB de Victorinox para conectar los teléfonos móviles, las tabletas, las cámaras digitales y las laptops en Europa, América del Norte y del Sur, China, Australia, entre otros sitios.

Artículos de baño en dosis

Ahora que las normas de seguridad relegaron los productos de cuidado personal a las bolsitas, debes dejar los artículos que no necesitas.

En los hoteles puedes conseguir crema, jabón y champú; puedes meter los demás artículos personales en contenedores para viaje, tales como los Go Toobs flexibles.

En estos tubos de silicón, fáciles de rellenar, puedes meter productos y evitar derrames, mientras que el aro que tienen en el cuello permite que el usuario designe qué contiene el frasco.

En el caso de artículos de uso personal que no caben en la bolsita en su contenedor usual, MiiSTS ofrece un atomizador del tamaño de un iPhone para artículos como el bloqueador solar, el quitamanchas o el repelente de insectos.

Mantente a salvo

La seguridad es clave y todos los traslados que un viaje implica pueden causar que los datos y los documentos personales sean susceptibles de mal uso.

Esa es la lógica que rige al iPassport, el dispositivo que se presentó este año en el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas.

La funda para pasaporte delgada y segura cuenta con un seguro biométrico y solo se puede abrir con la huella digital del dueño, así que si se pierde o la roban, no se robarán tu identidad.

También cuenta con un sistema de protección RFID (identificación por radiofrecuencia, por sus siglas en inglés) para evitar que los hackers penetren en tus datos, además de que cuenta con una tecnología de red inteligente vía Bluetooth para que el usuario sincronice el dispositivo con un smartphone y lo rastree, si fuera necesario.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Solo asegúrate de que tu pasaporte esté adentro antes de partir. No hay nada más vergonzoso que abrirlo en el aeropuerto y descubrir que pusiste allí tu bocadillo de emergencia.

Tara Donaldson es escritora y viajera; vive en Brooklyn, Estados Unidos. Su obra se ha publicado en la revista Mariner, en el Huffington Post y en su blog personal: Living with the Travel Bug.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×