La FDA alerta sobre medicinas para aliviar dolor por efectos secundarios

Medicinas como Naproxeno o Advil podrían aumentar los riegos de un infarto o ataque al corazón, informó el gobierno de EU
Las medicinas para aliviar los dolores de cabeza o musculare  Las medicinas para aliviar los dolores de cabeza o musculares podrían conllevar riesgos mayores en altas dosis
Autor: Debra Goldschmidt
(Reuters) -

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) está pidiendo a todos los fabricantes de medicinas, que han desarrollado algunas pastillas contra el dolor, que refuercen sus etiquetas de advertencia luego de que surgiera un informe sobre la seguridad de estos productos.

Se trata de los NSAID, grupo de fármacos que sirven para aliviar el dolor (analgésico) y para reducir la fiebre (antipirético), así como para reducir la inflamación cuando se utilizan con el tiempo. Estos medicamentos deben ser actualizados para que digan que tomarlos puede incrementar el riesgo de infarto o ataque al corazón.

Lee: El daño potencial de los suplementos dietéticos

Los NSAID generalmente son suministrados para aliviar los efectos que provocan la fiebre, así como los padecimientos de artritis, gripa, dolores de cabeza y calambres menstruales.

Dosis más fuertes de estas medicinas requieren una receta, mientras que las dosis pequeñas son disponibles sin necesidad de una. La advertencia aplica para ambas e incluye marcas como Celebrex, Advil, Naprosyn (Naproxeno), Aleve and Daypro, solo por nombrar algunos.

Bayer (que fabrica Aleve) no contestó las llamadas de CNN para emitir comentarios.

Pfizer (fabricante de Celebrex y Advil) emitió un comunicado asegurando que “por 30 años, el uso extensivo del consumidor y varios estudios clínicos han demostrado que ibuprofeno, cuando es usado directo, es seguro y efectivo para combatir el dolor”.

La compañía agregó que “estamos comprometidos con la seguridad del paciente, y trabajaremos con la FDA para asegurarnos que nueva información de seguridad sea añadida apropiadamente a las etiquetas de nuestros medicamentos, a fin de que nuestros consumidores puedan continuar a usar de manera segura nuestros productos”.

La FDA emitió una comunicación de seguridad sobre medicamentos, informando que las etiquetas deben incluir lo siguiente, “el riesgo de un ataque al corazón o infarto puede ocurrir durante las primeras semanas del uso de un NSAID. El riesgo puede incrementar con el uso prolongado del NSAID. El riesgo se vuelve aún más grande en altas dosis”.

Adicionalmente, las etiquetas deben decir que el riesgo no está limitado a los pacientes con enfermedades del corazón, aunque este tipo de personas sí tiene mayores riesgos de sufrir estos efectos. La FDA indicó que no hay suficiente evidencia para determinar si el riesgo es igual para todo tipo de NSAID. También hay un alto riesgo de que el corazón falle si una persona toma estas medicinas.

Los riesgos de las NSAID prescritas son mayores porque tienen una dosis más alta que las usadas sin una receta. En contraste, las NSAID que no requieren una prescripción médica son tomadas esporádicamente en dosis menores, por ende no representan un alto riesgo.

La acción de las autoridades se presenta luego de que un comité de asesoramiento revisó las medicinas y los riesgos asociados de estas en febrero de 2014, teniendo como resultado la sugerencia de que alerten sobre los problemas que podrían presentarse al tomar estos medicamentos.

El doctor Steven Nissen, jefe de medicina cardiovascular en la Clínica Cleveland, concordó con la evidencia de que estas medicinas incrementan el riesgo de que una persona sufra de un ataque al corazón o un infarto. Comentó que la advertencia, pese a ser vaga, es un buen paso ya que no hay información suficiente para darle una respuesta definitiva a los consumidores o doctores.

"Lo que los pacientes necesitan saber es que si uno toma estos medicamentos, aún no se sabe qué tantos riesgos corren de sufrir problemas del corazón”, expresó Nisen. El experto responsabiliza a las administraciones que aprobaron estas medicinas antes de que se tuviera información más determinante sobre sus efectos.

La doctora de Atlanta Anna Steinberg opina que la advertencia de la FDA es muy vaga. Asegura que los doctores ya evitan recetar NSAID a los pacientes con problemas del corazón, o presión alta. Para pacientes sin riesgos, “no les voy a decir que los dejen de tomar”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Steinberg asegura que las alternativas a este tipo de medicamentos son limitadas. La experta cree que la FDA debió haber esperado hasta que pudiera ofrecer otras opciones, porque este anuncio sobre los riesgos de las NSAID “puede abrir la puerta a una histeria masiva”.

La FDA advierte a los pacientes que experimenten problemas para respirar, dolores de pecho, calambres o debilidad así como problemas para hablar, que busquen atención médica de inmediato.

Ahora ve
AMVO trae a México el Cyber Monday bajo el nombre de Hot Monday
No te pierdas
×