China: tema en la agenda latinoamericana

-
chinabaja  (Foto: Getty)

La desaceleración económica china hoy es una realidad. Luego de sostener un crecimiento promedio de 9.9% anual entre 1980 y 2012, la gloria de China perdió fuerza. Y es que en los primeros dos trimestres de 2013, su economía aumentó 7.6% promedio; que si bien es un número nada despreciable, también lo es que anuncia un nuevo ambiente económico complicado para varios países.

Latinoamérica es, sin duda, uno de los bloques que tendrá que jugar sus cartas de manera inteligente si quiere evitar un revés de dicho fenómeno. En ese sentido, la Alianza del Pacífico (acuerdo comercial que reúne a México, Colombia, Perú y Chile) ya prepara el marco regulatorio que podría blindar a sus economías y asegurar su estabilidad. Entre las iniciativas, destaca el plan de sumar a México al Mercado Integrado Latinoamericano (MILA).

El MILA surge en 2011 con el objetivo de agrupar a las bolsas de valores de Colombia, Chile y Perú. De cerrarse la negociación, la Bolsa Mexicana de Valores podría beneficiarse gracias a la adecuación de las regulaciones de los miembros de la Alianza para favorecer la emisión pública de acciones a través de la plataforma MILA. Asimismo, dispondría de instrumentos de renta fija y cuotas de fondo de inversión.

Por otra parte las compras de gobierno, el tratamiento de bienes delicados arancelarios, reglas de origen y las prácticas anti lavado de dinero son algunos de los temas que faltan por detallar y ajustar para mejorar el ambiente de negocios entre dichos países. Sin embargo, los representantes públicos de los organismos económicos se muestran optimistas ante el desarrollo de las negociaciones además de que, señalan, la unión evitará que el desarrollo económico de sus naciones sufra por la desaceleración china.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Alianza por el Pacífico forma un mercado de 209 millones de habitantes que moviliza 50% del comercio en América Latina y representa 36% del Producto Interior Bruto Regional (PIB). Estos datos reflejan que será posible inyectar inversión, colocar productos y servicios bajo estándares justos y prevenir consecuencias derivadas de la desaceleración de economías emergentes. Bajo esta premisa, se vuelve necesario contar con aliados especializados en transacciones comerciales internacionales.

Desde el manejo de múltiples divisas, pasando por el pago oportuno y en línea, el financiamiento para capital de trabajo en otros países e incluso, nuevas prácticas comerciales, todo es posible en el nuevo ambiente de negocios. Por eso, las empresas mexicanas deben buscar la asesoría de una institución financiera sólida, con amplia experiencia en mercados internacionales y lista para traspasar fronteras.

Ahora ve
Los datos más curiosos sobre Netflix en México durante 2017
No te pierdas
×