El TLCAN y la oportunidad para México

-
TLCAM  (Foto: Getty)

Los presidentes de los tres países que conforman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se reunieron en la capital del Estado de México para discutir y llegar a acuerdos a fin de dinamizar las relaciones económicas e incrementar la competitividad del bloque. Esto, sin duda, significa una primera acción ante la posibilidad de integrarse al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

Entre los temas abordados, destacaron la creación del Programa Norteamericano de Viajeros de Confianza, que facilitará el tránsito de personas “confiables” por los tres países, la actualización de información comercial de acuerdo con estándares internacionales a fin de facilitar la fundación y expansión de las empresas y la creación del Plan Norteamericano de Transporte, que permitirá una mejor planificación del transporte de productos.

Desde la entrada en vigor del TLCAN en 1994, México ha incrementado considerablemente sus relaciones comerciales con Estados Unidos y Canadá. De acuerdo con la Secretaría de Economía (SE), el comercio entre México y Estados Unidos creció 550.9% en tanto que con Canadá alcanzó la cifra de 920%; siendo el sector manufacturero el más beneficiado con un crecimiento del 665% por concepto de exportaciones. El resultado: el intercambio comercial entre los tres países fue de US$493,781 millones en 2012 –cinco veces más que en 1993–.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con estas iniciativas, los tres países norteamericanos sentarán las bases para integrarse al TPP y formar parte, ya fortalecidos, de un mercado que de reunir a 12 economías representaría 40% de la economía global. Y en el caso concreto de México, significaría integrarse a una región con una economía por demás dinámica pues, de acuerdo con la SE, de 2005 a 2011 el crecimiento promedio de las exportaciones de México a Asia superó el 20%.

El sector empresarial mexicano debe prepararse para formar parte de un ecosistema de negocios en el que la competitividad y el valor agregado son pieza clave. Y es que la firma de tratados comerciales no solo abre nuevos mercados, sino que demanda de las compañías un mayor desempeño debido al incremento de la competencia directa. Por eso, es fundamental contar con el apoyo y asesoría de instituciones financieras familiarizadas con el comercio exterior.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×