La gratitud incrementa el bienestar

Aunque el trabajo es una obligación, conviene expresar gratitud para mejorar las relaciones.
WEB felicidad  (Foto: Cortesía Tec Milenio.)

Cuando hay tensión en el ambiente laboral, una de las preguntas que podríamos hacernos es qué tanto se experimenta y se expresa la gratitud. Ciertamente los contratos establecen una relación en la que un determinado trabajo se intercambia por una percepción monetaria, así que ese trabajo es una obligación a la que corresponde el derecho de obtener un ingreso. Pero este punto de vista no describe todo lo que pasa dentro de las empresas, en las que muchas veces los logros se potencian por la pasión, el compromiso y las buenas relaciones de los equipos de trabajo. Cuando como jefes o clientes recibimos un trabajo bien hecho y observamos con atención el proceso y el resultado, podremos distinguir cómo cada persona contribuyó con sus conocimientos específicos y fortalezas características para ese logro excepcional. En cambio, la mayoría de los resultados mediocres provienen de cumplir con la mera obligación, sin poner entusiasmo.

La gratitud es una de las fortalezas de carácter que muestra una correlación más fuerte con el bienestar. Quien experimenta esta emoción positiva no solo se siente contento, sino que refuerza sus lazos con las personas hacia las que experimenta gratitud. Robert Emmons, el principal investigador en el mundo acerca de la gratitud, señala que no solo es una emoción o una actitud, sino que la verdadera gratitud implica un proceso cognitivo, debo pensar acerca del beneficio recibido para que la gratitud sea genuina.

La gratitud fortalece la cohesión
A principios del siglo XX, el filósofo y sociólogo alemán George Simmel, afirmó que la gratitud es “la memoria moral de la humanidad (pues) si todo agradecimiento fuera eliminado de repente, la sociedad, al menos como la conocemos, se desintegraría”1.  La cohesión es una variable importante en los equipos de trabajo, que permite que los procesos fluyan con armonía y flexibilidad, que las personas dejen de buscar únicamente su beneficio personal y se comprometan con el resultado general. Actualmente, la mayor parte de los proyectos requieren de la contribución y colaboración de muchas personas. Por ejemplo, quizá yo consulté a un cirujano, pero para que se realice la operación se requiere de todo un equipo de personal quirúrgico altamente capacitado. Lo mismo ocurre para sacar adelante una evaluación, una revista o una nueva línea de mobiliario. Los líderes son importantes, pero para lograr el resultado se requiere de todo un equipo de colaboradores. El narcisismo de algunos líderes tiende a inhibir las expresiones de gratitud y, lamentablemente, también va minando todo el apoyo que podrían recibir. En cambio, un líder que manifiesta gratitud refuerza la unidad del equipo.

¿Cómo contribuye la gratitud a la cohesión?
Inspirados en la afirmación de Georg Simmel, Robert Emmons2 y otros investigadores estudiaron este componente moral de la gratitud. Encontraron que la expresión de agradecimiento cumple con tres funciones dentro de los grupos.

    Un barómetro moral: ayuda a reconocer que alguien nos ha beneficiado. Por ejemplo, puedo experimentar gratitud cuando uno de los procesos ha tomado más tiempo del estimado, y otra parte del equipo propone unirse para sacarlo adelante, o ir adelantado un proceso paralelo, con el fin de evitar atrasos. Su actitud no es la de una estricta línea de producción, en la que se culpa al que no entrega a tiempo, sino la de un equipo comprometido con el resultado.

    Una motivación moral: estimula a las personas para actuar de manera prosocial respecto a sus beneficiarios. Cuando reconocemos que hemos recibido algo bueno por parte de los otros, nos sentimos inspirados para actuar de la misma manera con los demás.

    Un reforzador moral, ya que inclina a las personas a repetir la conducta prosocial al recibir un reconocimiento positivo. Quien recibe un agradecimiento se siente más motivado a repetir la conducta altruista.

En muchas empresas se han institucionalizado las expresiones de gratitud, como los reconocimientos (muchas veces en forma de un pin o diploma) que se dan por años de antigüedad laboral. Pero muchas veces estos formalismos están alejados en tiempo respecto a los momentos clave en los que la persona mostró su dedicación, entusiasmo y compromiso, más allá de lo que estrictamente expresa su contrato laboral. No pierdas la oportunidad de expresar gratitud, de compartir una emoción positiva que generará bienestar en tu equipo y los motivará para repetir las conductas altruistas que a la larga beneficiarán a todos.

Autora: Claudia Morales Cueto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

1 Citado por Peterson, C. y Seligman, M. (2004). Character Strengths and Virtues. A Handbook and Classification. Apa, Oxford University Press. Nueva York. Pag. 556.

2 McCullough, M.E., Kilpatrick, S., Emmons, R.A., & Larson, D. (2001) Gratitude as moral affect. Psychological Bulletin, 127, 249-266.

Ahora ve
Esta es la propuesta de gabinete de Andrés Manuel López Obrador
No te pierdas
×