Música ilegal ‘suena fuerte’ en Internet

Casi la totalidad de los archivos de música que se descargan en México son ilegales; en 2006 se descargaron más de 1,700 millones de estos archivos digitales.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

En México, de la música digital que se descarga en la red 99.9% es ilegal: en 2006 se descargaron más de 1,700 millones de archivos digitales, mientras que las ventas en sitios legales fueron mínimas.

Así lo dio a conocer la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en un comunicado, con base en cifras aportadas por el director general de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas (Amprofom), Fernando Hernández.

Refirió asimismo que según una encuesta sobre Hábitos de los usuarios de Internet en México, de 2006, que realizó la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), la descarga de música es la principal actividad realizada por los usuarios al conectarse a la red.

Al respecto, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI), organización que representa a la industria discográfica mundial, revela que la venta de música digital casi se duplicó (en todos los formatos), al pasar de 5.5% en 2005 a 10% en 2006 y alcanzó los dos millones de dólares.

Con base en lo anterior, el organismo prevé que para 2010 un cuarto del total de la música vendida en el mundo será digital.

El IFPI señala que en 2006 las descargas de música en Internet totalizaron 794 millones, 89 millones más que en 2005, y el número de canciones disponibles en la red se duplicó hasta llegar a más de cuatro millones. Así, mientras que en 40 países existen 498 tiendas

de música en línea legítimas, en México operan sólo Beon y Tarabu.

Estadísticas de la Amprofon indican que en México, durante el primer trimestre de 2007, el total de ventas digitales fue de más de seis millones de descargas de música (con un valor de 66 millones de pesos), cinco veces más que el volumen de igual lapso de 2006.

Sin embargo, la música que se puede obtener a través de las redes de usuarios peer to peer (P2P) permite el intercambio de música de manera gratuita, para almacenarla o guardarla en un disco, aunque sin autorización, lo cual constituye una nueva forma de piratería, señaló el director general de la Amprofon, Fernando Hernández.

Un estudio de Ipsos-BIMSA de 2005, revela que 83% de las personas que bajan música en Internet son niños de 12 años hasta adultos de 25 años, de los cuales, 68% cuenta con suficiente poder adquisitivo para comprar discos con regularidad o pagar por la música.

La música digital ilegal afecta tanto las ventas de música digital como las ventas de discos compactos, ya que del total de las grabaciones que se comercian, 60% es pirata, lo cual está tipificado como delito en el Código Penal, cuya sanción va de tres a 10 años de cárcel sin derecho a fianza.

La música obtenida en Internet mediante el sistema P2P implica diversos riesgos como la infección de los aparatos de cómputo por virus que ocasionan la aparición regular de mensajes en la pantalla, formatean el disco duro, eliminan archivos o dañan el sector de

arranque.

Asimismo, puede provocar la presencia de spywares o espías, programas que se instalan en el disco duro del equipo de cómputo y captan información personal del usuario como el número de sus tarjetas de crédito, contraseñas, entre otros datos.

Finalmente, el P2P trae consigo la posibilidad de que el usuario sea demandado ya que, de acuerdo con la Amprofon, la gente que constantemente comparte, intercambia y sube canciones a Internet, corre un mayor riesgo de ser detectado y multado.

La Dirección General de Estudios sobre Consumo (DGEC) de la Profeco realizó diferentes adquisiciones de música en los sitios Beon y Tarabu, del 17 al 25 de septiembre de 2007.

En este ejercicio comprobó que la compra en ambos sitios es similar, aunque Beon ofrece la opción de escuchar durante 30 segundos el archivo antes de realizar la transacción.

La Profeco concluyó que no hay un comportamiento de precios que indique que el formato digital es más barato que el disco compacto o viceversa. La única diferencia importante entre uno y otro es la posibilidad que brinda el primero de comprar sólo las canciones preferidas por el usuario.

Ahora ve
No te pierdas