Leopard, el nuevo sistema de Mac

Apple invirtió 27 mdd en el programa operativo que saldrá al mercado en octubre; la versión es una interfase gráfica más sofisticada con varios escritorios en una sóla pantalla
El iPhone retrasó la llegada del nuevo sistema operativo. (C  (Foto: )
Octavio Cárdenas
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

Leopard, el nuevo sistema operativo de Mac, llegará este octubre a las tiendas, luego de un retraso de varios meses adjudicado a su teléfono celular iPhone, según la propia Apple.

Pero lo cierto es que Leopard llega en medio de especulaciones y pruebas de versiones beta por parte de un sinfín de sitios web, blogs y foros de discusión, donde igual se alaban al producto que se critican al fabricante.

Según analistas, de cada 100 computadoras en el mundo, sólo tres llevan el logotipo de la manzana, cuando hace 20 años, en el auge del cómputo personal, la firma californiana poseía 14% del mercado.

Claro, la manzana ha decidido limitar la venta de sus computadoras a sus propias tiendas y a la web, lo que a decir de analistas ha sido un terrible error.

Como prueba, Randall Stross, profesor de la Universidad de San Jose, California, sostiene que mientras Hewlett-Packard (HP), líder mundial en venta de computadoras, suma alrededor de 23,000 puntos de ventas en la unión americana, mientras que Apple contabilizan unas 185 tiendas.

Este catedrático estima que empresa de Steve Jobs lejos de detener la caída de ventas de su equipos de cómputo, está desperdiciando una oportunidad de oro que podría hacerle ganar la batalla, o al menos el mercado: la migración del sistema operativo XP a

Vista, el cual recopila críticas y sin sabores de usuarios por todo el mundo, según consta en comentarios esparcidos a todo lo largo y ancho del ciberespacio.

Quizá eso justifiqué la inversión realizada en el leopardo por la manzana.En seis meses de este 2007, entre marzo y septiembre, la firma invirtió la friolera de 27 millones de dólares en el desarrollo de este nuevo sistema operativo.

Como referencia, en ese mismo periodo Apple destinó 26 millones de dólares (un millón menos) en el desarrollo de iPhone, según el reporte presentado a la Comisión de Valores estadounidense.

Una inversión que podría parecer alta si se compara con los ingresos. En el segundo trimestre de este año la firma facturó 5,410 millones de dólares, de acuerdo a su información financiera pública. De éstos, casi 47% —2,533 millones de dólares— corresponden a la venta de computadoras. Mientras que su iPod y los productos y servicios relacionados a música, representan poco más de 40% de sus ingresos, 2,178 millones de dólares.

Pero por software (categoría donde se suman las ventas de sistemas operativos), y servicios, recaudaron apenas 386 millones de dólares, lo que representa un discreto 7% de sus ventas totales. A esto se añade un escaso optimismo en el mercado, en torno a este nuevo sistema operativo.

Analistas estiman que el impacto de Leopard no será comparable con el que tuvo la versión Tiger de 2005, ni con la Mac OS X 10.4.

El sitio Appleinsider, por ejemplo, afirma que será el último sistema operativo que contemple los procesadores PowerPC, esos que en épocas pasadas le dieron un sello distintivo a la marca y le permitieron mantener los ojos apartados del gigante Intel, icono indiscutible de toda computadora personal o PC, antítesis de una Mac. Aunque la verdad, la moneda sigue en el aire.

Poder gráfico

Lo que viene en una nueva versión del sistema operativo Mac, es una interfase gráfica más sofisticada con reflejos y sombras, despliegue de menús también más gráficos y la posibilidad de personalizar la barra inferior de aplicaciones, según consta en el video de muestra disponible en el sitio web del fabricante.

Es decir, ahora el maquero podrá decidir qué aplicaciones y qué información estará ahí disponible. Otras mejoras involucran al Finder (su menú principal). Ahora bastará con situar el puntero del mouse sobre las carpetas para desplegar, en la ventana siguiente, su contenido; que, dicho sea de paso, tiene una previsualuzación casi idéntica a la que ya presumió iTunes y replicó el iPhone, o sea, desfilando en tercera dimensión por nuestra pantalla.

Este Finder servirá lo mismo para administrar los archivos en las diferentes carpetas del sistema u hacer búsquedas, que para hacer visualizaciones previa de cualquiera de ellos, sin importar si son documentos, imágenes, audio o video, por lo que integra capacidades de reproductor digital... cómo sumarle iTunes y Quicktime.

Además, los iconos gráficos de estos archivos previsualizados, podrán abrirse en una ventana mayor e independiente.
Si se trata de un video, por ejemplo, en esta ventana podría visualizarse a "pantalla completa", respetando las funciones básicas como play, pausa, adelantar y regresar directamente en ella y ahorrándonos el tener que abrir una aplicación e incluso el propio archivo, lo que Apple han nombrado Quick Look.

Mientras que su Time Machine (máquina de tiempo), hace copias de seguridad de todos los archivos almacenados en el equipo conservando además el aspecto que tenía
el escritorio, para "regresar en el tiempo" y recuperar cualquiera de ellos. Basta conectar un disco duro externo y configurarlo.

Y finalmente Spaces agrupa ventanas de aplicaciones y las guarda como escritorios independientes. Así, se puede pasar de un escritorio donde tenemos las ventanas de Word (procesador de textos) y Safari (naveagador de internet), a un segundo, donde residan las ventanas de Photoshop (procesador de imágenes), por citar un ejemplo.

Ahora ve
No te pierdas