Taxis neoyorquinos siempre vigilados

La localización satelital divide: el gobierno y las empresas la quieren, pero la gente se resis la tecnología alcanza al transporte público, los taxis de Manhattan serán seguidos con GPS.
Los taxis de Manhattan protestaron pues se les obligó a cont
Nelly Acosta Vázquez

Parecía un día cotidiano en Manhattan. Pero el 3 de septiembre fue agitado por una huelga general de taxis. La razón: todas las unidades ‘amarillas’ protestarían porque se les obligó a portar un equipo GPS (siglas en inglés de la tecnología satelital que se utiliza para rastrear objetos) que les hará sentir ‘vigilados’.

No se trata de un escenario insólito. Dicha tecnología, en uso desde hace 10 años para controlar flotillas de camiones, está en auge en el mundo, impulsada por temas de seguridad, e incentivando su demanda comercial.

“No hay un mercado GPS como tal. Lo que hay es un mercado de servicios que emplean esta tecnología porque es económica y fácil de usar”, dice Rafael Gómez, analista de IDC Latin America.

Y es la localización automática de vehículos, que ya usan casi todos los sistemas de transporte público de Europa, la que está dando de qué hablar: según cálculos de ABI Research, en 2004 apenas 6.5 millones de unidades de transporte eran monitoreados por GPS; para finales del año pasado, la cifra creció 31% y para este año, se cree será 150% mayor.

La idea es detectar en dónde está un auto, por dónde pasa, qué sucede en su sistema, y por cuánto tiempo y en dónde se detiene.

De acuerdo con la Universidad de Washington, el impacto económico de la tecnología GPS, sólo en ámbitos de seguridad, podría alcanzar 50,000 MDD a nivel mundial para 2010. Actualmente, la cifra ronda en los 6,000 millones, con Europa a la cabeza, con 60%, seguida por Estados Unidos.

A primer vistazo, el panorama suena conservador, pero si consideramos la llegada de la explotación de esta idea en terrenos comerciales, el asunto se vuelve más atractivo.

“Las posibilidades se tornan infinitas”, dice Gómez. Las agencias de seguros parecen ser las más interesadas, ya que con un sistema GPS instalado en el auto, se les ‘avisará’ cuando éste tenga un accidente e, incluso, les indicará el sitio exacto donde se localiza, sin que tengan que llamar. También se habla de aplicaciones que permitan ofrecer servicios personalizados, por ejemplo, invitar al conductor a un restaurante determinado, que se detecte, le quede de paso.

México no es ajeno a este escenario. La Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV) señala que hay 14 firmas que se dedican al negocio. Y pese a que se carece de cifras que indiquen cuántos usuarios y sistemas de transporte utilizan el GPS, (IDC dice que se usa mucho para control y logística de flotillas de transportes de carga y entrega de mercancías) sí se detecta un auge.

No hay que olvidar, por ejemplo, que el Artículo 16 del nuevo Reglamento de Tránsito del Distrito Federal, obligará a todos los automóviles que sean comercializados a partir de 2008 a “estar provistos de dispositivos de geolocalización satelital, radioeléctrica o de tecnología similar. Esto sin duda incrementará el número de empresas interesadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Pero la localización y el monitoreo de autos sólo es una de tantas formas de usar el GPS. Otra más, también muy explotada, es la de sistemas de navegación, es decir, dispositivos como celulares, palms y pantallas integradas en los autos de lujo, que guían al conductor por una ruta de manera inteligente, con mapas digitales.

Pero como dijera el analista de IDC: “Ésta ya sería otra historia”.

Ahora ve
Trump causa nueva polémica por supuestas condolencias a la viuda de un soldado
No te pierdas
×