Cómo domar a la Blackberry

Fans o víctimas, estos aparatos han llegado a cambiar la manera en que se relacionan las person existen siete millones de usuarios en el mundo, de los cuales 875,000 se registraron el último
En México, los PDA están sobre todo en manos de ejecutivos.
Belén Merino
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Para algunos la Blackberry es un nuevo modo de vida, que parece estar cambiando la dinámica de familias y amistades.

En Estados Unidos, el tema alimenta una discusión intensa entre las legiones de fanáticos de esta tecnología y los que se sienten atropellados por ella.

Conforme se extiende el uso de estos dispositivos móviles en México, también lo hacen esos temas, y la inquietud de cómo aprovechar mejor la herramienta sin que invada la recámara.

Blackberry es sólo una de las marcas de estos asistentes digitales o PDA, fabricados también por Palm, Nokia, Motorola o Apple, aunque su nombre parece haber bautizado este dispositivo.

Sólo hablando de Blackberry, existen siete millones de usuarios en el mundo, de los cuales 875,000 se registraron en el último año, informó Research in Motion (RIM), la empresa madre del aparato.

En Estados Unidos, el furor por estos dispositivos ya llegó incluso a los niños y las ventas crecen 54% por año, según NPD Group, una firma neoyorquina que hace estudios de mercado.

En México, los PDA están sobre todo en manos de ejecutivos y empresarios, indican las fuentes. Tan sólo en BBVA-Bancomer unos 150 de los más de 20,000 empleados, posee uno.

“No son de uso popular pues supone todavía un elevado nivel de costos”, explica Rigoberto Sáenz, director de Nuevas Tecnologías del banco.

Es justo ese abanico de posibilidades donde radica el poder de atracción de estos aparatos, y es que permiten la consulta de información de la compañía en tiempo real, señalan en el Comité de Tecnología de Información del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Además, tienen una ventaja respecto de la telefonía, y es que permiten tener por escrito acuerdos y decisiones, lo que introduce más seguridad en los negocios, agrega el director de Estudios Económicos y Consultores Internacionales, Juan Manuel Gordillo.

En la farmacéutica Pfizer discutían el año pasado si había que establecer políticas para el uso de los PDA, luego de que recibieran quejas de algunas familias. Por ejemplo, acotar los horarios y los días para enviar correos de la compañía.

En el IMEF tienen algunas claves, los límites podrían ser horas y días de trabajo, habría excepciones por proyectos o actividades críticas, planteando el uso del dispositivo no sólo al jefe, sino también a los clientes, pero no como una obligación de extender la oficina a la casa, explicó Mario Guerrero, presidente del instituto.

En los blogs y chats se intercambian remedios y notas acerca de esta nueva adicción, como ya la llaman en Estados Unidos. En diciembre pasado el diario The Wall Street Journal publicó los “12 pasos” para superar la compulsión por la Blackberry, entre los cuales se encuentran:

No oculte sus hábitos con respecto al correo electrónico a los ojos de su familia. “Si cree que alguien podría molestarse al verlo utilizando su Blackberry, es una señal de que probablemente no debe hacerlo”.

Sigua el texto que emula los Pasos de Alcohólicos Anónimos, comprométase, deje de enviar mensajes mientras maneja, y finalmente si su PDA crea tensión con su pareja, defina “zonas libres” de Blackberry en su casa.

Además puedes ocuparte en dar respuestas de calidad y no de cantidad, así como asignarte un horario específico para consultar el correo electrónico.

La disciplina y la organización son la clave para no sucumbir, aseguran los internautas.

No lo lleves contigo si tienes un evento familiar; designa un horario "sin mensajes" y apaga el aparato.

En reuniones familiares o de trabajo, hay que leer sólo los mensajes que indiquen que la prioridad es urgente o aquellos que tienen menos de una línea, y  si se puede solucionar más tarde, no contestes.

Ahora ve
No te pierdas