Secuestros informáticos 2.0

No es ficción, el usuario de una PC puede enfrentar extorsiones para recuperar sus documentos; estos delitos se cometen desde sitios web que en ocasiones desaparecen en menos de 24 horas.
Las extorsiones ya son tecnológicas. (Especial)
Nelly Acosta V.
CIUDAD DE MÉXICO -

“Para liberar sus documentos, debe depositar 100 dólares antes de 24 horas”. Es el mensaje que de pronto aparece en la pantalla de la computadora, cuando se insiste en abrir un documento que, al parecer, está bloqueado.

Parece una pesadilla, pero no. Tampoco es ficción. Al usuario de PC que le suceda estará enfrentando el modus operandi de una nueva forma de extorsión informática, conocida como RansomWare. Este tipo de secuestros cibernéticos cobró relevancia en Inglaterra con el caso Barrow. A la enfermera Helen Barrow la obligaron pagar 1,500 libras (casi 3,000 dólares) a cambio de una clave de 35 caracteres que usó para ‘quitar’ un candado en forma de código algorítmico que le impedía abrir sus archivos.

Casos semejantes también han ocurrido en México, donde el chantaje y el miedo psicológico son factores que obran a favor de los hampones, explica Daniel Ortiz, consultor independiente en seguridad. “Nada grave o con consecuencias fatales, salvo que sí se pagaron los rescates”, refiere.

A nivel mundial, hay registros de chantaje digital desde 1989, y en ninguno de los casos ha funcionado usar programas antivirus o llamar a un experto para liberar archivos encriptados, pues debido al tipo de código que se usa (que se difunde a través de spam), sólo pueden recuperarse con una clave que proporciona el ‘secuestrador’.

A diferencia de muchos delitos cibernéticos, estos sí han resultado fáciles de rastrear: casi siempre, la víctima debe hacer una transacción electrónica, con tarjeta bancaria, en un sitio web ‘fantasma’ (que desaparece en 24 horas). Una vez pagado el rescate, en ese mismo sitio aparece la clave que se necesita para tener acceso a los documentos.

Por lo general, los malhechores piden cantidades de 100 dólares máximo, y en muchas ocasiones, cuando el usuario está por pagarlos, el sitio en donde debe depositar ya desapareció. “El peligro es cuando se trata de atacar a una persona o empresa en específico, porque es un chantaje millonario, en donde el culpable seguramente es alguien interno”, puntualiza Ortiz.

Como toda extorsión, lo que se persigue es el delito, no la manera en que se opera, razón por la cual las autoridades se involucran en denuncias de este tipo y en muchos casos sí logran dar con los culpables. En México, por ejemplo, la Policía Federal Preventiva acude directamente con la Policía Cibernética, que en todo el mundo rastrea este tipo de criminales y que trabaja en colaboración directa con la Interpol.

De acuerdo con la firma rusa de antivirus Kaspersky Labs, durante 2004 fueron arrestadas 100 personas en todo el mundo por realizar este tipo de extorsiones, alrededor de 400 personas en 2005 y menos de 100 durante el año pasado. Y aunque para Kaspersky 2007 podría ser un año en el que el RansomWare tome un nuevo auge, el experto mexicano considera que sólo se tratará de ‘brotes’, que no representarán mayor peligro. “No hay que alarmarse”, dice Ortiz.

Y es que gracias a que cada vez hay más cultura por denunciar los chantajes, amén de que la única solución (crear respaldos de toda la información que se tiene) es una actividad cada vez más común entre los usuarios de computadoras, el ‘secuestro digital’ se las ve cada vez más difícil.

Ahora ve
No te pierdas