Negocios "porno" en Internet, en crisis

En 2005 la pornografía en línea generó 4,280 mdd, para 2006 esas ganancias disminuyeron a 3,620 los usuarios optan por contenidos no sexuales: prefieren bajar música, programas de TV o pelícu
Los sitios porno en internet, carecen hoy de calidad y los u
Nelly Acosta

La declaración de ‘la reina del porno’, Jenna Jameson, fue profética. Era el año 2003, cuando al recibir el premio AVN (equivalente al Óscar en su industria) por su participación en películas eróticas, sentenció: “Si no queremos que internet se vuelva nuestro peor enemigo, debemos evolucionar la industria legal de la pornografía”.

Sabía lo que decía: en 2000 fundó la empresa Club Jenna (que en 2006 se asoció con Playboy), que si bien empezó como un sitio web que sólo vendía sus escenas, con los años se convirtió en el principal administrador de pequeños sitios porno de productores independientes de todo el mundo.

A lo que se refería esta artista estadounidense de 33 años era a invertir en tecnología de punta, como lo han hecho los sitios de descargas de música (legales e ilegales) y los de redes sociales, y ofrecer a los usuarios materiales de alta calidad multimedia, fáciles y rápidos de bajar, y originales, para atraerlos, ante una creciente oferta de contenidos hechos y distribuidos por ellos mismos.

Además, los usuarios ahora posan sus ojos y prestan sus oídos a muchos modelos de contenidos más, como las descargas de música para los iPod, los MP3 o los torrents, que permiten bajar películas completas o programas de televisión.

Si bien los materiales pornográficos (legales) siempre han resultado redituables en la red (la venta de suscripciones es de unos 30 dólares mensuales promedio por usuario y proporcionan descargas de videos y fotos y la venta de todo tipo de objetos), este año empezaron a mostrar indicios negativos.

De acuerdo con el conglomerado de medios pornográficos AVN Media Network, mientras que en 2005 la industria legal de la pornografía en línea generó ganancias de 4,280 millones de dólares (mdd) a nivel mundial, por la venta de suscripciones, para finales de 2006 la cifra descendió a 3,620 mdd.

Jeff Freeman, diseñador y defensor de los sitios porno legales y experto en el tema, explica que dichas bajas pueden incrementarse si los productores legales porno no aumentan la calidad de sus producciones. “Es una situación de urgencia para esta industria, que hoy tiene como principales competidores a sus mismos usuarios: ya cualquiera puede subir a la red un video porno hecho en casa.

Y son cada vez más los sitios de descarga gratuitos”, dice Freeman. “Una producción porno de calidad puede hacerse con 50,000 dólares; otras, se realizan hasta con menos de 5,000. Eso ha quitado calidad y originalidad. La gente ya no se conforma con eso”.

Y es que la industria porno no carece de fondos: fuera de la red, según el gobierno de EU, generó ganancias por 12,600 mdd en 2006. “El problema es que no han entendido que en internet la calidad visual es lo que vende”, señala Freeman.

Esto, contrario a la lógica, ha propiciado que a pesar de que las ganancias online de los sitios porno legales bajan, el número de usuarios y sitios gratuitos aumenta: AVN asegura que en 2005 eran 250 millones de suscriptores mundiales de este tipo de sitios, mientras que en 2006 llegó a 280 millones. De ellos, estima que sólo uno de cada 1,000 paga por contenidos.

La amenaza de la que se habla es aplastante: los sitios legales ascienden a 9,000, según cálculos del FBI, mientras que los gratuitos e ilegales suman ya 400,000.

“Qué irónico –dice Freeman–, lo que ayer le diera impulso a una industria, hoy parece quitárselo”.

Ahora ve
No te pierdas