Centros de datos afectan el ambiente

El flujo electrónico busca hacer más eficiente su uso masivo de energía y sus emisiones de carb un centro `verde' implica una inversión de 10,000 dólares por m2 más 10% para certificarse.
IBM asignará 1,000 mdd a sus centros de datos sustetables. (  (Foto: )

Quienes aseguran que la información es poder, tienen toda la razón. Esa frase es más evidente en el caso de los centros de datos de internet (CDI), enormes instalaciones con servidores y equipo para alojar y administrar los acervos informáticos de clientes comerciales o de gobierno: se han convertido en enormes consumidores de energía y en auténticas chimeneas por donde emanan millones de toneladas de carbono a la atmósfera.

Sin embargo, es uno de los nichos menos atendidos cuando se habla del calentamiento global o del cambio climático, quizá porque las empresas que los utilizan (bancos, firmas comerciales, sistemas nacionales de seguridad social, gobiernos, por ejemplo) dependen del flujo de sus datos y de que siempre estén disponibles para realizar millones de millones de transacciones.

En México, por ejemplo, Diveo, compañía ubicada en un búnker en la zona de Huixquilucan, opera los reguladores eléctricos más grandes del país. La firma ofrece disponibilidad eléctrica de 100%: “Ni un milisegundo sin energía en el centro de datos”, promete.

Según la empresa, “la capacidad de cada generador es de 1,850 kilowats, voltaje que sumado permitiría alimentar a poco más de 1,000 viviendas”. Eduardo Castañeda, director de Infraestructura de Diveo México, dice que el centro de datos tiene varias medidas de uso eficiente de la energía y, desde hace años, eliminó “la presencia de gas halón, que daña la capa de ozono”.

De acuerdo con los analistas, construir un centro de datos nuevo implica una inversión de 10,000 dólares por metro cuadrado. Pero si se requiere una certificación de ‘verde’, significa hasta 10% más en construcción. Además, a precios actuales, el costo por operar y enfriar los servidores es de 50 centavos de dólar por cada dólar invertido en hardware.

Es decir, son un mal necesario con muchos ángulos donde se desborda el exceso. Un solo dato para reflexionar: a nivel global, los centros de datos gastan más de 26,000 millones de dólares (mdd) en sistemas de operación y enfriamiento.

Según IDC, una firma de investigación, eso bastaría para dotar de luz durante un año a todos los edificios comerciales de 17 estados de la Unión Americana. A nivel global, se ha ignorado el impacto ambiental de los centros de datos, pero en algunos países devoran hasta 3% de la electricidad generada. Desgraciadamente, añade Uptime Institute, un grupo de compañías que busca maximizar la eficiencia y el rendimiento de los centros de datos, más de 60% de la energía que se usa para enfriar los equipos se desperdicia. “Los CDI consumen más energía de la que deberían”, dice Josh Millan, vocero de Uptime.

Sin embargo, un puñado de empresas ya está haciendo algo. IBM, por ejemplo, recién anunció que canalizará 1,000 mdd por año en todas sus líneas de negocios para ganar eficiencia energética en sus centros de datos. Una parte importante será una canasta de nuevos servicios y productos para ayudar a sus clientes a reducir el consumo energético en éstos. De acuerdo con IBM, los usuarios de los IDC podrían ahorrar hasta 42% del uso energético actual; con ello, sería posible ahorrar las emisiones de 7,349 toneladas al año.

Con su proyecto Gigante Verde, más de 850 especialistas de la empresa buscan esta eficiencia energética. La meta de IBM es duplicar la capacidad de cómputo en sus centros de datos en tres años sin incrementar el consumo energético o su huella ambiental.

Entre las iniciativas que explora están construir CDI más eficientes, virtualizar la infraestructura de datos (eliminar servidores subiendo la información que contienen a enormes redes en internet), diseñar nuevos paquetes de software para mejorar la administración de los centros y experimentar con equipo y soluciones líquidas de enfriamiento.

Además, otras compañías como AMD, Hewlett-Packard y Sun Microsystems recientemente se unieron a la Green Grid Alliance, un foro de empresas y organizaciones que generan iniciativas para recortar el uso de electricidad en los centros de datos.

El futuro de los datos y del planeta bien valen la pena estos esfuerzos verdes.

Ahora ve
No te pierdas