Alta tecnología salvará arrecifes

Un vehículo sumergible hace las cartografías detalladas de los arrecifes puertorriqueños; el pequeño aparato, manejado a control remoto, envía imágenes que un grupo de científicos estud
Los científicos tienen la esperanza de hallar formas para re

Ronroneando bajo el sol, un vehículo sumergible dotado de cámaras y otros aparatos de alta tecnología está aportando las cartografías más detalladas jamás conseguidas de los castigados arrecifes de corales de la costa puertorriqueña.

El pequeño aparato, manejado a control remoto desde un barco de 57 metros (187 pies), envía imágenes que un grupo de científicos estudia detenidamente en la esperanza de hallar formas de restaurar los arrecifes, debilitados por obra del hombre y la naturaleza.

Se delinearon contornos más precisos de esas formaciones a partir de imágenes de video y sonares.

''Es interesante conseguir estas imágenes porque fue en algunos de estos sitios que los barcos del capitán Cook tiraron sondas para tener una idea de lo que había debajo'', expresó el investigador Mike Stecher, aludiendo a una práctica de siglos en la que se arrojaban líneas con pesas para examinar el lecho submarino.

Los científicos se maravillaron cada vez que un mero o un pez ardilla se paseaba detrás de los corales o el sumergible enviaba imágenes de esponjas al Nancy Foster, una nave operada por la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (AAON).

Las cartografías elaboradas por el equipo durante su expedición por la costa de Puerto Rico permitirán evaluar la salud de los arrecifes con corales, algunos de los cuales han perdido sus colores y muerto debido a los cambios climáticos, según el director del grupo de investigadores, Tim Battista.

Los corales, pequeños animales con aspecto de pólipos, segregan sustancias duras que dan lugar a formaciones calcáreas y sirven de refugio para miles de criaturas marinas, pero peligran en el Caribe y en el resto del mundo.

En las aguas frente a Puerto Rico, arrecifes de poca profundidad son amenazados por la contaminación y la pesca desenfrenada. Casi la mitad de los corales en las vecindades de las Islas Vírgenes Estadounidenses murieron por enfermedades derivadas del calentamiento de las aguas en el 2005.

Los científicos pronostican que hasta un 60% de los corales del mundo podrían morir para el 2030 si siguen en ascenso las temperaturas de las aguas y los niveles de contaminación. El dióxido de carbono y otros gases de invernadero pueden contribuir al calentamiento del agua que tanto daño hace a los arrecifes.

El biólogo marino Mark Monaco dijo que la AAON ha estado realizando las cartografías más detalladas jamás hechas de arrecifes en el Atlántico y el Pacífico, usando una cantidad de sistemas de imágenes con el fin de buscar formas de salvar esas formaciones.

''Los ecosistemas de los arrecifes de corales que vemos hoy soportan muchas amenazas. No podemos arrojar grandes cubos de hielo para evitar que los océanos sigan recalentándose, pero, como seres humanos, tenemos la responsabilidad de preservar estos hábitats'', dijo Monaco a bordo del Nancy Foster.

Un aspecto clave, agregó, es hacer cumplir las leyes que regulan la pesca, el desarrollo de las zonas costeras y el impacto de las anclas.

Las nuevas cartografías de la AAON ayudarán a las autoridades a preservar ciertas especies de peces porque los aparatos hidroacústicos de que dispone el barco emiten ondas sónicas debajo del agua que cuentan los peces y determinan como se distribuyen, indicó Laura Kracker, una de las científicas que participa en la expedición.

Ahora ve
No te pierdas