Lagartos robot, nuevos investigadores

Muchas criaturas robot están ayudando a observar a los animales en su ambiente natural; el lagarto es utilizado en Indiana para ver qué acciones intimidan a los de su especie real.
Un lagarto robot observa el comportamiento de los animales r
AMHERST, Massachusetts (AP) -

Lo que aparenta ser una ardilla gris, es en realidad una de muchas criaturas robot que están ayudando a los investigadores en todo el mundo a observar a los animales en sus ambientes naturales y no en laboratorios.

Los científicos recurren a estos robots para tratar de entender mejor cómo trabajan los animales en grupos, se cortejan, intimidan a los rivales y advierten a sus aliados sobre peligros.

Una de estas máquinas es una ardilla gris de cola espesa que es capaz de hacer gruñidos de advertencia mientras una ardilla real se acerca en busca de comida.

El robot, llamado ''Rocky'' en alusión a un personaje de caricaturas, es colocado en los árboles cercanos a la Universidad de Hampshire y controlado mediante una computadora portátil por los investigadores varios metros abajo.

Sarah Partan, profesora asistente en conducta animal en Hampshire, espera que al capturar una vista de primer plano de las ardillas en la naturaleza, Rocky le ayudará a los científicos a descifrar las técnicas de comunicación de las ardillas, sus señales sociales y sus instintos de supervivencia.

En Indiana, un lagarto falso es utilizado por los investigadores que tratan de detectar qué acciones intimidan a los lagartos reales y qué le atrae.

En Bruselas, entretanto, se usan cucarachas falsas empapadas de feromonas para presionar a un par de cucarachas reales a que salgan de la oscuridad que las protege.

En California, una diminuta cámara de video dentro de una falsa perdiz hembra graba detalles en primer plano falsos de como es cortejada _ y más _ por los machos extraordinariamente promiscuos de la especie.

Este tipo de investigación incluso puede ayudar a explicar conductas instintivas similares entre los humanos, afirman los investigadores.

''Tanto los animales como los humanos son afectados por conductas, posturas del cuerpo y señales de otros de los cuales no podemos estar conscientes'', dijo Partan.

''Ya sea que se trate de un grupo de ardillas en un campo o de seres humanos en un centro comercial, hay principios generales de conducta que parecen estar presentes en todas las especies'', afirmó Greg Demas, director del Centro de Estudios de Conducta Animal de la Universidad de Indiana y profesor asociado de biología.

El profesor de ornitología de la Universidad de Cornell Jack Bradbury no ha usado recurrido a robots pero usa grabaciones legítimas _ que emanan de portavoces escondidos entre los arbustos _ para manipular a los animales y hacer que ''conversen'', reproduciendo los ruidos que ellos reconocen.

''El problema real desde el punto de vista de un científico es '¿Puedo crear un robot que me ayude a contestar una pregunta que yo no podría contestar de otra manera?'''

Ahora ve
No te pierdas