Apple y Disney lanzan nueva 'superstar'

Eve, la protagonista de Wall-E, el último estreno cinematográfico de Pixar, nació de un iPod; no es el primero inspirado en un producto, pero sí el único nacido de una alianza corporativa.
El diseño de Eve está basado en el iPod. (Cortesía Disney Pi  (Foto: )
Richard Siklos
LOS ÁNGELES -

“Wall-E”, la nueva película animada de Pixar Films, tiene como protagonista a un tierno robot que ha vivido solo durante siglos en un planeta Tierra abandonado por la humanidad, hasta que su soledad se ve interrumpida con la llegada de una robot elegante y futurista llamada Eve, tan blanca y brillante y tan parecida a un iPod, que parece un diseño de Apple.

Y así fue: Eve es el primer diseño nacido de la colaboración entre Apple, Pixar y Disney (Steve Jobs está en el corazón de esa unión, vendió Pixar a Disney, y es el principal accionista de Disney así como el presidente de Apple).

“Quería que Eve fuera un producto de alta tecnología, que fuera perfecta y que su tecnología estuviera más bien escondida, subcutánea” explica Andrew Stanton, director del filme. “A medida que la describía me di cuenta que parecía salida del manual de diseño de Apple” agrega.

No es la primera vez que un producto inspira a un personaje cinematográfico, recordemos al robot asesino HAL 9000 de “2001: Odisea en el espacio,” inspirado en los grandes ordenadores IBM de aquella época.

Pero sí es la primera ocasión en que un personaje nace de una alianza corporativa: Stanton le llamó a Jobs en el 2005, quien a su vez dio indicaciones a Johnny Ive, el gurú del diseño de Apple, para que éste acudiera a la sede de Pixar en San Francisco y ayudara con el prototipo de Eve.

Entre sus atributos, Eve tiene expresivos ojos azules, cabeza y brazos que no están ligados al cuerpo, habilidades para volar y planear, y un sistema de defensa que incorpora armas.

Cuando se le preguntó a Stanton si el robot era un anticipo de los productos que Apple ofrecería para el año 2700 (época en la que está ambientado el filme), respondió con un misterioso “Lo dejó a la interpretación”.

Aunque parezca imposible, quizá Apple nos sorprenda el próximo verano con uno de estos robots trabajando en una de sus tiendas.

Ahora ve
No te pierdas